El Cardenal Leopoldo Brenes asegura que «no soy hombre de querer sobresalir», sobre críticas por no visitar la iglesia San Miguel en Masaya

"Estamos verdaderamente muy cercanos al sufrimiento de nuestro pueblo. No diría que solamente yo. Todos los obispos de la Conferencia Episcopal estamos viviendo estos momentos con mucho dolor, con mucha tristeza", añadió Brenes.

El cardenal Leopoldo Brenes aseguró que descartó participar en un encuentro entre obispos de América Latina para estar pendiente de la situación. LA PRENSA/CORTESÍA

El cardenal Leopoldo Brenes aseguró este martes que sigue «muy de cerca» la situación que enfrenta el país y en especial el padre Edwin Román en Masaya, que permanece atrapado junto a un grupo de familiares de presos políticos que realizan una huelga de hambre en la iglesia San Miguel.

«No ando para arriba y para abajo, pero si (estoy) haciendo contactos, llamando a este, llamando al otro, solucionado esto, solucionando lo otro», aseguró en una entrevista al Canal Católico de Nicaragua.

Las declaraciones de Brenes se dan tras los cuestionamientos de la población por no asistir a la iglesia San Miguel, que permanece bloqueada por la Policía Orteguista (PO). «No soy hombre de querer sobresalir, y que me aplaudan y cosas por el estilo», al tiempo que dijo que observa «con mucha tristeza y con mucho dolor que nosotros los nicaragüenses nos estemos confrontando y a veces haciéndonos a un lado, descartando a unos, desprestigiado a otros».

Lea Además: Turbas orteguistas regresan la Catedral después de violentas arremetidas contra madres en huelga de hambre

«Estamos verdaderamente muy cercanos al sufrimiento de nuestro pueblo. No diría que solamente yo. Todos los obispos de la Conferencia Episcopal estamos viviendo estos momentos con mucho dolor, con mucha tristeza, pero como dice el Santo Padre, con una actitud de esperanza», agregó Brenes.

La Conferencia Episcopal emitió este martes un comunicado donde se solidariza con el padre Román y «expresa su preocupación por las agresiones físicas» contra los miembros de la Iglesia Católica y el asedio y acoso contra los templos.

La iglesia San Miguel está cercada desde el pasado jueves cuando un grupo de mujeres iniciaron una huelga de hambre indefinida para demandar al régimen de Daniel Ortega la liberación de sus familiares.

Junto a las manifestantes, el padre Edwin Román, la abogada de los presos políticos Yonarqui Martínez y la ciudadana Flor Ramírez, quedaron atrapados dentro del templo,  pues la policía bloqueó el ingreso.

Horas más tarde el régimen ordenó la suspensión de los servicios de agua potable y energía eléctrica como una medida de represión, por lo que trece activistas llegaron a dejarles agua a los secuestrados, pero fueron detenidos por la Policía Orteguista y ahora son procesados por los delitos de tráfico de armas.

Puede interesarle: Murillo exige «trato respetuoso» a la iglesia católica mientras llama «lobos repugnantes» a la oposición

El cardenal asegura que mantiene una comunicación permanente con el padre Román.  «Trato de darle ánimos de obispo a un hijo sacerdote y pedirle al señor, pues en primer lugar, que le de salud». Brenes dice que se apoya del teléfono para estar pendiente las situaciones que ocurren referentes a los sacerdotes y a la Iglesia.

«Estamos muy cerca, no solamente este servidor, sino todo el presbitério, de todas las personas que sufren. Vemos que hay tantos conflictos: económico, el desempleo y de manera muy especial estamos viendo esas demandas que las madres están haciendo el gobierno con relación a sus hijos que están guardando prisión. Como bien lo dice la Iglesia, la oración es nuestra fuerza, y mi primer motivación es orar, dedicar más tiempo a la oración».

Brenes, además, aseguró que canceló un viaje que tenía programado hacia Costa Rica para esta semana para participar en un encuentro entre obispos de América Latina. «Yo estoy muy consciente de la situación que estamos viviendo, yo valoré que yo tenía como pastor que estar aquí», sostuvo.

Lea además: «La Iglesia se respeta». Estudiantes se manifiestan en la Universidad Centroamericana

Agrega que ha estado en contacto con los demás obispos sobre la situación que se vivió este lunes en la Catedral, cuando un grupo de madres iniciaron una huelga de hambre para demandar la liberación de los presos políticos y posteriormente llegó un grupo de fanáticos orteguistas, según ellos, pidiendo la paz. Durante el incidente, los orteguistas agredieron al sacerdote Rodolfo López y a sor Arelys Guzmán.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: