Turbas atacan en iglesia de Matagalpa a la vista de los antimotines

Al terminar la misa en memoria de Eddy Montes, un parapolicial orteguista se abalanzó sobre el periodista Eduardo Montenegro, a quien le despojó de una cámara valorada en más de dos mil dólares.

Ataque a iglesia católica

La iglesia San Felipe de Molagüina, en Mataglapa, asediada por turbas y antimotines. LA PRENSA/L. MARTÍNEZ

Pobladores de Matagalpa estuvieron encerrados por varias horas este domingo 17 de noviembre en la iglesia San Felipe de Molagüina, al centro de la ciudad de Matagalpa, por el ataque de turbas orteguistas que les lanzaban piedras y bolitas de vidrio, todo en las narices de fuerzas especiales de la Policía que mantienen cercada la salida principal del templo católico.

Puede interesarle: Fiscalía presentó acusación contra los 13 miembros de la UNAB detenidos en Masaya

De la misma manera, un sujeto identificado como presunto parapolicial orteguista que usaba casco para motociclista, se abalanzó sobre el periodista Eduardo Montenegro, a quien le despojó de una cámara valorada en más de dos mil dólares. Montenegro es propietario y director de Notimatv, medio de comunicación local que ayer sábado sufrió impactos de bala en sus instalaciones por sujetos que se movilizaban en una camioneta y en al menos una docena de motos.

Más información: Denuncia ataque al canal de televisión Notimatv en Matagalpa

Tras ser despojado de su equipo a vista y paciencia de los antimotines frente a la iglesia San Felipe de Molagüina, el periodista Montenegro, que además es corresponsal de Canal 10, se preguntaba impotente: “Ahora, ¿ante quién voy a denunciar?”.

Desde temprano este domingo, la Policía desplegó antimotines por la Avenida Bartolomé Martínez, conocida como calle de los bancos, porque en la iglesia Molagüina habría una misa en memoria de Eddy Montes Praslín, el preso político matagalpino-estadounidense que fue asesinado hace seis meses en la cárcel.

Lea también: Así ocurrió el asesinato de Eddy Montes, según los relatos de los excarcelados políticos 

El capellán del Papa Francisco, monseñor Róger García, y el sacerdote Sadiel Eugarrios, concelebraron la ceremonia religiosa en la que algunos asistentes portaban la bandera de Nicaragua..

Monseñor García, que antes de la misa había visto el despliegue policial cerca del templo, fue contundente en su homilía, cuestionando la represión en el país y señalando que han sido más de 40 años “deshumanizando” a quienes entran al Ejército y a la Policía, “transformándolos en bestias que obedecen a matar”. “Hay que respetar los derechos humanos, ¿por qué deshumanizan, por qué tanta violencia, odio, vean ustedes, les dicen los antimotines, yo les diría los mastines, como esas películas macabras, esos perros color de ellos, así zopilotones, mastines, para matar. Eso no puede ser, no puede ser que deshumanicen a tal extremo que al hacer al dedo así salgan a matar al pueblo de Dios”, dijo monseñor García.

Lea además: Policía Orteguista bloquea el paso al sacerdote Pedro Méndez y feligreses en Masaya

Mientras tanto, al momento de las peticiones en la misa, el padre Eugarrios oró por las madres cuyos hijos fueron asesinados por la represión orteguista, pero también por las “madres que no sienten ese dolor, que están ciegas…”. Asimismo, “pienso en las madres que están en huelga (en la parroquia San Miguel Arcángel de Masaya) para que sus hijos queden libres, porque están presos injustamente”, mencionó el padre Eugarrios, calificando como “cinismo” el hecho que desde el gobierno hablen de Dios y la Virgen, “poner altares a la Virgen y tener presos injustamente a los hijos de la Virgen…”.

“Pidamos por una Nicaragua libre”, dijo el padre Eugarrios, exhortando a los feligreses a ser cautelosos, pero “no tener miedo, porque el miedo paraliza”.

Lea también: El cardenal Brenes: «El papa Francisco abogó por los presos políticos»

Al terminar la misa, un grupo de los asistentes, con banderas de Nicaragua, comenzó a gritar consignas como “Eddy no murió, el gobierno lo mató”, lo que provocó que la Policía se moviera a cercar el portón principal de la iglesia, impidiendo la salida de los manifestantes. De inmediato, comenzaron a llegar las turbas.

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: