Deutsche Welle

Multitudinarias protestas contra el gobierno de Iván Duque en Colombia

Colombia cerró fronteras hasta para garantizar "la seguridad" y expulsó al menos a 24 venezolanos señalados de querer infiltrar la marcha

Colombia, protestas

«Nadie se montará encima, si no doblamos la espalda», reza esta pancarta de una de las muchas marchas en Bogotá y todo el país durante jornada del Paro Nacional este 21 de noviembre de 2019.

«Es un acumulado de problemas que esperamos nosotros que empecemos a revisar luego de la jornada, así sea en una gran mesa nacional de concertación», explicó a AFP Julio Roberto Gómez, presidente de la Confederación General del Trabajo, una de las organizadoras.

Hasta la media mañana la policía daba un parte de «normalidad», aunque reportaron casos «aislados» de desorden y bloqueos en los sistemas de transporte masivo y vías arteriales de algunas urbes. En Bogotá, Bucaramanga y Medellín, donde se evidenciaban multitudinarias manifestaciones, se observaba una fuerte e inusual reducción del flujo vehicular y peatonal. Buena parte de empresas, universidades y colegios cancelaron previamente sus actividades.

El líder indígena Luis Fernando Arias caminaba con decenas de comuneros llegados a Bogotá. Transitaban por la carrera Séptima, por donde marchan hasta la Plaza de Bolívar, punto de llegada de la protesta. «Esperamos que la violencia en nuestros territorios cese», dijo. «Que se implemente la paz y que no nos sigan matando».

Lea además: Bloqueos y aglomeraciones marcan inicio de protestas en Colombia

«Represión simbólica, militarización y cierre de fronteras»

Por la misma vía la universitaria Valentina Gaitán, de 21 años, cargaba una pancarta para invitar a la movilización: «Que el privilegio no te quite la empatía». Alrededor suyo estudiantes cantaban. «Hay mucho miedo de salir a las calles, pero sin embargo salimos porque mucho de ese miedo se difundió por parte del Gobierno con la represión simbólica, la militarización, el cierre de fronteras», afirmó.

Duque, que afronta un paulatino descontento social, reconoció el miércoles la legitimidad de algunos reclamos, aunque aseguró que hay una campaña basada en «mentiras» que busca desatar la violencia. «Al tiempo que reconocemos el valor de la protesta pacífica, también garantizaremos el orden», afirmó.

Puede interesarle: Paro nacional en Colombia: los 4 motivos detrás de la tensa protesta

Varias deportaciones de presuntos «vándalos”

Colombia cerró fronteras hasta el viernes 22 para garantizar «la seguridad» y expulsó al menos a 24 venezolanos señalados de querer infiltrar la marcha. Entre otros deportados se encuentran también chilenos y españoles, según Migración Colombia. En Bogotá se desplegaron desde el fin de semana soldados para proteger «instalaciones estratégicas», según la alcaldía. Y la policía capturó el martes a dos personas señaladas de violencia en otras movilizaciones y se allanaron una treintena de residencias, medios de comunicación alternativos y centros culturales.

Lea además: Protestas en Chile: en qué consiste la acusación constitucional contra el presidente Piñera y por qué se considera inédita

Algunos allanamientos fueron «declarados ilegales» por falta de «pruebas», reconoció el fiscal Fabio Espitia. Otras ciudades siguieron la estela de lo que los marchantes consideran una «militarización» de Bogotá, que provocó la «preocupación» de la ONU en caso de que se reemplace a la policía en el control de «disturbios internos».

Deutsche Welle
×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: