Declaración de Unicef establece que peligros para niños y adolescentes de Nicaragua son «inseguridad en las calles y la falta de paz en las comunidades»

"Que la Policía no acose a adolescentes, que los cuide, lo mismo que a sus padres", cita una declaración del organismo regional en base a un "intercambio de ideas" de jóvenes nicaragüenses.

Los gases lacrimógenos lanzados por las fuerzas policiales, durante las protestas de 2018, afectaron a niños y adultos en la ciudad de Masaya. LA PRENSA/Cortesía

Niños, niñas y adolescentes (NNA) de Nicaragua se pronunciaron en el marco del 30 aniversario de la Convención sobre los Derechos del Niño, que se celebra este miércoles 20 de noviembre, para demandar al régimen de Daniel Ortega el cumplimiento de sus derechos, especialmente en salud, educación y protección.

La declaración, publicada por el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef por sus siglas en inglés), fue realizada por  1,042 NNA -procedentes de 16 municipios de 11 departamentos de Nicaragua- luego de un «intercambio de ideas y propuestas sobre el cumplimiento de nuestros derechos», reza el documento.

Para los NNA, la inseguridad y peligro en las calles sumado al abuso sexual es uno de los grandes retos que existen en el país; sumado al acoso de la Policía Orteguista que mantiene contra adolescentes y jóvenes que disienten de la postura oficialista del país.

Puede interesarle: Niñas nicaragüenses exigen respeto a sus derechos y reclaman ser escuchadas

«Aquí tenemos muchos retos, para comenzar, las leyes contra el abuso y la violencia no se cumplen, hay inseguridad en las calles y no hay paz en las comunidades. Es un peligro salir de noche», exponen los menores de acuerdo al documento.

Los NNA solicitaron que se tomen acciones contra los casos de acoso y abuso sexual y pidieron que haya más organizaciones que atiendan a las víctimas de violencia. Asimismo expusieron que producto de la inseguridad que vive el país, por la persecución y asedio de la PO, los padres de muchos niños y niñas han tenido que salir del país, dejándolos bajo el cuido de otros familiares.

«Que la Policía no acose a adolescentes, que los cuide, lo mismo que a sus padres… Hay mucho maltrato e irrespeto hacia la niñez y muchos padres golpean a sus hijos cuando no los entienden. Es necesario cambiar la cultura violenta y machista», declararon.

Además, explicaron que la salida del país de los padres de familia es debido a la crisis sociopolítica y económica que atraviesa el país, ya que hay pocas oportunidades de empleo. «Si corren a nuestros padres no tendremos ingresos para comprar cosas de la casa, ni medicina, ni cuadernos».

La niñez y adolescencia hicieron un llamado al régimen orteguista, organizaciones de sociedad civil, familias y comunidades que trabajen en conjunto para garantizar la protección los mismos.

Exigen calidad educativa

Asimismo los NNA destacaron los avances que se han realizado en el sector educativo la construcción de nuevos centros, más libros o la merienda escolar, sin embargo, señalaron  dos grandes retos: la calidad educativa e integrar a todos los niños y niñas al sistema escolar. «Se ha avanzado, pero requerimos seguir avanzando más todavía», señalaron, cita el estudio.

A esto se le suma el «problema latente» que es la seguridad de los estudiantes, principalmente el turno nocturno.

Lea también: El trauma de la niñez a raíz de la crisis sociopolítica del país

«Proponemos que haya mayor inversión en educación, que no haya un rincón de nuestro país sin escuela y que las actuales sean limpias, bonitas y arborizadas. Los profes deben recibir metodologías para que sus clases sean más dinámicas y atractivas, y también capacitación para la educación inclusiva», se lee en la declaración.

Esta demanda coincide con las declaraciones de especialistas en educación, que expresan que para contar con una educación de calidad se necesita primero capacitar a los docentes de una formación media a un nivel superior.

Educación debe ser apolítica

Pese a que la dictadura de Nicaragua mantiene su versión de «normalidad» dentro de las aulas de clases y obligó a usar la bandera y colores del FSLN en los pasados desfiles patrios, los NNA pidieron: se «debe promoverse una cultura de paz y de tolerancia a las ideas diferentes. La educación debe ser apolítica».

Durante este año lectivo, varios estudiantes fueron reprimidos por alzar la bandera azul y blanco, como señal de protesta en contra del régimen orteguista, dentro del centro escolar, esto como respuesta al adoctrinamiento que ha impuesto la dictadura de Nicaragua.

Lea Además: Estudiantes con la imagen de Rosario Murillo y usando pañuelos rojinegros: así manipula el régimen orteguista los desfiles patrios

El educador Carlos Tünnermann Bernheim consideró, en declaraciones anteriores, que este año se incrementó la partidarización en la educación como parte de la represión que mantiene Ortega desde que regresó al poder pero que se agudizó en abril de 2018. «Eso va en contra de lo que debería ser un sistema escolar que debería criar una conciencia crítica», aseveró Tünnermann Bernheim.

Sin discriminación en los hospitales

«Proponemos que realmente se cumpla nuestro derecho a la salud «, expresaron los NNA nicaragüenses, y sentenciaron: «que la atención sea apolítica y que podamos denunciar cuando se nos atienden mal».

Los menores demandaron mayor acceso y gratuidad a la salud, que se aprueben más presupuesto y que se les atienda sin discriminación alguna.

Entre los retos señalados están la calidad de la salud, el abastecimiento de medicamentos, contar con más centros y equipos modernos en los territorios, mejorar el trato de parte del personal de salud, y la consejería a adolescentes y jóvenes en salud sexual y reproductiva.

«Debe haber programas de educación sexual y reproductiva para prevenir embarazos, así como de ayuda para apoyar a NNA sin medicamentos. Es necesario fomentar una cultura de hábitos saludables, con alimentación sana y campañas de limpieza para prevenir enfermedades», expusieron.

Los NNA también protestaron por que sus voces sean escuchadas y puedan tener la oportunidad de tener una participación en diferentes espacios locales, comunitarios, a nivel departamental, nacional e internacional sin temor a ser censurados.

«A partir del 2018 cambió lo relativo a nuestra participación en distintos espacios. No hay libertad de expresión y hay temor a organizarse… Ante eso proponemos contar con más espacios en diferentes ámbitos en los que podamos expresar nuestras necesidades, discutir temas de interés y proponer soluciones a casos concretos», exigieron.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: