El gran fracaso del beisbol cubano

Resulta hasta contradictorio hablar de fracaso cuando esta nación tiene a 30 jugadores en las Grandes Ligas, acaba de ser nombrado Yordan Álvarez como el novato del año, y además, es una fuerza en Liga Menores con 132 peloteros

Miguel Borroto, mánager cubano en la Premier 12 se muestra triste por la eliminación. LAPRENSA/TOMADA DE WBCS

El beisbol ha significado a lo largo de la historia el mayor orgullo del deporte cubano. Se decía que si Cuba no lograba una medalla de oro en beisbol en Juegos Olímpicos, Panamericanos o Centroamericanos y del Caribe, la actuación de la isla en todo el torneo era catalogada como fracaso, no importara que el boxeo, el judo u otra disciplina cumpliera con la expectativas. No obstante, esa distinción de orgullo se ha hundido en un oscuro hoyo de fracaso.

La hegemonía cubana estaba en todos los torneos. En los Juegos Panamericanos han ganado 12 medallas de oro, el país que más se le acerca es Estados Unidos con dos. De 1971 a 2007 solamente Cuba consiguió la presea dorada, alcanzando una racha de 10 Panamericanos. Pero desde esos últimos juegos en Río de Janeiro, Brasil, no han vuelto a ver el sol. Dos veces Canadá y, este año en Lima, se apoderó del oro Puerto Rico. En Juegos Olímpicos, el beisbol solamente ha estado en cinco ocasiones (Barcelona 1992, Atlanta 1996, Sydney 2000, Atenas 2004 y China 2008). Cuba lidera la tabla con tres oro, siendo el último en 2004. Ahora que se abrió la puerta al beisbol para Tokio 2020, Cuba ni siquiera es candidata a clasificar.

Te puede interesar: 74 mil dólares en gastos y 18 horas de viaje: El costoso viaje de la Azul y Blanco hasta San Vicente y las Granadinas

En el reciente torneo llamado Premier 12, en la cual están las mejores 12 naciones de beisbol y se premia al ganador con un millón de dólares, los isleños dieron lástima. Solamente anotaron tres carreras en 28 entradas, fueron dejados en blanco en dos partidos y no conectaron ni siquiera un doble. Así que el fracaso de la pelota cubana como sistema es evidente, el declive aumentará más y más porque se enfrentan a peloteros profesionales. Aunque trataron de resolver la crisis perdonando a Erisbel Arruebarrena y Yunieski Betancourt, quien fue MVP de la Liga Japonesa, no fue suficiente para evitar la debacle.

Resulta hasta contradictorio hablar de fracaso cuando esta nación tiene a 30 jugadores en las Grandes Ligas, acaba de ser nombrado Yordan Álvarez como el novato del año, y además, es una fuerza en Liga Menores con 132 peloteros en el sistema de Mayor league Baseball. Pero la vieja mentalidad de no necesitar a «los traidores de la revolución» puede cambiar para recuperar el terreno perdido o la dictadura cubana pasará tragando saliva, viendo cómo su deporte favorito es pisoteado sin piedad y pasar de la gloria al infierno en tan poco tiempo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: