Redadas a motorizados y multas caprichosas de la Policía de Tránsito dejan 164.39 millones de córdobas al Estado hasta septiembre

La meta es recaudar 293.45 millones de córdobas por infracción de tránsito. Algunos conductores se quejan de la suspensión arbitraria de las licencias para obligarlos a ir a un curso que cuesta 2,000 córdobas. LA PRENSA te explica cuándo te deben suspender la licencia, según la ley

En el Presupuesto General de la República 2019, dentro de las sanciones y multas pecuniarias, las multas por infracción de tránsito son las que generan mayores ingresos. LAPRENSA/ARCHIVO

Un total de 164.39 millones de córdobas, obtuvo el régimen de Daniel Ortega de la recaudación por multas en infracción de tránsito hasta septiembre, 34.58 millones de córdobas más que en el mismo periodo del año pasado, cuando se captó 129.81 millones de córdobas, según el informe de ejecución presupuestaria de Hacienda.

En nueve meses en promedio cada mes la Policía Orteguista recaudó 18.26 millones de córdobas en multas de tránsito, es decir unos 608,868.26 córdobas por día. El régimen ya recaudó hasta septiembre el 56 por ciento de lo que espera por este concepto este año.

La meta este año es recaudar 293.45 millones de córdobas, el monto más alto de los últimos cinco años, lo que evidencia la sed recaudatoria que tiene el Estado, urgido de recursos para cubrir su creciente déficit presupuestario como consecuencia de la profunda recesión que se vive en Nicaragua.

Lea además: Orteguismo extrae en multas de tránsito 107.31 millones de córdobas en medio de la profundización de la crisis económica

Lo que se ha recaudado hasta septiembre ya en sí es el segundo saldo acumulado más alto en los últimos cinco años en similar periodo, superado solo por el 2017 cuando ascendió a 198.27 millones de córdobas.

Juan Carlos López, asesor en temas de consumidores, señaló que analizando el contexto actual, hay varios factores que se unen, primero la sed recaudatoria que tiene el régimen y dos que posiblemente los conductores están desatendiendo las señales de tránsito, o bien las sanciones que se están imponiendo son arbitrarias o caprichosas.

“Es notorio que la Policía sale con mayor ahínco a recaudar, a buscar cómo multar a la gente y los primeros son los motorizados, con frecuencias mirás redadas de motorizados y la intención es multar, te miran si los documentos están en regla, incluso a veces se ponen en lugares escondidos donde saben que te pueden multar, a que quiero llegar con eso, es que si hay una intención de sobre recaudar, lo que te expone eso es que la policía no trata de educarte, no hay trabajo de prevención, más bien si pueden sacan su mordida”, dijo López.

Lea también:Régimen orteguista con “sed recaudatoria” en las vías del país

En el boletín de Visión Policial, la PO detalla que no guardar la distancia, desatender las señales de tránsito e invadir el carril siguen siendo las principales causas de accidentes, mientras la conducción a exceso de velocidad, bajo la ingesta de alcohol y sin el casco de protección continúan siendo los principales factores en las víctimas fatales.

Ingresos por multas de tránsito

En el Presupuesto General de la República 2019, dentro de las sanciones y multas pecuniarias, las multas por infracción de tránsito son las que generan mayores ingresos en este rubro.

El año pasado, por ejemplo, de los 320.7 millones de córdobas que se tenía de meta para la recaudación por multas por incumplimiento de la ley, el 58.4 por ciento se originó en el sector tránsito. En todo el 2018 se logró recaudar 186.6 millones de córdobas, o sea el 67 por ciento de la meta inicial.

Puede interesarle:Continúa intensa jornada de multas de tránsito en pistas de Nicaragua

A esto se suma que conductores han señalado que la Policía de Tránsito está siendo más estricta en el cumplimiento de la ley, y ahora si una persona tiene tres infracciones de mayor peligrosidad, “o seis infracciones peligrosas, o una combinación de los dos tipos de infracciones, hasta en un número no menor de cuatro”, al conductor se le suspende la licencia y lo obligan a recibir un seminario, que cuesta dos mil córdobas, más 170 córdobas de un certificado de participación.

“Lo que puede estar sucediendo es que hay mayor recurrencia en este tipo de infracciones y siendo objetivo desde que se reformó la ley (en el 2014), se estableció eso, lo que sí podría ser anómalo es que se aplique esta medida cuando la falta no sea grave, sino leve, pero en todo caso debe ser el conductor el que debe estar atento y si está en contra de esa multa que apele”, sostuvo López.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: