Ocho días de intimidación y asedio policial en la iglesia San Miguel Arcángel de Masaya

El padre Edwing Román, quien ha asegurado que estará con las madres hasta el final, sigue demandando que permitan el ingreso de agua, colchonetas y comida, esta última para las personas que no están en huelga de hambre.

Cerco policial se mantiene entorno a la iglesia San Miguel en Masaya. LAPRENSA/R. Fonseca

El aislamiento policial contra la iglesia San Miguel Arcángel llega este jueves a su octavo día en Masaya. Dentro del templo, las siete madres de presos políticos se mantienen firmes en la huelga de hambre que iniciaron el jueves pasado para que liberen a más de 130 presos políticos. El asedio ha consistido en la presencia policial, parapolicial, amenazas de muerte y ofensas de fanáticos del orteguismo.

El padre Edwing Román, quien ha asegurado que estará con las madres hasta el final, sigue demandando que permitan el ingreso de agua, colchonetas y comida, esta última para las personas que no están en huelga de hambre.

Lea además: ¿Quiénes son los 13 nuevos presos políticos de la dictadura orteguista?

Por su parte, la Policía mantiene un fuerte cordón de seguridad en torno al templo, no deja que nadie se acerque, pero sí permitió que ingresaran el recibo del cobro de energía eléctrica, acto que fue denunciado por el mismo sacerdote a través de su cuenta de Twitter.

Intimidación no cesa ni por las noches

La intimidación no cesa en las noches. El martes las huelguistas escucharon que golpeaban el portón de la casa cural con las cachas de las armas, también tocan las puertas del templo y escuchan hablar a bastantes personas, que consideran grupos fanáticos del régimen.

El comisionado sancionado de la Policía Orteguista, Ramón Avellán. LAPRENSA/R. Fonseca

Por su parte, las madres dan los “buenos días” y “buenas noches” al recién sancionado por Estados Unidos, comisionado general Ramón Avellán, recordando los audios que se le dedicaban a este cuando se encontraba en el cuartel policial, que estaba rodeado por barricadas impuestas por la población ante la represión estatal.

Avellán ahora es conocido como el “ángel de la muerte” por las 107 muertes que le atribuye el gobierno de Estados Unidos en sus andanzas de represión contra el pueblo.

Desea que cardenal Brenes visite Masaya

El padre Harving Padilla, de la iglesia San Juan Bautista de Masaya, aseguró que no ha tenido comunicación con el cardenal Leopoldo Brenes, pero hizo un llamado al alto prelado a que llegue a Masaya para constatar la situación que atraviesa el padre Román con sus fieles.

“Que pueda él —Brenes— asistir, igual que el Nuncio, venir y constatar in situ lo que se está sufriendo aquí en Masaya y lo que está sufriendo el padre Edwing y estas personas”, dijo Padilla.

Lea También: Ministerio Público acusa a los presos políticos de la UNAB por «tráfico de armas»

A la vez, envió un mensaje a la pareja dictatorial, que ha arremetido contra la Iglesia católica, le hace “un llamado a Daniel Ortega y a —Rosario— Murillo de que piensen muy bien esta situación que están haciendo. Si necesitan acercarse a Dios, bien. Nosotros le podemos decir, vaya donde el exorcista porque ese odio, esa clase de amor que ellos hablan, no es el amor de Dios, porque el amor de Dios no nos manda a confrontarnos ni a querer matar a las personas”, expresó el sacerdote, quien también ha sido víctima de amenazas y asedio de fanáticos orteguistas.

La noche del martes, en la iglesia Santa Catalina, de Catarina, Masaya, se desarrollaba una caminata y asamblea por los treinta años de la Renovación Carismática, pero la actividad sufrió la intimidación de patrullas policiales que se apostaron a un costado del templo.

Cardenal responde

Por su parte, el cardenal Brenes aseguró el martes que sigue “muy de cerca” la situación que enfrenta el país y en especial el padre Román, quien permanece atrapado junto a un grupo de familiares de presos políticos que realizan una huelga de hambre en la iglesia San Miguel.

“No ando para arriba y para abajo, pero sí (estoy) haciendo contactos, llamando a este, llamando al otro, solucionando esto, solucionando lo otro”, aseguró en una entrevista al Canal Católico de Nicaragua.

Puede interesarle: Padre Edwin Román: «No me siento bien físicamente por mi diabetes»

Las declaraciones de Brenes se dan tras los cuestionamientos de la población por no asistir a la iglesia San Miguel.

“No soy hombre de querer sobresalir, y que me aplaudan y cosas por el estilo”, expresó al tiempo que dijo que observa “con mucha tristeza y con mucho dolor que nosotros los nicaragüenses nos estemos confrontando y a veces haciéndonos a un lado, descartando a unos, desprestigiando a otros”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: