Nazismo policial en Nicaragua

Para vergüenza de la humanidad y desgracia de los nicaragüenses, en Nicaragua la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha revivido al nazismo, cuando menos en su forma de terrorismo policial

consejo, Humberto, Daniel

Aunque ya es habitual en Nicaragua, no deja de sorprender la brutalidad de la Policía que hasta 2007 era Nacional y estaba al servicio de todos los nicaragüenses, pero ahora es solo un ciego instrumento represivo de la dictadura.

Este lunes, mucha gente pudo ver la transmisión en vivo y directo del asalto perpetrado por una banda de policías orteguistas a la vivienda de una respetable familia opositora de la ciudad de León.

Y muchas personas más han visto el video difundido masivamente, de aquel operativo criminal que parecía ejecutado por la policía nazi de Adolfo Hitler en la Alemania de los años de 1933 a 1945.
Sobre la extrema brutalidad de la policía nazi existen muchos documentos escritos y una gran cantidad de películas documentales e históricas, que transmiten a menudo algunas cadenas internacionales de televisión con el interés de que aquella irracionalidad criminal no se olvide ni vuelva a ocurrir.

Sin embargo, pasaron más de 70 años desde que cayó el régimen nazi pero sus brutalidades se repiten en países como Nicaragua, donde impera una dictadura que viola los principios de humanidad, donde lo peor de la naturaleza humana se ha encarnado en quienes mandan, y en sus protectores que reprimen con ferocidad a las personas que piensan distinto y quieren vivir en libertad y democracia.

Eso se pudo comprobar este lunes al ver en vivo lo ocurrido en León. Una patrulla de la Policía de León encabezada por el propio jefe policial asaltó la casa de la familia Reyes Alonso. Los policías derribaron a golpes de mazo la puerta de hierro del inmueble y sin orden judicial de allanamiento entraron violentamente a la vivienda, donde se encontraba entre otras personas una anciana de 94 años. Los policías golpearon brutalmente a varios miembros de la familia, los amarraron y mediante torturas los obligaron a pedir perdón a los dictadores y sus guardianes policiales y turbas. Además, se llevaron computadoras y otras pertenencias familiares y después la Policía quiso justificarse con un comunicado diciendo que la familia agredida es investigada por tráfico de drogas.

Se trata, repetimos, de un comportamiento propio de la policía nazi. En la Enciclopedia del Holocausto se relata que por instrucciones de Hitler el verdugo nazi Heinrich Himmler convirtió a la policía profesional común en un instrumento de terror. Los policías uniformados y no uniformados, se dice en esa publicación electrónica, “usaban métodos brutales y crueles en toda Alemania para identificar y arrestar a oponentes políticos y otras personas que se negaran a obedecer las leyes y las políticas del régimen nazi”.

El nazismo fue derrotado en 1945, Hitler y su mujer se quitaron la vida antes de que los apresaran, Himmler fue capturado y se suicidó para no enfrentarse a la justicia, muchos jefes nazis fueron juzgados y condenados a la horca o largas penas de prisión.

Sin embargo, para vergüenza de la humanidad y desgracia de los nicaragüenses, en Nicaragua la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo ha revivido al nazismo, cuando menos en su forma de terrorismo policial.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: