Llegan las cenizas del nicaragüense que murió en un accidente de tránsito en España

Familiares de la víctima tuvieron que incinerar el cuerpo del joven porque no consiguieron apoyo de ninguna instancia gubernamental

Las cenizas de Jairo Iván Peralta, quien perdió la vida al haber sido arrollado por un tren el 20 de noviembre en una zona de España, llegó la tarde de este martes. LA PRENSA/Cortesía

Las cenizas de Jairo Iván Peralta, quien perdió la vida al haber sido arrollado por un tren el 20 de noviembre en una zona de España, llegó la tarde de este martes, después que sus familiares tuvieran que incinerar su cuerpo porque no recaudaron los 8 mil euros que se necesitaban para repatriar el cuerpo.

Después de su arribo a Managua, los restos serán trasladados a su tierra natal de la comunidad El Pire, zona del municipio de Condega, en el departamento de Estelí, donde será velado y sepultado en un cementerio de esta misma localidad, según confirmó un familiar.

Lea Además: Un muerto y un lesionado dejan accidentes de tránsito en Carazo

Peralta tenía apenas 11 días de haber partido de una zona conocida como La Labranza número dos de la comunidad El Pire, Condega, hacia España, y ya estaba trabajando con un marroquí. La mañana del miércoles 20 de noviembre viajaba a bordo de una furgoneta en una región conocida como Manzanares, en Ciudad Real, cuando por despiste del conductor, invadieron la línea del ferrocarril y fueron impactados en ese momento por un tren de mercancías, según señaló el diario El País.

“Se necesitaban más de 8 mil euros, aunque las autoridades de España ya nos habían dicho que se gastaría unos 11 mil euros para cubrir todos los gastos para trasladar desde ese país el cuerpo, y como nadie nos ayudó, a pesar que solicitamos ayuda de las autoridades de la alcaldía del municipio de Condega y de otras instancias del gobierno”, dijo un familia.

Puede interesarle: Un peatón y dos motociclistas mueren en accidentes de tránsito en Matagalpa

Alfredo Peralta explicó que hicieron múltiples gestiones con instancias gubernamentales y de la municipalidad de Condega para conseguir apoyo para la repatriación de su primo Jairo Iván Peralta, pero lo único que se consiguió fueron unos 2,500 euros que aportaron familiares, amigos, vecinos y conocidos de la víctima que están fuera del país.

“Con eso se evitó que a mi primo lo terminaran sepultando en España, y lo más que se logró fue que se incinerara su cuerpo y traerlo, porque hoy llegan sus restos, las cenizas para darle santa sepultura en el cementerio municipal de Condega”, dijo Peralta.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: