Ministros de papel: los desconocidos que conforman el gabinete de Daniel Ortega y Rosario Murillo

¿Conoce a los miembros del gabinete de Daniel Ortega y Rosario Murillo? Algunos son completos desconocidos incluso dentro de sus propios gremios. Piezas que la dictadura mueve a su antojo.

Hablan solo cuando lo tienen permitido y son removidos o designados con una facilidad pasmosa. Desde la llegada de Daniel Ortega al poder los ministros han pasado a ser piezas al servicio de la familia gobernante. La mayoría prescindibles; la mayoría desconocidos, porque la cara pública de casi todas las instituciones es Rosario Murillo.

Se trata de «gente obediente» y no necesariamente competente. En regímenes dictatoriales como el de los Ortega Murillo «vale más una onza de lealtad que un quintal de inteligencia», dice Eliseo Núñez, analista.

El control de las instituciones ha sido elemental en el establecimiento de la dictadura. No es casualidad que actualmente varios de los ministros estén sancionados o «nominados» a sanciones por Estados Unidos.

Algunos son tristemente célebres, como Sonia Castro, la exministra de Salud. O tienen alguna presencia mediática, como Ovidio Reyes, presidente del Banco Central y «superministro» a cargo del sector productivo, una especie de «segundo al mando» en el esquema de centralización del poder dirigido por Murillo.

Pero hay otros, como Miriam Raudez, que son desconocidos incluso dentro de su propio gremio. O como Justa Pérez, «a cargo» de un ministerio controlado por la familia Porras.

Estos son algunos casos emblemáticos. ¿Conoce a estos ministros?

Miriam Raudez, ministra de Educación

Es titular del Ministerio de Educación desde 2010. Fue nombrada tras la caída de Miguel De Castilla, quien asumió la cartera de Educación en 2007 y aparentemente fue removido porque su Plan Decenal 2011-2021, tan alabado por los entendidos en la materia, no se ajustaba a los intereses del régimen de Daniel Ortega. Con la llegada de Miriam Raudez el sistema educativo tomó definitivamente el camino de la politización.

De acuerdo con algunas publicaciones, la ministra fue dirigente de la Asociación Nacional de Educadores de Nicaragua (Anden) y del Instituto Nacional Francisco Luis Espinoza, en la ciudad de Estelí. Además, en junio de 2011 fue nombrada delegada política del Frente Sandinista en el Distrito Tres de Managua. Aunque lleva nueve años en el ministerio y suele aparecer como figura decorativa en encuentros de educadores, Raudez es una desconocida incluso en el gremio de los maestros.

Edward Centeno, ministro agropecuario

Tomada de El 19 Digital.

En marzo de 2014 el agrónomo Edward Francisco Centeno Gadea fue nombrado titular del Ministerio Agropecuario (MAG). El nombramiento se dio luego de que el ministro Ariel Bucardo, conocido como «hombre de confianza de Daniel Ortega», saliera de la dependencia por supuestos roces y discrepancias con Rosario Murillo.

Edward Centeno era para entonces alcalde y secretario político del Frente Sandinista en Ocotal, cargos a los que renunció para pasar al ministerio. A diferencia de Bucardo, a él se le conocía por ser «ficha de la compañera». En mayo de 2019 salió a condenar las protestas ciudadanas contra el régimen de los Ortega Murillo. «No pudieron con el golpe de Estado y no podrán», dijo. «Porque hay una fuerza organizada que está respaldada por el pueblo».

María Amelia Coronel Kinloch, ministra de Gobernación

Tomada de El 19 Digital

A cargo del Ministerio de Gobernación está María Amelia Coronel Kinloch, de 38 años, sobrina de Manuel Coronel Kautz, exvicecanciller, presidente de Petronic y de la Autoridad Nacional del Gran Canal Interoceánico.

Coronel Kinloch fue nombrada ministra en enero de 2017, cuando se oficializó la salida de Ana Isabel Morales. Antes de eso se desempeñó como agregada técnica con funciones consulares en la embajada de Nicaragua en Panamá y luego ocupó un modesto cargo en Gobernación. “Pasó de un cargo de tercera categoría a ser el top-top de Gobernación. Lo más probable es que sea una persona que va a ser ejecutora de las decisiones que se tomen en la Presidencia. Es la persona ideal para que no cree ningún conflicto”, analizó el sociólogo Oscar René Vargas en aquel momento. Y no se equivocó.

Actualmente Coronel Kinloch se encuentra «nominada» para recibir sanciones de Estados Unidos. Es parte del grupo de siete funcionarios que el congresista Albio Sires propuso el pasado 7 de noviembre para que sean investigados por el Departamento del Tesoro.

Alba Luz Torres, ministra del Trabajo

Tomada de Canal 4

Llegó al cargo en diciembre de 2012 luego de que Daniel Ortega le aceptara la «renuncia» a su predecesora, Jeannette Chávez, que tampoco era conocida.

La salida de Chávez, se dijo en ese momento, pudo deberse al nombramiento de Enrique Espinoza Peña como viceministro para asuntos de Zonas Francas, algo que a ella la dejaba sin poder de decisión en ese tema y en un papel parecido al de Daysi Torres en la Alcaldía de Managua. También se especuló que fue «obligada a renunciar» por no estar de acuerdo con algunos lineamientos bajados desde El Carmen.

En la misma Gaceta que anunció la renuncia de Chávez, se informó el nombramiento de Alba Luz Torres. Según su currículum, es abogada y tiene estudios en administración pública y recursos humanos, entre otros. Fue profesora en la Uponic y directora de Función Pública del Ministerio de Hacienda y Crédito Público.

Su firma aparece en frecuentes decretos de asueto, pero la encargada de dar la noticia siempre es Rosario Murillo.

Rosa Adelina Barahona Castro, ministra de Defensa

Tomada del sitio de la Asamblea Nacional.

Está estrenando cargo. El pasado 21 de agosto la diputada sandinista y completa desconocida Rosa Adelina Barahona Castro fue elevada a ministra de Defensa en el Acuerdo Presidencial 127-2019 del régimen de Daniel Ortega.
Su antecesora fue la igualmente anónima Martha Elena Ruiz Sevilla, quien se desempeñaba como secretaria general del Ministerio de Defensa (Midef) desde marzo de 2013 y en febrero de 2014 fue designada titular. Rosario Murillo dio la alegre nueva a través de sus medios de comunicación, la felicitó por «representar a todas las mujeres» y después de eso no se volvió a saber de la ministra.

Antes del nombramiento de Ruiz Sevilla el cargo había estado vacante desde 2007, año del retorno de Ortega al poder. De hecho, uno de los primeros movimientos del ahora dictador fue una reforma a la Ley 290, que redujo poderes del Midef sobre el Ejército y le dio más facultades sobre las fuerzas armadas a él, que no llevaba ni un mes en la Presidencia.

El reciente ascenso de Barahona Castro se dio en el contexto de la grave crisis que atraviesa Nicaragua y en una dictadura ya consolidada. El Midef es una de las instituciones que en la primera mitad de este año recibieron un aumento de presupuesto en el gasto de planilla, con el propósito de mantener en funcionamiento el aparato represivo del régimen.

Hasta hace unos meses Barahona Castro era diputada por la circunscripción de Matagalpa y antes de pasar a ser ministra todavía pudo votar a favor de la Ley de Amnistía, aprobada por la aplanadora orteguista el pasado junio. Estudió psicología.

Jessica Yaoska Padilla Leiva, ministra de la Mujer

Tomada de Internet.

Si por algo se le ha conocido es por ser miembro activa de la Juventud Sandinista (JS), organización a la que pertenece desde que era una quinceañera. Jessica Yaoska Padilla Leiva tiene 28 años, es originaria de Managua y, desde el pasado jueves 14 de noviembres, la flamante titular del Ministerio de la Mujer.

De acuerdo con sus declaraciones a medios oficialistas, la joven cursó Relaciones Internacionales en la Universidad Iberoamericana de Ciencia y Tecnología (Unicit). Seguidamente, «gracias a nuestro buen Gobierno», consiguió una beca para estudiar una maestría en Ciencias Políticas en la Universidad de Chile.

El nombramiento de Jessica Yaoska Padilla Leiva implicó el traslado de Ángela Yadira Meza al Instituto Nicaragüense de Fomento Municipal (Inifom), donde ahora es asesora.

Ángela Yadira Meza… Tampoco le suena, ¿verdad? Desde la creación del Ministerio de la Mujer, en 2013, movimientos feministas han denunciado que la entidad hace poco o nada por las mujeres de Nicaragua. Anualmente el Presupuesto le asigna cerca de un millón de dólares y la mayoría se destina a salarios, viáticos y gastos administrativos. Eso sí, las mujeres designadas en posiciones ministeriales ayudan a que el país puntee bien cuando el Foro Económico Mundial mide la equidad de género.

En el informe de 2018 sobre la Brecha Global de Género, Nicaragua apareció en el «top cinco», solo detrás de Islandia, Noruega, Suecia y Finlandia, con una «reducción de 80.9 por ciento en la desigualdad entre hombres y mujeres».

Fanny Sumaya Castillo, ministra del Marena

Tomada de Internet.

Fanny Sumaya Castillo llegó al Ministerio del Ambiente y los Recursos Naturales (Marena) en mayo de 2019, tras la renuncia de María José Corea, quien estuvo en el cargo durante apenas un año y cuatro meses.

Corea, a su vez, había sustituido a Juana Argeñal, quien fue titular del Marena desde 2007 hasta noviembre de 2017, cuando puso su renuncia. Ella fue útil para la aprobación de la ley creadora del gran canal interoceánico, así como concesiones para explotación petrolera y minera. Durante su gestión se flexibilizaron los estudios de impacto ambiental.

Antes de su nombramiento Fanny Sumaya Castillo era codirectora del Instituto Nacional Forestal (Inafor). De Corea se sabía que no contaba con la experiencia necesaria para asumir esa cartera; de Castillo se conoce todavía menos.

Johana Flores, ministra de la Familia

Tomada de Canal 4.

Johana Flores es la titular designada al Ministerio de la Familia, Adolescencia y Niñez. Daniel Ortega la nombró en julio de 2018, en sustitución de Marcia Ramírez Mercado, hermana del escritor Sergio Ramírez Mercado, que estuvo a cargo de la institución desde enero de 2017.

Flores era la viceministra de esa cartera y se había desempeñado como directora de Adopciones. Ella también es una gran desconocida para la mayoría de la población nicaragüense.

Oscar Mojica Obregón, ministro de Transporte e Infraestructura

En abril de 2017 el Frente Sandinista eligió a Osca Mojica Obregón, mayor general en retiro, como presidente del Instituto Nicaragüense de Energía (INE), a pesar de que no tenía ni formación ni experiencia en el sector energético. Cuatro meses después renunció a ese cargo para asumir el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI).

En junio de 2019 fue sancionado por Estados Unidos, junto con Gustavo Porras, presidente de la Asamblea Nacional; Sonia Castro, ministra de Salud, y Orlando Castillo, director de Telcor. Sin embargo, ha permanecido en el cargo con las potestades administrativas de una figura decorativa.

La tarea de firmar «todos los documentos relacionados a la administración del ministerio» pasó a la ingeniera Rosa Argentina Guadamuz, nombrada secretaria general del MTI para esos fines.

El general en retiro Hugo Torres lo ha descrito como un hombre “recto, pero tal vez ortodoxo, conservador y leal al FSLN”.

Según el Departamento del Tesoro de Estados Unidos el exmilitar fue sancionado porque promovió la estrategia de “exilio, cárcel o muerte” para callar a la oposición. Asimismo, lo señala de administrar “una parte significativa de las finanzas personales y oficiales del presidente (Daniel) Ortega y de la vicepresidente (Rosario) Murillo, incluidas las inversiones en plantaciones de café y establecimientos hoteleros”.

Bosco Castillo, ministro de la Juventud

Antes de ser titular del Ministerio de la Juventud, fue durante años el coordinador nacional de la Juventud Sandinista (JS). Lo ratificaron en el cargo en 2013, año en que el Instituto de la Juventud fue elevado por Daniel Ortega a rango de ministerio.

Antes de eso fue nombrado director municipal de ornato en Managua, pero irónicamente como JS dirigió manifestaciones a favor de Ortega que incluyeron el manchado de paredes públicas.

Bosco Castillo ha sido uno de los brazos políticos del orteguismo en las calles.

Justa Pérez, ministra de Economía Familiar

Tomada de El 19 Digital

En junio de 2017 la ministra María Auxiliadora Chiong cayó en desgracia. El jueves 29 llegó a trabajar normalmente a las oficinas del Ministerio de Economía Familiar, Cooperativa, Comunitaria y Asociativa (Mefcca), pero no la dejaron entrar. En lugar de eso le quitaron su celular y la camioneta asignada.

La razón del descabezamiento, dijeron en ese momento fuentes de la institución, fue que un día antes Chiong se había atrevido a dar declaraciones a la prensa independiente, informando que el programa insignia Hambre Cero ya no era gratuito.

Diez días después fue reemplazada por la viceministra Justa Pérez, quien hasta la fecha ha logrado conservar su cargo de titular del ministerio. Un logro que debe destacarse, teniendo en cuenta que desde su creación, en 2012, por el Mefcca han pasado unos cinco ministros.

En realidad la persona a cargo del Mefcca es Sonia Porras, hija del diputado orteguista Gustavo Porras. Ella es directora general del ministerio y es quien rinde cuentas directamente a Rosario Murillo.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: