Acusan a un exreo político y tres autoconvocados de narcos y portación de armas

Es la tercera vez que detienen al exreo político José Santos Sánchez, de Masaya, pero ahora sí lo llevaron ante un juez

Petrona Alemán, madre de José Santos Sánchez, de Masaya, exreo político acusado hoy de almacenamiento de drogas. LA PRENSA/ MARTHA VÁSQUEZ

El excarcelado político José Santos Sánchez, de Masaya, fue acusado este sábado junto a los autoconvocados José Ángel González Escobar, Jaime de Jesús Romero Carrión, 28 años, y un adolescente de 17 años.

A Sánchez y González los acusaron de tráfico de drogas junto a Víctor Pérez y Uriel Pérez, miembros de una supuesta banda llamada «La Cegua», mientras al adolescente lo acusaron junto a Jaime Romero por tráfico de droga y tenencia de ilegal de arma de fuego y municiones.

Familiares afirman que el día de la captura, en Masaya, a Sánchez, los mismos oficiales que allanaron la vivienda le pusieron un paquete en su cuarto, mientras a Romero en Managua le echaron un tiro de escopeta a su mochila los mismos oficiales que los detuvieron.

José Santos Sánchez, el exreopolítico ahora acusado de narcotráfico. LA PRENSA/ REPRODUCCIÓN

Al adolescente le incautaron una máscara y una bandera azul y blanco que usaba para ir a las marchas, afirmó su mamá.

«Sabemos que son montajes de la Policía, porque participan en protestas sociales. Nuestros hijos no son delincuentes», dijeron las madres.

La audiencia se desarrolló en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua, ante el juez suplente Cruz Zeledón Torres, quien admitió la acusación, aunque el abogado Eber Acevedo de la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH) alegó la incompetencia territorial del juez, porque los supuestos hechos y capturas fueron en Masaya. También alegó la detención y allanamiento ilegal de morada.

Según familiares del excarcelado el allanamiento y arresto fue el 13 de noviembre a las 4:30 de la madrugada y en la acusación dicen que fue a las 6:00 de la mañana.

El judicial ordenó la prisión preventiva y programó la audiencia inicial para el próximo 3 de diciembre. Al menor de edad lo mandaron a juzgado de adolescente a solicitud del abogado Acevedo.

Tres veces detenido

El excarcelado Sánchez ha sido detenido tres veces por la policía orteguista, pero hasta hoy lo procesan. La primera detención fue el 18 de febrero de 2019, por haber participado en las protestas sociales.

Lea también: Todo grupo de cinco personas o más es molestia para la Policía Orteguista en Nicaragua

En esa ocasión estuvo detenido cuatro meses de forma ilegal. Fue golpeado, torturado y quedó con lesiones permanentes producto de esa golpiza, afirman sus familiares.

«Padece de dolores permanentes en la cabeza. No puede dormir, solo con pastillas y le dañaron los oídos porque le echaron tierra en ojos, oídos y nariz cuando lo torturaron y le fracturaron dos costillas», contó la mamá Petrona Alemán, mientras esperaba fuera de los juzgados de Managua.

Puede interesarle: José Santos Sánchez, el excarcelado que denunció que policías lo obligaron a cavar un hoyo donde a él mismo lo enterrarían

Lo liberaron el 10 de junio y lo capturaron nuevamente en septiembre. Lo anduvieron todo el día sin comer ni beber agua en una patrulla, donde lo interrogaban y amenazaron tirarlo al volcán Masaya, al estilo de la Guardia Nacional de Somoza, quienes se supone tiraron en esa fosa al joven exguardia David Tejada a finales de los años sesenta.

Ese mismo día lo dejaron tirado por la Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya.

Y la tercera captura fue este 13 de noviembre. Hoy ya lo pusieron a la orden del juez.

«Esta vez llegaron a las 4:30 de la mañana, unos 20 antimotines destruyeron las puertas y encañonaron a todos en el piso. A él (Sánchez), lo encerraron en un cuarto y luego llevaron una caja y de regreso salieron con una bolsa en la mano con un paquete», contó la madre.

La captura de Romero

El joven Romero fue capturado el 11 de noviembre en su casa, en Sabana Grande, cerca de las 4:30 p.m., por policías y paramilitares.

«Entraron encañonando a todos, se robaron celulares y dinero. Le echaron un tiro en la mochila y se lo llevaron», relató una hermana, que prefiere no dar nombre por miedo a asedio.

El adolescente fue capturado el 12 de noviembre en su casa, en el barrio Costa Rica, aproximadamente a las 4:30 de la tarde. Entraron por una casa vecina, registraron su cuarto y se lo llevaron, contó la mamá.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: