Luis Almagro rechaza la versión del golpe de Estado en Bolivia

El único golpe que ha habido, dijo el secretario general de la OEA, es "el que ocurrió el día que se cometió fraude electoral"

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, manifestó su rechazó a la versión del golpe de Estado en Bolivia, que denunció el expresidente Evo Morales, y en cambio dijo que se trata de un “autogolpe” que ocurrió el día que se cometió el fraude electoral, para mantener en el poder al ahora exmandatario.

“Sí, hubo un golpe de Estado en Bolivia, ocurrió el día 20 de octubre cuando se cometió el fraude electoral que tenía como resultado el triunfo del expresidente Evo Morales en primera vuelta”, dijo Almagro este martes, durante su intervención en la sesión extraordinaria del Consejo Permanente, que abordó la situación de Bolivia.

Lea también: Senadora opositora Jeanine Añez asume la presidencia interina de Bolivia

El 20 de octubre se realizaron las votaciones presidenciales en Bolivia, en las que Morales participó como candidato a la reelección. Ese mismo día comenzaron las protestas civiles que denunciaron un fraude electoral y falta de transparencia del Tribunal Electoral. Las manifestaciones se intensificaron cuando el Tribunal Electoral declaró el triunfo de Morales en primera vuelta.

Almagro dijo que Morales pretendía perpetuarse en el poder a través de una reelección ilegal y robo de las votaciones.

“Que el Tribunal Electoral le adjudicara el triunfo en primera vuelta (a Evo Morales) era pretender perpetuarlo en el poder de forma ilegítima e inconstitucional, y una violación a la Carta Democrática Interamericana. Era quedarse en el poder arrebatándolo en una de las peores formas: robándose una elección”, manifestó el secretario general de la OEA.

Lea además: Evo Morales llega a México y agradece al gobierno haberle otorgado asilo político

El alto funcionario de la OEA también recordó que un estudio de la Comisión Europea para la Democracia, o Comisión de Venecia, que concluyó que la reelección no es una derecho humano, en alusión a los mandatarios que han impuesto su reelección presidencial a través de un fallo judicial que declara que la prohibición a la reelección es una violación a los derechos humanos.

«Es muy triste, es el horror de los horrores, es el despropósito de los despropósitos, que se arroje el legado político del primer presidente indígena de Bolivia por la borda de un autogolpe. Duele en el alma».

Luis Almagro,  Secretario General  de la OEA.

México condena «golpe de Estado»

México, el país que le otorgó asilo político a Morales tras su renuncia a la presidencia, se plegó a la versión del golpe de Estado y lo condenó “enérgicamente”.

“Consideramos que las presiones que Evo Morales recibió de parte de las Fuerzas Armadas y los cuerpos de seguridad del país, configuran elementos de un escenario de golpe de Estado, lo que México rechaza categóricamente”, dijo la embajadora de México ante el Consejo Permanente de la OEA.

Nicaragua, país bajo la dictadura de Daniel Ortega, también apoyó la versión del golpe de Estado y dijo que fue ejecutado por “actores internos y externos con la misión de desligitimar… al Estado boliviano, a sus autoridades y a su presidente”.

Gustavo Tarre Briceño, embajador del gobierno interino de Venezuela, encabezado por Juan Guaidó, hizo ver en la sesión del Consejo Permanente que los países que alegan golpe de Estado en Bolivia, no reclaman por el fraude electoral y ni siquiera lo mencionan.

Almagro también preguntó a los embajadores de los Estados Miembros de la OEA que quién de ellos estaba a favor de los fraudes electorales y de los “autogolpes”.

Auditoría de la OEA

En la sesión extraordinaria del Consejo Permanente se presentó el informe sobre el “análisis de integridad electoral de las elecciones generales en Bolivia”, con los resultados de la auditoría realizada por un equipo técnico de la OEA. Esta investigación determinó que hubo “irregularidades graves”, “fallas graves de seguridad en los sistemas tanto de Transmisión de Resultados Electorales Preliminares (TREP) como del cómputo final”, “manipulación del sistema TREP”, entre otras irregularidades detalladas en el informe que fue leído en la sesión extraordinaria de este martes.

El domingo 10 de octubre, luego de conocerse los resultados de esta auditoría de la OEA, Morales anunció que se iba a realizar una nueva elección presidencial, pero horas después renunció y comenzó a decir que hubo un golpe de Estado en su contra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: