«La Iglesia se respeta». Estudiantes se manifiestan en la Universidad Centroamericana

Los antimotines, armados con escopetas y otras armas de fuego, se mantienen bloqueando los portones de la UCA

«¡La iglesia se respeta!» Esa fue la expresión que repetían una y otra vez los estudiantes, un día después que el presbítero Rodolfo López y Sor Arelys Guzmán fueron golpeados por una turba de simpatizantes de la dictadura de Daniel Ortega, en el interior de la catedral de Managua, la noche del lunes. Los estudiantes se manifestaron este martes en el campus de la Universidad Centroamericana (UCA), para solidarizarse con el sacerdote y la monja agredida, y también con el padre Edwin Román, quien ayer cumplió seis días de asedio policial en su parroquia de Masaya, por apoyar la protesta de nueve madres de presos políticos.

La protesta estudiantil subió de tono cuando los jóvenes intentaron salir a la calle a protestar y la Policía Orteguista (PO) se los impidió. Los universitarios abrieron uno de los portones frontales de la UCA, para llevar su protesta a la avenida universitaria, mientras, al otro lado del portón, los policías antidisturbios hicieron retroceder a los manifestantes y lograron cerrarlo.

Agua y tierra contra policías

Los antimotines, armados con escopetas, escudos y macanas, forcejearon con los estudiantes que, por su parte, les echaron agua y tierra a los uniformados. Los jóvenes hasta usaron una manguera para mojar a los uniformados. La PO tuvo que llamar a otro grupo de agentes antidisturbios para contener a los estudiantes al otro lado del portón.Durante el forcejeo, los policías lograron quitarle la manguera a la jóvenes. Los estudiantes también se manif

Lea además: Fanáticos orteguistas profanan y golpean a sacerdote en la Catedral de Managua

Durante el forcejeo, los policías lograron quitarle la manguera a la jóvenes. Los estudiantes también se manifestaron contra el régimen de Daniel Ortega y sus atropellos a la población desde el 18 de abril de 2018, cuando comenzó la represión contra las protestas civiles, lo que dejó más de 328 muertos, según un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH).

«La Iglesia se respeta, la Iglesia se respeta…», gritaban los estudiantes. La joven opositora Zayda Hernández fue una de las participantes en la manifestación estudiantil. Hernández dijo que el que el lunes lloró por la brutal agresión que sufrió el padre Rodolfo.

La mayoría de los estudiantes ocultan su identidad cuando participan en estas protestas, por temor a que la Policía Orteguista (PO) los detenga o los asedie en sus casas. Los manifestantes dijeron que salir a protestar es la forma que tienen de demostrar su solidaridad con la monja y el sacerdote agredidos y también con el padre Edwin Román que este martes cumplió su sexto día bajo sitio en la parroquia San Miguel Arcángel de la ciudad de Masaya.

«Echemos el miedo en la mochila y salvemos la patria», cita una pancarta sostenida por un grupo de estudiantes dentro de la UCA.

Otro estudiante que participó en la protesta expresó que el régimen de Ortega “no está respetando nada, no dejan ni protestar, ya no están respetando ni a la Iglesia católica”.

UCA suspende clases

Tras la manifestación, la UCA quedó rodeada de patrullas policiales, pero también de civiles y motorizados que le tomaban fotos a los vehículos que salían de la universidad después de la protesta.

La tarde de ayer, la UCA emitió un comunicado informando que quedaban suspendidas todas las actividades académicas y administrativas del martes, a partir de las 2:00 p.m., “por lo que el Campus UCA permanecerá cerrado”. Además, suspendieron las clases presenciales de hoy miércoles.

Los estudiantes de la UCA fueron uno de los primeros grupos que iniciaron las protestas civiles contra Ortega en abril de 2018: primero en reclamo por la falta de atención al incendio en la reserva natural de Indio Maíz y después contra las fallidas reformas al Seguro Social.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: