Los nicaragüenses alumbrarán esta Navidad con una de las tarifas eléctricas más caras de los últimos años

El alza acumulada golpeará duramente las fiestas de Navidad y fin de año, en plena recesión económica y mayor desempleo.

Managua, Nicaragua. 24/11/2017. Adornos de Navidad iluminan las principales Avenidas, rotondas y calles de Managua. Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

Los nicaragüenses alumbrarán esta Navidad con una de las tarifas eléctricas más caras de los últimos tiempos. A las puertas de que se finalice el 2019, el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) continuó en noviembre ajustando la tarifa por encima de la tasa de deslizamiento, ocasionado que el incremento acumulado se ubique en 17.78 por ciento en promedio.

Tomando en cuenta el ritmo acelerado de ajuste que ha mostrado la tarifa eléctrica en lo que va del año, Patricia Rodríguez, experta en temas de energía, advierte que al cierre de 2019 el costo de la energía habrá incrementado un 20 por ciento. Aún está pendiente el ajuste de diciembre, que es cuando crece el consumo nacional de electricidad.

“En diciembre estaremos pagando una energía un 20 por ciento más cara que en diciembre del año pasado, es un golpe fuerte, ya en diciembre ya la vas a pensar para poner las luces navideñas porque la energía está cara”, dijo Rodríguez.

Lea además: ¿Querés pagar menos en tus recibos de luz? Estas 12 recomendaciones te van a ayudar

La especialista advierte que el ajuste que el INE ha estado aplicando cada mes está afectando por parejo a todas las tarifas, incluyendo a los más de 800 mil usuarios que reciben subsidio mensualmente, cuya subvención el próximo año se continuará reduciendo, lo que hará que el golpe se sienta con mayor fuerza a partir de enero.

El pliego de la tarifa social está compuesto por cinco tramos de consumo con precios diferenciados. Los números oficiales revelan que el INE está encareciendo con mayor fuerza los tramos de mayor consumo, cuyos ajustes superan el 41 por ciento.

El pliego tarifario hasta noviembre refleja que los que consumen mensualmente 125 kilovatios,  los primeros 100 kilovatios han sufrido en su tarifa un aumento de 17.78 por ciento y los otros 25 kilovatios el ajuste es de 41.33 por ciento.

Es decir que si un hogar consumió 125 kilovatios en el mes, al momento de determinar la tarifa, la distribuidora los primeros cien kilovatios los cobra en entre 1.5063 córdobas y 3.3988 córdobas, cuando el año pasado en igual periodo era entre 1.2789 y 2.8856 córdobas. Esto representa un ajuste de 17.78 por ciento.

Los otros 25 kilovatios valen 5.7119 córdobas, cuando el año pasado era 4.0413 córdobas, es decir un aumento de 41.33 por ciento. Y si el consumo se eleva a 150 kilovatios, los otros 25 kilovatios posterior a los 125 se han encarecido 37.41 por ciento (Ver gráfico a continuación).

Solo en Nicaragua incrementa la energía

Rodríguez señala que en ningún país ha incrementado la energía como en Nicaragua, donde han aun se desconocen las causas de los incrementos, ya que el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) no da una explicación.

Lea también:Más de 36,000 hogares nicaragüenses reducen su consumo de energía para gozar de subsidio eléctrico en medio de crisis

“Técnicamente no debería de aumentar (la tarifa), primero tenemos una matriz mayoritariamente renovable, y si bien hay más de un cuarenta por ciento del petróleo, no ha subido de precio, entonces no encuentro justificación para que se estén dando estos incrementos sistemáticos”, sostuvo Rodríguez.

Los incrementos en la tarifa de energía ha sido un golpe duro para todos los hogares nicaragüenses que tienen que sacrificar otros gastos para cumplir con el pago de la facturación de energía, que desde que comenzó el año ha venido subiendo.

¿Cuál es la estrategia del INE? El ente regulador está aprovechando cada inicio de mes cuando debe actualizar el pliego tarifario según el deslizamiento de la moneda (a partir del 1 de noviembre en 3 por ciento) para incorporar incrementos de precios adicionales.

La Ley de Estabilidad Energética también permite al INE añadir en la tarifa la variación de los combustibles, pero aunque estos han bajado en varias ocasiones en el año, ese alivio no se ve reflejado en los ajuste de la entidad, que mantiene asfixiada a todas las actividades económicas y los hogares con el rápido encarecimiento de la electricidad.

Puede interesarle:Se acaba el presupuesto para continuar subsidiando las facturas eléctricas de los asentamientos

El economista Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt manifestó que lo más grave del asunto es que este aumento se está dando en un contexto de recesión económica.

«Y con fuerte presión para asegurar el pago a la empresa distribuidora, recientemente tuvimos la modificación a la ley de estabilidad energética (que autoriza a la distribuidora de enjuiciar y embargar a los usuarios que estén en mora)», dijo Mejía.

Mientras en el 2017 y 2018 las tarifas terminaron con un ajuste del cinco por ciento en todo el año, que corresponde al deslizamiento del córdoba frente al dólar de ese entonces, entre enero y noviembre de este año la variación acumulada es superior al 17 por ciento.

“Ante la crisis mucha gente ha quedado sin trabajo, entonces la gente está buscando como ahorrar, consume menos energía, o sea, encendiendo más tarde las luces, no utilizando determinadas cosas que saben que les consume más”, agregó Rodríguez.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: