Régimen orteguista toma represalias contra reos políticos cuyas madres estuvieron en huelga de hambre

Dos presos políticos fueron aislados en celdas de castigo, luego que sus familiares se declararan en huelga de hambre en la Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya.

Madres de presos políticos exigen libertad de sus hijos en las afueras de los juzgados de Tipitapa. LAPRENSA/R. Fonseca

Familiares de presos políticos denunciaron este lunes represalias perpetradas por el régimen de Daniel Ortega en contra de sus parientes que permanecen en las celdas del Sistema Penitenciario Jorge Navarro, conocido como «La Modelo».

Martha Alvarado, madre del preso político Melkissedex López Ferrey, afirmó que el pasado 25 de noviembre -durante la visita familiar- su hijo le informó que mientras ella y su esposa, Luisa Guevara, estaban en huelga de hambre, en la Iglesia San Miguel Arcángel de Masaya, él fue aislado por 8 días.

«El día de la visita familiar mi hijo me contó que lo tuvieron aislado como represalia porque nosotras nos habíamos declarado en huelga de hambre, lo tuvieron 8 días solo en una de las celdas de la Galería 6», denunció Alvarado.

El reo político Melkissedex López fue aislado por 8 días como represalia a las acciones de resistencia que realizan familiares de presos políticos. Foto: Cortesía.

La madre de López dijo que -durante esos 8 días- a su hijo no lo golpearon y no le cortaron sus alimentos. No obstante, indicó que el joven quedó mal de salud, con problemas en la piel y lucía más delgado, ya que, los alimentos que le proveían eran los del penal y el reo político prefería no ingerirlos, puesto que en otras ocasiones le han provocado malestares estomacales.

«Los custodios le pasaban los alimentos, pero a mi hijo le daba desconfianza comer o beber lo que le daban, entonces, los otros presos buscaban cómo pasarle comida, pero el pobrecito salió flaquito y desmejorado, lo encontré enfermo de la piel y se miraba que había bajado unas 10 libras en esos días de aislamiento», señaló la madre de López.

El reo político fue extraído de su celda el 15 de noviembre, 24 horas después que su madre y su esposa, junto a otros parientes de presos políticos y manifestantes, iniciaran una huelga de hambre en Masaya.

Lea también: Familiares de presos políticos anuncian que van a huelga de hambre este jueves

Diana Lacayo, coordinadora de la Asociación de Familiares de Presos Políticos (AFPP), también denunció que, además del caso de López, el reo político Marcos Antonio Campos fue aislado -por 7 horas- en una celda de castigo, conocida como la «300».

Lacayo, madre del preso político Scannierth Merlo Lacayo, explicó que la condición de salud de Campos continúa delicada, luego que sus parientes denunciaron que estaba defecando y orinando sangre el pasado 30 de octubre.

«Marcos sigue mal de salud y le hacen eso en represalia porque nosotras las madres decidimos hacer huelga de hambre, si le llega a pasar algo a cualquiera de nuestros presos será culpa de los directores del Penal y de este régimen», aseveró Lacayo.

El abogado defensor de Campos, Arnulfo López, reveló que su representado desde hace 15 días -según lo que le han referido los parientes del reo político- permanece aislado en una de las celdas del Penal.

Lea también: Madres suspenden huelga de hambre para preservar la vida del padre Edwin Román

«Nosotros hemos agotado todos los recursos para exigir la atención para mi representado, pues el joven desde octubre pasado ha presentado sangrados en sus heces y orina, ahora, sabemos que se le está tratando el sangrado, pero ahora vomita sangre según lo que me comentan sus familiares, las autoridades judiciales ya han girado orden a la dirección del penal, pero siguen sin cumplir», criticó el abogado defensor.

Asimismo, aseguró que el hecho de que los reos políticos sean aislados como método represalia sobre las acciones que realizan sus parientes en demanda de su libertad, el penal está infringiendo sus mismos reglamentos.

El reo político Marcos Campos continúa mal de salud, pero el Penal se niega a acatar órdenes del judicial. Foto: Cortesía

«Un reo no puede ser aislado solo por represalia, eso se realiza solo cuando un reo infringe el reglamento, es decir, por golpear a sus compañeros o custodios, cosas por el estilo, pero si ellos no han cometido ninguna falta no tendrían por qué ser aislados. Al realizar estos actos el penal también está cometiendo actos de tortura, porque el encierro también afecta psicológicamente», afirmó Arnulfo López.

Lesli Rayo, madre del preso político Francisco Javier Rayo, también denunció que su hijo ha sido amenazado de ser llevado a la celda de castigo conocida como la «300».

«La amenaza latente que tenemos ahorita es que están aislando a nuestros presos, a mi hijo lo amenazaron, lo quieren poner en la 300, la 2, la 6 o la 8 baja, régimen bajo el que solo los podríamos ver una vez al mes y donde está lo más dañino del Sistema Penitenciario, cuando ellos son muchachos decentes, inocentes y con pensamientos de Nicaragua libre, los amenazan con eso solo porque nosotras seguimos demandando su libertad», dijo la madre de Francisco.

Los familiares de los reos políticos han advertido que continuarán exigiendo la libertad de sus parientes desde las calles. Alvarado sentenció que está tomando fuerzas para seguir en las calles demandando la libertad de su hijo y la de todos los presos políticos.

«Mi hijo me pidió que deje de hacer este tipo de acciones porque me pueden matar o encarcelar, me dice que me quiere encontrar cuando salga de la cárcel, pero ninguna de las madres va a dejar la calle hasta que nos liberen a nuestros hijos, yo no me puedo quedar quieta si mi hijo está encerrado injustamente», sentenció Alvarado.

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: