Familiares de presos políticos fueron detenidos por la Policía Orteguista cuando se dirigían a Masaya a dejar agua a la parroquia San Miguel Arcángel

La Policía Orteguista los mantuvo durante media hora en la delegación de Masaya, luego los trasladó a Managua donde los liberó en el hotel Holiday Inn. Las botellas de agua que llevaban fueron decomisadas

Un grupo de familiares de presos políticos y activistas fueron detenidos la mañana de este viernes por la Policía Orteguista cuando se dirigían a Masaya a dejar agua a la parroquia San Miguel Arcángel donde se mantiene una huelga de hambre. Tras la detención fueron llevados a Managua donde los liberaron en el Hotel Holiday Inn.

«Estamos demandando al mundo un canal humanitario para nuestras madres. Responsabilizamos al gobierno y la Policía de lo que puede pasarle a las madres y al padre que está en la Iglesia de Masaya», dijo una de los familiares de los presos políticos.

El grupo de 13 personas fue detenido frente al cerro El Coyotepe, camino a Masaya. En un primer momento fueron trasladados a la delegación policial de Masaya, dijo Tamara Zamora, mamá de la presa política Amaya Coppens. Sin embargo, después de permanecer una media hora dentro de la delegación de Masaya, los detenidos fueron llevados a Managua. La Policía Orteguista les decomisó al menos 40 botellas de agua, aseguró Ana María Chamorro, la madre de Olama Hurtado.

Dentro de los detenidos estaba el presidente de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro y Violeta Granera, de la  Unidad Azul y Blanco, Violeta Granera. También fueron detenido: Lesly Rayo, Dulce Briceño, Lilliam Ruiz, María Avilés, Martha Flores, Tamara Zamora, Grethel Gómez, Ana María Chamorro, Mario Hurtado y Darling Hernández.

Lea Además: Estados Unidos a la Policía Orteguista: «No son los protectores del pueblo nicaragüense. Son sus represores»

Familiares de las madres de presos políticos dentro de la estación policial de Masaya. LAPRENSA/R. Fonseca

La detención de este grupo de opositores se da en el noveno día huelga de hambre que realizan las madres de presos políticos dentro de la iglesia San Miguel Arcángel, en Masaya.

Ana María Chamorro relató que el policía que iba conduciendo el microbús entró bruscamente a la delegación policial de Masaya, chocó el vehículo contra el portón porque no esperó que abrieran y atropelló a la policía que estaba del otro lado abriéndolo.

Todo el recorrido hacia Managua, hasta llegar al hotel donde fueron dejados, el microbús era conducido por un policía y escoltado por una patrulla policial.

«Somos un solo bastión y vamos a echarlas todas»

«Este intento de llegar a la iglesia y acercarnos a nuestros familaires que están en huelga de hambre, lo seguiremos intentando», dijo Tamara Zamora,, madre de la presa política Amaya Coppens, quien además hizo un llamado a la Policía Orteguista y al Ejército que se unan a la causa del pueblo. «Aquí somos un solo bastión y vamos a echarlas todas», agregó.

Pese al asedio y a la detención arbitraria, la mamá de Coppens aseguró que el jefe de la delegación policial de Masaya se portó de forma cordial con los detenidos.


«Nosotros a través del Meseni hicimos una solicitud para participar de esa sesión como madres de víctimas de la represión», señaló una de las madres sobre la sesión quye este lunes realizará la OEA para presentar y discutir el informe de la Comisión al más alto nivel sobre la situación en Nicaragua.

Violeta Granera, miembro de la Alianza Cívica, lamentó el actuar de la Policía cuando se dirigían a dejar víveres a Masaya. «Lamentamos y nos indigna que no nos hayan, otra vez, permitido llevar agua y suero a los que están en huelga de hambre, a las madres que están en huelga de hambre y al padre Edwin Román», manifestó Granera.

Por su parte, el presidente ejecutivo de la Alianza Cívica, Juan Sebastián Chamorro, denunció el aumento en la cifra de presos políticos  y pidió a los medios de comunicación internacional que muestren «que en Nicaragua la gente cae presa por llevar agua potable».

Las declaraciones de los familiares de presos políticos y miembros de la Alianza Cívica se dieron durante una conferencia de prensa realizada en el hotel Holiday Inn, donde el Centro Nicaragüense de Derechos Humanos (Cenidh), presentará un informe sobre violaciones de derechos humanos.

Posterior a la conferencia de prensa, los familiares de presos políticos se dirigieron al parqueo del hotel donde realizaron un plantón.

Al grito de «protestar es un derecho, reprimir es un delito» y exigiendo «libertad para los presos políticos», las familiares de reos políticos encararon a antimotines de la Policía Orteguista en el parque del Holiday Inn.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: