«Doctor, tuvo mucha suerte. Hay desaparecidos que nunca van a aparecer». Lo que le dijeron los secuestradores al médico José Luis Borgen

El integrante de la Unidad Médica Nicaragüense fue interceptado en Bello Horizonte cuando se dirigía a su casa después de haber atendido a las madres de presos políticos que hacían huelga en la catedral de Managua

jose luis borgen, doctor

El doctor José Luis Borgen estuvo secuestrado por más de 24 horas luego que se dispuso a atender a los familiares que realizaron una huelga de hambre en la Catedral de Managua. LA PRENSA/CORTESÍA

José Luis Borgen Rayo, miembro de la Unidad Médica Nicaragüense (UMN), denunció este jueves que personas desconocidas, tres varones y una mujer, a bordo de un vehículo, lo secuestraron la tarde del martes 19 de noviembre luego que abandonara la Catedral Metropolitana de Managua, donde atendió a madres de presos políticos que realizaban una huelga de hambre.

Borgen Rayo, de 52 años, fue interceptado por la zona de Bello Horizonte, en Managua, cuando se dirigía a su casa. Los sujetos, quienes iban encapuchados, taparon el rostro del doctor y lo llevaron a un lugar desconocido donde lo mantuvieron por más de 24 horas.  «Calculo que fue como unos 20 minutos de viaje que hicieron, entraron a un lugar y me llevaron a un cuarto donde solo había una cama y un baño y ahí estuve prácticamente hasta el día de hoy (jueves)», relató la víctima cuando interpuso la denuncia de de su secuestro ante la Comisión Permanente de Derechos Humanos (CPDH).

Borgen Rayo fue dejado a las cinco de la mañana de este jueves cerca de la Universidad Agraria (UNA). «Doctor, tuvo mucha suerte. Hay desaparecidos que nunca van aparecer», fueron las palabras con las que se despidieron los secuestradores de Borgen Rayo.

Lea Además: Turbas orteguistas regresan la Catedral después de violentas arremetidas contra madres en huelga de hambre

El médico especialista fue evacuado de la Catedral, junto al grupo de madres de presos políticos, por la Cruz Roja Nicaragüense la tarde del martes. Estos fueron dejados en distintos puntos de la capital después que turbas orteguistas profanaron el templo, ocasionaran daños al mismo y agredieran a golpes al presbítero Rodolfo López y a la monja Arelys Guzmán.

Aunque durante el tiempo que permaneció secuestrado no sufrió tortura física, los secuestradores lo mantuvieron bajo interrogatorio queriendo saber la identidad de varias personas, según Borgen Rayo.

«No tenemos orden todavía», fue la respuesta que le brindaron los sujetos desconocidos cuando el médico le preguntó si le iban hacer daño.

Lea También: Estado de sitio permanente: Así han transcurrido ocho días de asedio en la iglesia San Miguel Arcángel de Masaya

Asedian su casa

Asimismo, Borgen Rayo también destacó que desde hace siete días su casa ha sido asediada por la Policía Orteguista. El médico cuestionó si tenía alguna causa o denuncia en contra de él para que lo mantuvieran vigilado, pero los oficiales respondieron que estaban ahí «para que no siguiera molestando al gobierno».

«Responsabilizo al gobierno, a la policía, a las fuerzas  de choques de cualquier consecuencia que exista sobre mi vida y sobre la de mi familia», expresó.

Borgen Rayo, especialista en urología, fue despedido del Hospital Antonio Lenin Fonseca en agosto de 2018 por disentir del régimen orteguista. Desde entonces, el especialista ha participado en marchas y manifestaciones en contra de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: