Netanyahu acusado de fraude, abuso de confianza y soborno

El primer ministro más antiguo de Israel podría enfrentar hasta 10 años de prisión si es declarado culpable de soborno y un plazo máximo de 3 años por fraude y abuso de confianza

Benjamin Netanyahu, Israel

Benjamin Netanyahu ha negado haber actuado mal en tres casos de corrupción. Voz de América/AP

El fiscal general de Israel acusó el jueves al primer ministro Benjamin Netanyahu de cargos de corrupción, lo que aumentó la incertidumbre sobre quién liderará finalmente un país sumido en un caos político después de dos elecciones no concluyentes este año.

El fiscal general, Avichai Mandelblit anunció la decisión, la primera de su tipo contra un primer ministro israelí en funciones, en un comunicado y dijo que los cargos incluían soborno, abuso de confianza y fraude.

Netanyahu, de 70 años, niega haber actuado mal pero ahora se encuentra atrapado en un limbo político y legal. No ha logrado formar un gobierno después de dos elecciones no concluyentes este año, y ahora enfrenta un proceso legal que podría prolongarse durante años.

Lea además: Relación Israel-Estados Unidos: las razones por las que Trump se está «alejando» de su aliado clave

La policía recomendó en febrero que Mandelblit presentara cargos penales contra el primer ministro de derecha en las investigaciones de larga duración llamadas Casos 1000, 2000 y 4000.

El primer ministro más antiguo de Israel podría enfrentar hasta 10 años de prisión si es declarado culpable de soborno y un plazo máximo de 3 años por fraude y abuso de confianza.

¿Cuáles son las alegaciones contra Netanyahu?

El Procurador General, Avichai Mandelblit anunció que ha presentado cargos penales contra Netanyahu en investigaciones enumeradas como casos 1000, 2000 y 4000.

El Caso 1000 se centra en las acusaciones de que Netanyahu y su esposa Sara recibieron injustamente regalos de Arnon Milchan, un destacado productor de Hollywood y ciudadano israelí, y el empresario multimillonario australiano James Packer. Esos regalos supuestamente incluían champán y cigarros. Ha sido acusado de fraude y abuso de confianza.

Puede interesarle: Enviado de paz de Trump para Oriente Medio deja la Casa Blanca

El Caso 2000 alega que Netanyahu negoció un acuerdo con el propietario del periódico más vendido de Israel, Yedioth Ahronoth, para una mejor cobertura. A cambio, dicen los fiscales, ofreció una legislación que retrasaría el crecimiento de un diario rival. En este caso, Netanyahu ha sido acusado de fraude y abuso de confianza.

En el Caso 4000, se alega que Netanyahu otorgó favores regulatorios a la compañía de telecomunicaciones líder de Israel, Bezeq Telecom Israel, a cambio de una cobertura positiva de él y su esposa en un sitio web de noticias controlado por el ex presidente de la compañía. Netanyahu ha sido acusado de soborno, así como de fraude y abuso de confianza, en este caso.

¿Qué dice Netanyahu?

Netanyahu niega haber actuado mal y dice que es víctima de una «caza de brujas» políticamente orquestada por los medios y la izquierda para expulsarlo de su cargo.

Los seguidores del partido derechista Likud, de Netanyahu, han acusado al sistema de justicia israelí de parcialidad, y el propio Netanyahu ha argumentado que recibir regalos de amigos no era ilegal.

Su equipo legal dice que las investigaciones criminales sobre las relaciones entre los políticos y los medios de comunicación serían una amenaza para la prensa libre, un pilar central de cualquier democracia.

Lea además: Qué es el “pacto del siglo” de Trump para israelíes y palestinos (y por qué puede fracasar)

¿Iniciarán pronto un juicio?

Improbable. Pueden pasar muchos meses antes de que los casos sean llevados ante el tribunal.

Netanyahu también podría buscar un acuerdo de culpabilidad en lugar de ser juzgado. Los aliados de Netanyahu en el parlamento, la Knéset, han dicho que presionarían para otorgarle inmunidad parlamentaria contra el enjuiciamiento.

Pero con la política israelí en una agitación sin precedentes, no está claro si tal movimiento es posible.

¿Podría ir a la cárcel?

Los cargos de soborno conllevan una sentencia de hasta 10 años en la cárcel y/o una multa. El fraude y el abuso de confianza conllevan una pena de prisión de hasta tres años.

¿Habrá fallo político?

Netanyahu ha dominado la política israelí durante más de una década. Pero tanto él como su principal rival centrista Benny Gantz no han podido formar un gobierno después de dos elecciones, en abril y septiembre, dejando al país en estasis política y económica.

Si no hay un avance político en las próximas tres semanas, Israel enfrentará otras elecciones, que pocos quieren. Si todavía está en el cargo como primer ministro después de eso, Netanyahu no estaría bajo ninguna obligación legal estricta de renunciar.

De acuerdo con la ley israelí, un primer ministro debe renunciar si finalmente es condenado, pero puede permanecer en el cargo durante los procedimientos legales, incluidas las apelaciones.

No está claro si los aliados, que en su mayoría se han mantenido leales, continuarán apoyándose en él. Algunos pueden verlo como una oportunidad para emerger de la sombra de un hombre que ha estado en la cumbre de la política israelí o cerca de ella durante una generación, y que goza de un perfil internacional como ningún otro político israelí.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: