Crisis sociopolítica disparó casos de violencia digital hacia las mujeres en Nicaragua

Encuesta reveló que el 86 por ciento de los agresores atacan por Facebook, 33 por ciento en Twitter y el 9 por ciento en Instagram. Las mujeres revelaron que las principales amenazas fue contra su integridad, su vida, agresión a familiares, ataque a sus bienes y agresión sexual.

violencia

Desde abril de 2018 a la fecha, la violencia digital hacia las mujeres ha incrementado de 57 a más del 70 por ciento. LAPRENSA/ Archivo.

Carmen Buitrago es una joven profesional de 30 años. Su red social favorita, hasta hace poco, era Twitter. Luego de publicar una foto en traje de baño, se convirtió en blanco de los usuarios, quienes la acusaron de que era una «sobrada». Aunque su primera opción fue bloquear a cada persona que la insultaba, luego tomó la decisión de abandonar esa red social.

Lo que vivió Buitrago no es un caso aislado. Es considerado como violencia de género a través de la tecnología, expresiones de violencia ejecutadas a través de medios tecnológicos (ya sea en la web, redes sociales, correos, dispositivos móviles o aplicaciones de mensajería) por razones de género, teniendo  como base una cultura predominante patriarcal.

Lea Además: Régimen orteguista se inventa una comisión para abordar los femicidios que ya establecía la Ley 779, hace doce años

Sobre esto, la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides), encuestó a 323 mujeres nicaragüenses a nivel nacional sobre esta temática.  Los datos arrojan que las personas entre los 30 y 40 años son las más atacadas, y que esta situación se agudizó luego de abril de 2018, cuando el régimen de Nicaragua reprimió las protestas sociales.

Antes de abril de 2018, el 57.6 por ciento de las mujeres encuestadas habían sufrido violencia digital, pero posterior a esa fecha la cifra aumentó a un poco más del 70 por ciento. De hecho, el 78 por ciento de las encuestadas señalaron que han realizado ciberactivismo desde abril del año pasado.

«Las mujeres tradicionalmente han sido excluidos, agredidas y violentadas, esto está inmerso en un ambiente cultural y educación. Lo que sucede ahora es que tenemos mayor alcance o acceso a la comunicación, principalmente las redes sociales.  El 2018 fue como una gran explosión de información más asertiva alrededor de las relaciones, hombre-mujer, empleo-mujer, familia-mujer, Estado Mujer», expresó el sociólogo Cirilo Otero.

 En una sociedad cada vez más tecnológica, las redes sociales han jugado un papel importante para la sociedad, pero también una desventaja: son los principales medios para violentar a las personas. La encuesta reveló que el 86 por ciento de los agresores atacan por Facebook, 33 por ciento en Twitter y el 9 por ciento en Instagram. Las mujeres revelaron que las principales amenazas fue contra su integridad, su vida, agresión a familiares, ataque a sus bienes y agresión sexual.

«No es que esté creciendo la violencia contra las mujeres, la desigualdad y exclusión, lo que pasa que el ambiente digital, el ambiente de comunicación ha expuesto esto más públicamente», refirió Otero, que ejemplificó con los casos de los exreos políticos, quienes denuncian a través de las redes sociales.

Para Otero, desde abril de 2018  la violencia ha aumentado en todos los ámbitos en el país.

Le puede interesar: «Este gobierno está más preocupado por hostigar y reprimir que por resolver el derecho a la vida de una mujer»

Cultura patriarcal

Los agresores cibernéticos realizan insultos donde predominan «comentarios sobre ideas tradicionales de la mujer» (94.3 por ciento), seguido por comentarios con contenido sexual (68.8 por ciento) y sobre su apariencia física (56 por ciento). «Esto pone de manifiesto la cultural patriarcal que supone que el lugar de las mujeres debe seguir sujeto a lo doméstico y el cuidado de otros», declara Funides.

«Las amenazas y otras violencias se traducen en acoso, ya que la mayor parte de las encuestadas ha tenido que lidiar más de una vez con esta experiencia. Estas amenazas no pueden ser tomadas a la ligera, sobre todo porque se tratan de amenazas de violación y de muerte en un contexto de alto control y desconfianza en las instituciones públicas, según indican diversos resultados de encuestas realizadas en el país», agrega Funides.

Como consecuencia de la violencia de género digital, las víctimas pueden presentar daños emocionales y repercusiones psicológicas y problemas familiares. Como solución, las mujeres prefieren bloquear la cuenta del agresor y apenas el 5 por ciento de las víctimas buscan apoyo para lidiar este problema.

Para Carlos Leal, especialista en tecnología, compartió que optar por bloquear a un usuario «ayuda» al problema hasta cierto punto, pero que el mundo digital es muy complejo que no todo se puede controlar: siempre hay una manera de llegar a la persona.

Lea Además: Mujeres entre los 19 a 34 años encabezan la lista de femicidios que se registran en Nicaragua

«La mayor parte de las mujeres víctimas de violencia a través de la tecnología no cuentan con suficientes conocimientos y herramientas para mitigar esta situación. De igual manera resulta ser una necesidad el hecho de generar espacios donde faciliten reflexiones y prácticas para la autodefensa digital», agrega Funides.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: