El prospecto nicaragüense que recibe consejos de un miembro del Salón de la Fama de las Grandes Ligas

El boricua Iván Rodríguez es uno de los mejores receptores en la historia de las Grandes Ligas y su influencia está siendo positiva para un prospecto nica

Desde antes de firmar con los Rangers de Texas, el prospecto nicaragüense Melvin Novoa ha querido llegar a ser como el boricua Iván Rodríguez, quien es considerado uno de los mejores receptores de todos los tiempos y es miembro del Salón de la Fama de Coooperstown.

Novoa sigue trabajando duro para escribir su propia historia y la inspiración que a la distancia le provocaba Rodríguez al verlo jugar por televisión, es ahora más genuina porque lo tiene al lado como un consejero especial de los Rangers.

“Iván Rodríguez nos da charlas a los receptores acerca de su experiencia, del proceso de las Ligas Menores hasta las Grandes Ligas, y de los aspectos de la receptoría, como la forma de comunicarnos  mejor con los lanzadores, y todo eso me ha servido de mucho”, relata Novoa, quien está jugando con los Leones de León en la Liga Profesional.

Lea además: La conexión de los nicas con los campeones mundiales de las Grandes Ligas

“Lo que más se me ha quedado grabado de Rodríguez fue que un charla dijo que no tengamos miedo como cátcheres, a veces nos ponemos tímidos por miedo a cometer errores, pero él nos dijo que intentemos hacer las cosas, y es algo que se me quedó y ahora soy más agresivo”, explicó Novoa, quien este año estableció un récord persona de jonrones en una temporada con 12.

“Fue un buen año. Estuve trabajando bastante en el bateo, ya que el año pasado fue difícil en mi mecánica de bateo y además tuve problemas personas, pero esta temporada fue de bendición y gracias a Dios me fue bien”, valora el nandaimeño de 23 años de edad, que lleva seis años en la organización de Texas y en los últimos dos ha jugado entre Clase A y Clase A fuerte.

“No me veo estacando. Este año comencé en Clase A fuerte y no me fue bien, entonces me bajaron a Clase A, pero hablaron conmigo los motivos y fue un tema que entendí. Debo respetar la decisión de ellos, pero no fue un retroceso, porque al final de todo siento que mejoré mucho”, asegura.

Novoa bateó a.143 en 63 turnos con Downs East en la Liga de Carolina, así que fue enviado al equipo de Hickory, en la Liga Suratlántica y ahí encontró su viejo ritmo con 12 jonrones  y 46 carreras impulsadas en 85 juegos, con promedio de .246.

“Aprendí mucho este año en cuanto a la comunicación con los lanzadores y dirigir mejor el juego que son características importantes de los receptores. En el bateo ajusté mi mecánica, mejoré mucho ante los picheos rompientes y siento que me fue bien. La verdad como pelotero siempre estoy positivo y con la bendición de Dios voy a seguir luchando”, garantizó el receptor que está claro que la competencia por llegar a las Grandes Ligas no es fácil.

Lea también: Melvin Novoa tiene una gran inspiración para seguir en las Ligas Menores

“La competencia es difícil, dura, pero también bonita. Somos compañeros de equipo y rivales, porque en muchos casos vivimos en la misma casa, pero cada quien está persiguiendo su sueño”, agregó.

El paso natural para la próxima temporada sería que juegue en Clase A fuerte, en donde ojalá consiga dar el salto ofensivo que necesita para establecerse, y mejor aún si logra terminar el año en Doble A, que lo dejaría a un par de pasos de las Grandes Ligas.

Los receptores suelen tener más vida en las Ligas Menores porque es una posición dura, así que Novoa debe aprovechar esa longevidad natural para desarrollarse y cumplir su sueño de lacanzar la cúspide. De lograrlo, se convertiría en el primer bigleaguer nicaragüense de la receptoría.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: