Ministerio Público acusa a los presos políticos de la UNAB por «tráfico de armas»

El judicial ordenó prisión preventiva después de rechazar todos los incidentes que plantearon las defensas, como su detención ilegal. La Policía Orteguista asegura que los secuestrados llevaban en sus vehículos bombas molotov, morteros, pistolas y una escopeta.

Algunos miembros de la UNAB presentados como delincuentes por la Policía Orteguista.

Después de casi nueve horas de audiencia y sin permitir receso para alimentos, el Juez suplente Cruz Zeledón Torres admitió la acusación contra los 13 activistas y miembros de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) secuestrados en Masaya, por  presunto tráfico de armas.

El judicial ordenó prisión preventiva después de rechazar todos los incidentes que plantearon las defensas, como la detención ilegal y la sustracción del juez competente. Programó la audiencia inicial para el próximo 28 de noviembre a las 8:00 de la mañana.

No bastando estos atropellos, el judicial tampoco permitió que los familiares vieran a sus hijos, ya que no permitió los cinco minutos para comunicarse con ellos. Además, la policía antimotin que estuvo todo el día resguardando el lugar, no permitió que los familiares al menos dijeran adiós a los procesados porque no los dejó que se acercaran a los portones de ingreso y salida del edificio. Les formaron uncerco humano y las replegaron.

Los jóvenes fueron presentados este lunes como delincuentes por la Policía Orteguista (PO), pese a que estos pretendían llevar víveres a los familiares de presos políticos que realizan huelga de hambre en la iglesia San Miguel de Masaya.

Los activistas están siendo acusados por posesión y tenencia ilegal de armas de fuego.

Lea También: Fiscalía presenta acusación contra los 13 miembros de la UNAB detenidos en Masaya

Entre las supuestas evidencias presentadas por la Policía están 12 bombas Molotov, una escopeta calibre 12 con 16 unidades de munición y con serie borrada; tres revólveres con tres unidades de munición calibre 38 con serie borrada; cuatro armas de fuego artesanales calibre 12; tres automóviles tipo Sedan placas ES26348, M299184 y M263375 y una camioneta.

Sin embargo, los secuestrados se dirigían por la noche a la iglesia de Masaya con botellas de agua y otros víveres para abastecer a las huelguistas.

«En el proceso investigativo se determinó los delincuentes tenían planificado continuar realizando actos terroristas en los departamentos de Managua, León, Chinandega y Masaya, contra edificios e instalaciones de unidades policiales, alcaldías municipales y monumentos de héroes y mártires de nuestro país», agregó la Policía Orteguista.

Entre los miembros de la UNAB que fueron detenidos están Amaya Coppens, Hanzel Quintero, Jesús Tefel, Ivania Álvarez, Roberto Büschting, Neyma Hernández, Wendy Juárez, José Medina, Atahualpa Quintero,  María Margarita «Olama» Hurtado Chamorro, Melvin Peralta, Olga Valle y Derlis Hernández.

Familiares se plantan en los juzgados

Mientras tanto, familiares de los 16 presos políticos miembros de la UNAB y autoconvocados, se encuentran en los juzgados de Managua en espera de la audiencia preliminar contra los jóvenes capturados el 14 de noviembre en Masaya, por llevar agua y víveres a madres de reos políticos en huelga de hambre en la Iglesia San Miguel Arcángel.

El Ministerio Público interpuso la acusación este domingo por  la mañana, pero el juez de turno no la realizó. Se desconocen los motivos.

Las defensas de los autoconvocados esperaron toda la tarde de este domingo hasta ser sacados por los guardas de seguridad, a eso de las 3:40 p.m,  quienes les dijeron que ya no había audiencia y que debían salir del edificio.

Puede Interesarle: Madres mantienen huelga de hambre por los presos políticos a pesar del cerco de la Policía Orteguista

Supuestamente la Fiscalía los acusa por delitos relacionados a armas y municiones. El expediente fue tratado con sigilo y llevado directo al despacho del judicial. La causa está radicada en el Juzgado Quinto Distrito Penal de Audiencia de Managua. El juez titular es Julio César Arias.

Los abogados defensores ya entraron a los juzgados en espera de la audiencia preliminar. Desde ayer informaron sus nombres para que no los dejen fuera ni asignen defensores públicos ni de oficio a los autoconvocados.

En la misma causa acusan al excarcelado político Wilfredo Brenes de Masaya y Jordan Lanzas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: