Los 210.57 millones de córdobas que Ortega se juega con su desplante a España

Los desplantes de Ortega a España ya le han pasado ligeramente la factura a su administración, porque si bien el próximo año se mantiene el respaldo financiero de España  a Nicaragua, este será menor a lo recibido este año.

A la izquierda a parece el embajador de Nicaragua en España, Carlos Midence, en medio el Secretario de Estado Juan Pablo de Laiglesia. LAPRENSA/CORTESÍA

Al régimen de Daniel Ortega lo que más le hará falta el próximo año para mantener a flote el Presupuesto General de la República son donantes. Y entre los poquísimos «países solidarios» que aún le quedan a Ortega se encuentra España, cuya cooperación, entre préstamos y donaciones directas y otras canalizadas por agencias, totalizarán 210.57 millones de córdobas, comprometidos para el 2020.

De ese monto, España, según el proyecto de Presupuesto General de la República del próximo año, aportará 189.93 millones de córdobas en concepto de  préstamos, lo que representa un alivio para un Gobierno que prácticamente tiene  las puertas cerradas en organismos financieros multilaterales como el Banco Mundial y el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), donde no puede conseguir recursos frescos por violentar los derechos humanos.

Esa adversa realidad de las finanzas públicas, sin embargo, no inmutó a Ortega a pegarle un portazo al secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica de España, Juan Pablo de Laiglesia, quien pretendía venir a Nicaragua para reunirse con representantes de la sociedad civil, en un país convulsionado por la violencia estatal y la represión contra opositores.

Lea Además: Gobierno español llama a consultas a su embajadora en Nicaragua después que Daniel Ortega negara la entrada al Secretario de Estado

Rápidamente el Gobierno de España llamó a consulta a su representante en Nicaragua, en cuyo comunicado se reveló que esta no es la primera vez que el país peninsular sufre este tipo de desplante del orteguismo, sino la tercera ocasión.

Ortega le dijo a España que «no es el momento para que el secretario de Estado haga una visita a Nicaragua», pese a que en próximo año él espera que ese país europeo le done unos 12.80 millones de córdobas para impulsar la remodelación y equipamiento de dos centros escolares en Estelí y Jinotepe, con una inyección cada uno de seis millones de córdobas.

Los fondos a través de agencias

En paralelo, la Agencia Andaluza de Cooperación Internacional para el Desarrollo (España) también espera aportar 6.14 millones de córdobas no reembolsables, que si bien no es parte de la cooperación del Gobierno central, sí forma parte del paquete de ayuda que ese país tiene con Nicaragua, que podría verse dañada si ocurre una ruptura diplomática de mayor alcance.

También se prevé otros 1.70 millones de córdobas en donaciones a través de la Agencia Española de Cooperación Internacional, para un programa de desarrollo de la ganadería y la seguridad alimentaria nutricional en Nicaragua.

Puede Interesarle: España reclama a dictadura de Nicaragua por la represión a Iglesia Católica en Masaya

«Hemos sido los primeros en proporcionar cooperación»

El Gobierno español ha ofrecido a Ortega su apoyo para de una manera constructiva se busque una solución a la crisis sociopolítica que lleva más de año y medio, desde su estallido en abril del 2018.

«Hemos sido durante muchos años los primeros en proporcionar cooperación para el desarrollo, primeros donantes y nuestra aportación al desarrollo y a la calidad de vida del pueblo nicaragüense está ahí (…) siempre hemos tenido un diálogo político franco, sincero, muchas veces coincidimos otras veces no», dijo el alto cargo español.

En Nicaragua, principalmente en el norte del país, donde la pobreza tiene mayor incidencia, proliferan los letreros que confirman el impacto de los fondos españoles en las comunidades empobrecidas nicaragüenses, en proyectos de inversión en educación, agua potable, saneamiento, entre otros.

Impacto significativo

En el portal de la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo se resalta como parte de la cooperación el apoyo de ese país al Programa Integral Sectorial de Agua y Saneamiento Humano en Nicaragua (PISASH), que ha llevado agua potable a más de 600 mil nicaragüenses.

De los  370 millones de dólares que hasta ahora ha costado el proyecto, España /AECID ha aportado 80 millones de dólares, o sea el 23 por ciento del total de la inversión, es decir el segundo mayor soporte financiero del programa, luego de los 100 millones de dólares que ha contribuido el Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Los 189. 93 millones de córdobas en préstamos el próximo serán destinados para la educación secundaria formal, según se lee en el proyecto de presupuesto.

España ya le ajustó a la baja las donaciones

Pero los desplantes de Ortega a España ya le han pasado ligeramente la factura a su administración, porque si bien el próximo año se mantiene el respaldo financiero de España  a Nicaragua, este será menor a lo recibido este año.

El informe de ejecución presupuestaria del Ministerio de Hacienda revela que de los 45.83 millones de córdobas previstos en donaciones españolas este año, 30.32 millones de córdobas ya fueron entregados al Gobierno.

Los 45.83 millones de córdobas en donaciones este año son inferiores a los 12.80 millones de córdobas en el 2020, es decir una reducción de 72 por ciento, lo que representa un golpe en un contexto de caída global del 25.53 por ciento de este tipo de cooperación que tendrá el régimen el próximo año.

Menos préstamos

En el caso de los préstamos, este año España aprobó para Nicaragua 284.39 millones de córdobas, de los cuales 131.89 millones de córdobas ya habían sido entregados hasta septiembre, según el informe de ejecución presupuestaria.

Sin embargo, el monto comprometido este año es inferior a los 189.93 millones de córdobas el próximo año, lo que refleja una reducción de 33.21 por ciento en el 2020.

El mismo Fondo Monetario Internacional le advirtió a Ortega que para 2020: «Restaurar la confianza y los flujos de financiamiento externo son críticos para evitar una mayor contracción del crédito y el empleo, los que podrían continuar frenando la inversión y el consumo, lo cual implica un obstáculo significativo a la actividad económica».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: