Diputados orteguistas pretenden reformar la Constitución con la excusa de nombrar a «nuevos héroes nacionales»

De ser aprobada esta reforma se incorporaría como héroes nacionales a los caciques Diriangén, Nicarao, el presbítero Tomàs Ruíz y a Blanca Aráuz esposa de Augusto C. Sandino

La junta directiva de la Asamblea Nacional activó este jueves el proceso de reforma parcial de la Constitución Política de Nicaragua, para que una comisión especial discuta la propuesta de incorporar a los caciques Diriangén, Nicarao, el presbítero Tomás Ruiz y a Blanca Aráuz (esposa de Augusto C. Sandino) entre el listado de héroes nacionales.

Sin embargo, que el régimen orteguista a través de sus diputados abra una reforma constitucional ha activado las alarmas entre la oposición agrupada en la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB), que teme que sea un mecanismo para hacer otros cambios políticos e incluso electorales, a favor de los intereses del dictador Daniel Ortega.

Para Violeta Granera, miembro de la UNAB, no es creíble que los orteguistas de forma sorpresiva vayan a modificar la Constitución solo para ampliar el listado de héroes nacionales, y teme que esto se aproveche para hacer reformas profundas para restringir derechos fundamentales o cambios al sistema electoral a la medida de la dictadura.

Sospechosa reforma

“No puede ser menos que sospechosa. Primero, porque es ridículo que en medio de una crisis de la magnitud que han provocado estén pensando en ese tipo de medidas superficiales”, señaló Granera.

Un segundo factor de desconfianza para la UNAB es que conociendo al dictador Ortega no sería extraño que, también de forma sorpresiva, alegando que ya está activo el mecanismo de cambios a la Constitución, envíe sus propias reformas para reforzar su sistema autoritario para cortar la posibilidad de que los sectores sociales, empresariales, de estudiantes y campesinos que conforman el nuevo bloque opositor, se presenten en las elecciones del 2021.

“Puede esconder la intención de abrir el mecanismo de reforma parcial a la Constitución con ese pretexto, y salir con reformas importantes que sigan lesionando nuestros derechos constitucionales. No sería algo inusual”, refirió Granera.

La iniciativa de Ley de adición al Preámbulo de la Constitución la presentaron los setenta diputados orteguistas el pasado 25 de noviembre.

Puede interesarle: Diputados orteguistas aprueban orden «Carlos Fonseca Amador» para premiar a parapolicías y fanáticos del régimen

Tras el estallido de las manifestaciones sociales en abril del 2018 ha surgido un nuevo frente de oposición representado en la UNAB y la Alianza Cívica desde donde trabajan en conformar una coalición nacional opositora, que también incluya a partidos políticos para participar unidos en los comicios del 2021 contra el gobernante Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

Ortega con sus diputados impusieron reformas constitucionales en el año 2014 donde se eliminó la prohibición a la reelección a la Presidencia , además del mínimo de votos necesarios para ser nombrado presidente.

La Comisión Especial Constitucional está integrada por los siete miembros de la junta directiva, presidida por el orteguista Gustavo Porras, quien está sancionado por Estados Unidos y Canadá por violación de derechos humanos en Nicaragua.

Lea además: Legisladores del régimen Jacinto Suárez y Wilfredo Navarro defienden torturas cometidas por la Policía Orteguista

Los jefes de las bancadas del PLC, de ALN-PLI-Apre y de la oficialista sandinista también son parte de la Comisión Especial parlamentaria a cargo de revisar la propuesta de incorporar al presbítero Ruiz y los caciques Nicarao y Diriangén como héroes nacionales, junto a Blanca Aráuz.

La actual Constitución establece en su artículo 192 que la Comisión Especial “dictaminará en un plazo no mayor a los setenta días” la propuesta de reforma a la Carta Magna. “La iniciativa de reforma parcial deberá ser discutida en dos legislaturas” para que sean vigentes, establece ese mismo artículo.

Apuran aprobación

Los diputados Alfredo César, del Partido Conservador (PC); Jimmy Blandón y Maximino Rodríguez del Partido Liberal Constitucionalista (PLC), explicaron que la bancada del FSLN juega con los tiempos a su favor, por cuanto presentaron la propuesta para incluir a cuatro nuevos héroes nacionales cuando faltan 18 días para que finalice la actual legislatura.

Mientras Granera, de la UNAB, recordó que la dictadura “ha hecho importantes reformas de manera ilegal en el pasado”, lo que sumado a “lo intempestivo” de la nueva propuesta de modificación presentada por los diputados orteguistas “cercano a las fechas de Navidad y con la posibilidad de refrendar reformas en la segunda legislatura de enero 2020, es, repito, más que sospechosa”.
El próximo 15 de diciembre se cierra el trabajo parlamentario del presente año. Conforme la Ley Orgánica del poder legislativo, el 9 de enero de cada año se da la sesión de instalación de la nueva legislatura. Eso significa que en dos meses el FSLN habrá modificado la Carta Magna sin mayores obstáculos.

“Lo que debería de estar haciendo Ortega es liberando a todos los presos y presas políticos, cesando la reprensión y sentándose a discutir las reformas que habrá que hacer para darle una salida cívica y electoral a esta tragedia que ha provocado en Nicaragua. Todo lo demás es prolongar la agonía de su régimen y la justa indignación de la ciudadanía”, expresó Granera.

Ortega rompió el diálogo que sostenía con la Alianza Cívica que ha demandado la liberación de los presos políticos, el cese de la represión y restitución de las libertades fundamentales.

Un punto de exigencia es acordar reformas electorales y de la Constitución para que se celebren elecciones antes del 2021, cuando se le vence el tercer período consecutivo de Ortega en el poder.
Aunque Ortega se niega a esas reformas, en la UNAB “seguimos exigiendo el adelanto de elecciones limpias, transparentes y competitivas”, afirmó Granera.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: