Historias de la Liga Profesional | Vicente Padilla vs. Devern Hansack, el partido del año decidido por pifia de Marvin Benard

Aquel 28 de octubre de 2005 se jugó el partido del año de esa Liga Profesional. Un aura diferente se sentía esa noche en el Estadio Efraín Tijerino, habían dos estrellas del firmamento en el montículo

Devern Hansack y Vicente Padilla se enfrentaron dos veces en 2005 en la Liga Profesional. LAPRENSA/ARCHIVO

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Aquel 28 de octubre de 2005 se jugó el partido del año de esa Liga Profesional. Un aura diferente se sentía esa noche en el Estadio Efraín Tijerino. Y no se trataba que las cenizas del volcán San Cristóbal cubrían el vacío del cielo. Había dos estrellas del firmamento en el montículo: Vicente Padilla por los Tigres contra Devern Hansack de León. Las expectativas eran altas, primero estaba Padilla en su esplendor, calentando el brazo para debutar con Texas el siguiente año y disfrutar del jugoso contrato de 33 millones de dólares y, en la otra acera, el costeño con su carrera ascendente, en la cual llegaría el año próximo a la Gran Carpa con los Medias Rojas de Boston.

Te puede interesar: Historias de la Liga Profesional | La fiebre desatada por Clyde Williams

El duelo sobrepasó las expectativas. Fue un manjar de picheo, se saboreaba cada lanzamiento, cada abanicado y cada out conseguido. Hansack estuvo mejor que Padilla. En cinco entradas el costeño lanzó perfecto, sin hit ni carrera. No obstante, en el sexto brindó boleto a Próspero González y después de dos outs, le reclamó al árbitro principal, Daniel López, por un strike y fue expulsado, dejando su casi perfecta labor en 5.2 innings, 10 ponches, 17 bateadores enfrentados, 66 lanzamientos y 44 de ellos strikes. Hansack hizo disparos hasta de 93 millas por hora y se sostuvo en 91.

Entretanto, Padilla en seis entradas enfrentó a 20 artilleros, le conectaron dos imparables, propinó tres ponches y brindó una base por bolas. Los dos inatrapables a Padilla ocurrieron en el segundo inning a través del madero de Maikel Jova y Alexis Hernández. El chinandegano mostró más poder, sus lanzamientos alcanzaron las 96 millas por hora y se sostuvo en 94. Al final ni Hansack ni Padilla se alzaron con la victoria, sino que fue el zurdo Mario Peña, quien entró a ponchar a Marvin Benard.

Y lo que todavía hace más curioso este encuentro es que Benard terminó decidiendo el desafío, el cual finalizó 1-0, con una pifia en el octavo inning, siendo el jugador de mejor nivel en toda Nicaragua. En el octavo inning, Abiorix Concepción ligó un imparable a los jardines y Benard se enredó en el recorte, permitiendo que Norwin Carrillo anotara desde la inicial. Eso fue todo el daño al picheo de León.

Lea además: Historias de la Liga Profesional | Aquel juego inmaculado de Lenín Picota

El 18 de noviembre de ese mismo año, pero en León, ambos lanzadores se volvieron a ver las caras. Triunfó nuevamente Chinandega (3-1) y el encuentro fue otro espectáculo. Hansack en 7.1 entradas ponchó a 10, retiró a 17 en fila entre el segundo y el séptimo inning, enfrentó a 26 oponentes, permitió solo cuatro hits, un doble, una carrera y brindó una base por bolas. Mientras Padilla en seis entradas recibió cinco inatrapables, una carrera limpia, ponchó a seis y concedió cuatro boletos. En ese duelo tampoco Padilla y Hansack tuvieron que ver en la decisión. Ganó Julio César Raudez en relevo y perdió Arián Cruz.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: