Turbas orteguistas regresan la Catedral después de violentas arremetidas contra madres en huelga de hambre

Dora Janeth Chavarría Sevilla, una de las madres que realizaba huelga de hambre en la Catedral, fue llevada hasta el parqueo de Plaza España después de haber sido evacuadas

Dora Janeth Chavarría Sevilla, una de las madres que realizaba huelga de hambre en la Catedral, fue llevada hasta el parqueo de Plaza España. LAPRENSA/O. Navarrete

Las turbas orteguistas, después de sus violentas arremetidas contra madres en huelga de hambre, así como la agresión al sacerdote Rodolfo López y a sor Arelys Guzmán, entregaron la Catedral de Managua al padre Boanerges Carballo.

Carballo es el vicario pastoral de la Arquidiócesis de Managua.

Puede interesarle: Fanáticos orteguistas profanan y golpean a sacerdote en la Catedral de Managua

Pese a los múltiples llamados internacionales a cesar la agresión sistemática contra sacerdotes y templos de la Iglesia católica, la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo mantiene el asedio policial en parroquias de todo el país.

La represión más intensa de la dictadura fue a la Catedral de Managua y se mantiene en la parroquia San Miguel Arcángel, de Masaya, donde incluso el régimen ha ordenado actos de tortura sicológica: golpeando y empujando puertas, amenazando todas las noches con ingresar para sacar por la fuerza a las madres en huelga de hambre y al sacerdote Edwin Román, quien las apoya en su petición de justicia.

Otro acto del aberrante comportamiento policial es que le permiten el ingreso a las cercanías de estas iglesias a parapolicías y fanáticos de la dictadura.

Parapolicías orteguistas mantenían sitiado los alrededores de la Catedral Metropolitana, previo a la evacuación de las madres de presos políticos. Foto: Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

En la parroquia San Miguel Arcángel, de Masaya, los fanáticos gritan a los atrincherados que los dejarán morir de hambre y sed, al mantener bloqueado el acceso e impedir el ingreso de agua, medicinas, víveres y colchonetas, luego que le cortaran el servicio de agua y energía desde hace seis días.

Parapolicías orteguistas mantenían sitiado los alrededores de la Catedral Metropolitana, previo a la evacuación de las madres de presos políticos. Foto: Oscar Navarrete/ LA PRENSA.

En esta iglesia de Masaya permanecen desde el jueves pasado nueve mujeres en huelga de hambre en demanda de la libertad de sus hijos (presos políticos) junto al padre Román, párroco del templo católico.

Dron sobrevoló la parroquia de Masaya

Cerca de la 1:00 de la madrugada de este martes, el sacerdote Román dijo que un dron sobrevoló el techo de la casa cural y bajó tanto que lo lograron observar por las ventanas. A eso se suma el asedio previo de la Policía Orteguista. A las 10:30 p.m. del lunes, varias personas llegaron al portón de la casa cural y pronunciaban los nombres de dos personas que están en el interior del templo.

Eran voces de hombres y de mujeres, les decían que se fueran para la casa, que en la calle no había nadie, que las iban a llevar y golpeaban el portón de hierro por donde se ingresa a la casa cural, relató el padre Román.

Este acto fue valorado por el padre Román como una especie de trampa de las fuerzas policiales, ya que estos no dejan que nadie se acerque ni siquiera a la acera de la iglesia, menos que iban a permitirlo a familiares y peor a esa hora de la noche.

Otras iglesias de Masaya asediadas

La noche de este lunes también se observó la presencia de una patrulla policial cerca a la iglesia San Juan Bautista, donde se han realizado ferias de excarcelados que estuvieron presos por protestar.

Desde la mañana de este martes, otra patrulla de antimotines ha permanecido en el costado oeste de la iglesia San Jerónimo de Masaya. El patrullaje policial es constante en esta ciudad desde que se ejecutó la “operación limpieza” en julio del año pasado, como se le llamó al ataque armado contra las personas que protestaron contra el régimen.

Turbas y violencia en Catedral de Managua

Mientras tanto, en la capital, la Policía al servicio del régimen impedía el acceso a feligreses y medios de comunicación independientes a la Catedral de Managua, luego que las turbas se la tomaran para agredir a un grupo de madres de reos políticos, que el lunes habían iniciado una huelga de hambre en demanda de la libertad de sus hijos.

En la jornada de odio orteguista las turbas furiosas profanaron el templo, rompieron candados de las oficinas, del campanario, de las bodegas y otras áreas de la iglesia, pero lo peor fue que agredieron a golpes al presbítero Rodolfo López y a sor Arelys Guzmán, luego que estos salieran a demandar respeto.

Cruz Roja rescata a madre

Las siete madres de presos políticos que se encontraban en huelga de hambre en la Catedral de Managua fueron evacuadas en horas de la tarde de este martes, en una ambulancia de la Cruz Roja Nicaragüense, ante el peligro que corrían estando adentro del templo que estaba tomado por parapolicías y turbas del régimen de Daniel Ortega.

Las madres fueron dejadas en diferentes puntos de la capital, desde donde buscaron transporte para regresar a sus hogares, pero indicaron que continuarán con su huelga de hambre hasta que sus hijos queden en libertad.

El doctor José Luis Borge, de la Unidad Médica Nicaragüense, quien también se encontraba resguardado dentro de la Catedral atendiendo a las madres, denunció que desde el lunes que se inició la huelga de hambre la Policía Orteguista (PO) permitió, a eso de la 1:00 p.m., el ingreso de unas 15 camionetas con turbas orteguistas, que golpearon a un sacerdote, robaron, quebraron candados y amenazaron con armas.

El templo católico fue entregado por las turbas orteguistas en horas de la tarde de este martes al padre Boanerges Carballo, en vez del rector de ese templo monseñor Luis Herrera. Las turbas, luego de todo el ataque, intentaron lavarse las manos aduciendo que buscaban la paz y que los templos son para todos, pese a que obligaron la expulsión de las madres que se encontraban en huelga.

CEN se lamenta de agresión contra la Iglesia Católica

La Conferencia Episcopal de Nicaragua (CEN), lamentó mediante un comunicado, la actuación de las turbas del régimen. «La CEN expresa su profunda preocupación por las agresiones físicas contra algunos consagrados, el acoso, asedio e irrespeto a la Catedral Metropolitana y otros templos parroquiales de la Arquidiócesis de Managua y por la indiferencia del Estado ante los derechos de los nicaragüenses que manifiestan su dolor».

Lea también: Madres mantienen huelga de hambre por los presos políticos a pesar del cerco de la Policía Orteguista

De igual manera, la CEN hizo un llamado al cese del asedio y que los responsables de orquestarlos depongan su postura. «Exhortamos a los responsables de estos asedios para que depongan su postura. Es demasiado el dolor que han sufrido los nicaragüenses. Las familias se encuentran asediadas, cargan con un doble sufrimiento».

CIDH condena violencia en Catedral de Managua

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), a través de su cuenta en Twitter, condenó la profanación al templo católico y las agresiones que cometieron los simpatizantes del régimen; asimismo expresó su preocupación por los activistas de la UNAB que fueron encarcelados por llevar agua a madres de presos políticos en Masaya.

“CIDH condena violencia contra madres y religiosos por parte de civiles, exige al Estado investigar esos hechos, detener asedio policial a templos y familiares de presos políticos y muestra preocupación por personas que enfrentan cargos por llevar ayuda a Masaya”.

El organismo también enfatizó la agresión de la que fueron víctimas el sacerdote Rodolofo López y sor Arelys Guzmán. «El comunicado difundido anoche por la Arquidiócesis de Managua manifiesta también que los civiles afines al Gobierno de Nicaragua increparon y golpearon al presbítero Rodolfo López y a Sor Arelys Guzmán, quienes tuvieron que salir del templo para resguardarse». 


Con información de Ana Cruz, Lidia López y Osmaro Chavarría

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: