Padre Edwin Román: «No me siento bien físicamente por mi diabetes»

El sacerdote, que padece diabetes, dijo que se ha alimentado con frijoles, arroz y café, pero por su condición médica, requiere de otros nutrientes

Masaya

Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya se encuentra sitiada por antimotines de la Policía Orteguista. LA PRENSA/Roberto Fonseca

«Yo no me siento bien físicamente por mi diabetes. No estoy bien», asegura el padre Edwin Román, la tarde de este lunes, a través de una llamada telefónica con varios medios de comunicación. El sacerdote cumple cuatro días encerrado junto a nueve madres de presos políticos, quienes desde el pasado jueves mantienen una huelga de hambre en la  parroquia San Miguel en Masaya.

El sacerdote, que padece diabetes, dijo que se ha alimentado con frijoles, arroz y café, pero por su condición médica, requiere de otros nutrientes. Este domingo amaneció mal y esta madrugada, a las 4:00 a.m., se descompensó y así ha pasado todo el día.

El sacerdote asegura que tiene insulina, pero no agua helada para mantenerla. Se siente mareado y con dolor de cabeza, describió. Al momento de conversar con los medios dijo que estaba recostado y que sentía desvanecimiento.

El padre considera que la Cruz Roja Internacional debería de brindar asistencia a las personas que están en huelga; romper el cordón policial y llevar agua, comida-para los que no están en huelga de hambre-, suero y colchonetas.

El padre dijo la noche de este lunes a CNN en Español que ,»confío en Dios que no entren. Las dictaduras les vale todo, no tienen respeto ni a Dios».

Además dijo que todos los que han cometido delitos tienen que ir a un tribunal terrenal. «Del tribunal divino nadie se va a escapar, todo el que ha cometido crímenes de lesa humanidad tiene que ir también a un tribunal, lógicamente bajo la bota de esta dictadura no habrá justicia en Nicaragua, por eso estamos clamando ante el mundo justicia, libertad, democracia para Nicaragua y ese es el sentir de las madres que están aquí y no solo estos presos políticos, sino a los más de 139 presos políticos y sumado a estos jóvenes que vinieron a dejar un poco de agua a estas mamás que están en huelga de hambre», dijo el padre.

Presencia de Avellán

Las madres de presos políticos aseguran que seguirán en huelga de hambre, que este lunes avanza hacia su quinto día, sin agua y luz eléctrica, además de un fuerte despliegue policial.

Al respecto, el sacerdote dijo que el domingo observaron la presencia del comisionado sancionado, Ramón Avellán.

El asedio contra las madres y el sacerdote ha sido sostenido, a tal punto, que no dejan que nadie se acerque a la iglesia, que permanece bloqueada por retenes policiales.

Puede Interesarle: 20 personas más ensanchan lista de presos políticos en Nicaragua

Este mediodía, un grupo de mujeres intentó rezar el Ave María frente a la ventana del sector derecho de la Iglesia. Las mujeres llevaron una manta para arrodillarse y soportar el calor del sol a esa hora, pero en seguida fueron desalojadas por más de tres policías que no les permitieron expresar su solidaridad con el grupo de madres de presos políticos.

Junto al padre Edwin Román se encuentran la abogada Yonarqui Martínez, doña Flor Ramírez y otras personas que llegaron a solidarizarse con las madres el jueves, pero que quedaron atrapados en el templo católico, cuando la Policía impuso el cerco policial.

Lea además: Fiscalía presenta acusación contra los 13 miembros de la UNAB detenidos en Masaya

Desde el interior de la iglesia, las madres han denunciado el acoso de paramilitares y grupos policiales, lo cual se ha mantenido durante estos cuatro días.

La Iglesia permanece cercada por la Policía, que impuso retenes en todos los puntos cardinales, lo cual ha afectado el tráfico vehicular de la zona, que es una de las vías comerciales principales de la ciudad.

Lea También: El cardenal Brenes: «El papa Francisco abogó por los presos políticos»

Este domingo, una de las madres expresó en una grabación que seguían firmes en su lucha, pero que estaban un poco débiles.

El secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA), Luis Almagro, se solidarizó este lunes con el padre Edwin Román y los familiares de los presos políticos en huelga de hambre en Masaya.

«Gobierno debe reiniciar el servicio de agua y electricidad de inmediato, y permitir y facilitar el suministro de ayuda humanitaria y medicamentos», dijo Almagro.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: