asesino, Laureano Ortega, Nicaragua

La risa prohibida

Hay que ser un viejo poeta para encontrar las palabras que quiero. Y además, como dice una amiga, en Nicaragua también se han secuestrado las palabras. Ya no se entienden. Salen sucias.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: