Nicaragüenses aguantan desvelos, sol, calor y varias horas de pie por conseguir un empleo, más escaso desde estallido de la recesión

Tras la crisis sociopolítica, el desempleo ha venido incrementando y se espera que se siga aumentando, según proyecta la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Con el objetivo de conseguir un puesto laboral en una empresa, muchas personas madrugaron este lunes, sin embargo, las posibilidades son reducidas por las pocas plazas. LAPRENSA/O. NAVARRETE

Eran las 12:00 del mediodía de este lunes, el sol era implacable y más de trescientas personas tenían horas haciendo fila, esperando un turno para poder aplicar a un puesto de trabajo en una empresa en Managua, había personas de los departamentos, jóvenes y adultos, que desde que vieron la convocatoria en las redes no la pensaron dos veces en participar.

Tras la crisis sociopolítica, el desempleo ha venido incrementando y se espera que se siga aumentando, según proyecta la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides).

Alejandra Mejía llegó a las 7:40 de la mañana, cuando la fila ya daba vuelta a la manzana. Pensó que sería una de las primeras personas porque habían citado a las 8:00 de la mañana, pero no fue así.

“Yo vi la convocatoria en Facebook, pero pensé que no iba a venir tanta gente; hay gente que no aguantó y se fue, los primeros que entraron estaban aquí desde las 3:00 de la madrugada, hay gente de Granada, de Chinandega, de otros departamentos, y es que usted sabe que conseguir empleo está duro. Yo estudié periodismo y no he encontrado empleo, he hecho pasantías en varias empresas, pero no me dejan porque dicen que ahorita no están contratando. Yo estoy aplicando para arreglar cuaderno”, dijo Mejía.

Lea además:Funides cree que el régimen de Ortega está haciendo muy poco para proteger el empleo y contener el aumento de la pobreza

Además para aplicar a este puesto de trabajo, Mejía tuvo antes que enviar su currículo a la empresa, llenar un formulario y presentarlo en la entrada antes de pasar a la entrevista. Según la convocatoria, solo se iban atender a las primeras trescientas personas, pero llegaron más de esa cifra, comentaron personas que hacían fila desde muy temprano.

Luis Vallejo fue otro desempleado que llegó a la feria laboral, iba aplicar a ayudante de bodega, pese a ser técnico en contabilidad.

“Desde hace diez meses perdí mi trabajo, era auxiliar de contabilidad en una empresa que tuvo que cerrar, yo soy técnico en contabilidad pero estoy aplicando a bodega porque no había otra oportunidad y uno quiere trabajar, no importa de lo que sea”, dijo Vallejos.

Lea también:The Economist Intelligence: desempleo en Nicaragua rozará el 10 por ciento en el 2020 como consecuencia de la crisis sociopolítica

Recientemente la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social advirtió que las medidas económicas que el régimen de Daniel Ortega está adoptando para contener los efectos de la recesión no están protegiendo el empleo y los ingresos de los más vulnerables de la población.
Desempleo crecerá

Según Funides, en el 2017 había 121,000 nicaragüenses que estaban buscando empleo y no encontraban, pero esta masa se habrá ensanchado a 237 mil al finalizar 2020.

Es decir, en 33 meses de crisis económica y política (abril 2018-diciembre 2020) unos 116 mil nicaragüenses habrán quedado sin trabajo y tampoco habrán podido recuperarlo en un contexto de caída de varias actividades económicas y menor inversión privada.

Solo este año se espera que 49,000 nicaragüenses caigan en el desempleo y el próximo año otras 10,000 personas.

“La recesión económica ha influido en el aumento del desempleo, la disminución del PIB per cápita y el incremento en los niveles de pobreza. Dado a que se proyecta una contracción del 1.1 por ciento para el 2020”, detalla Funides en su informe de coyuntura de noviembre.

Puede interesarle:Funides: «Los hogares se tienen que preparar para malos tiempos, para los meses que vienen»

Jazmina Obando, otra de las personas que llegó a la feria laboral, comentó que a raíz de la crisis en su casa quedó desempleada ella y su esposo, y a la fecha no han logrado ubicarse, y para poder mantenerse ellos y a sus dos hijos hacen churros y pastelitos, pero lo poco que ganan apenas le da para la comida.

Luis Acevedo fue uno de los últimos en llegar, pero dijo que no se iría hasta pasar, “aunque me digan que no, por lo menos lo intenté”.

Mayor pobreza

Como consecuencia de los retrocesos, más de dos millones de nicaragüenses al término de 2020 estarán sobreviviendo con menos de 1.76 dólares (unos sesenta córdobas) al día, que es la línea de pobreza utilizada por Funides para realizar sus cálculos.

A criterio de técnicos del centro de pensamiento, el poco esfuerzo que ha hecho el Ejecutivo para contener la caída del consumo de los hogares, el aumento del desempleo y el deterioro del poder adquisitivo provocarán que la tasa de pobreza se sitúe en 31.9 por ciento al finalizar el próximo año, un nivel no visto después de 2014.

Desde hace cinco años, cuando la pobreza golpeaba a casi tres nicaragüenses por cada diez, este flagelo había retrocedido significativamente hasta 2017, cuando la tasa se ubicó en 20.1 por ciento, lo que refleja el impacto de la crisis política en el bienestar de los nicaragüenses.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: