La última carta del Diriangén ante Managua FC, el primer equipo que aspira al doblete en 23 años

La Copa Nicaragua define este miércoles por la noche al primer campeón y los diriambinos llegan con cierta ventaja

El colombiano Francisco Vargas intentará superar al hondureño Marel Álvarez. LAPRENSA/ CORTESÍA/ DIRIANGÉN

La gloria le espera a uno y el calvario al otro. Todo dependiendo de cómo se llame al que le toque lo primero y segundo respectivamente. Para el Diriangén es negro o blanco, para el Managua FC el color puede cambiar porque aún tiene en juego una segunda opción de reivindicación —la Final de Liga Primera— en la que ya no tendrá margen de error.

Puede interesarte: Flavio Da Silva encuentra el éxito en Nicaragua tras sobrevivir cinco meses en Brasil con canastas básicas que le regalaban

El primer título de la temporada, la Copa Nicaragua, conocerá este miércoles (7:00 p.m.) al nuevo monarca en el retorno de este certamen en el Estadio Nacional de Futbol. El Diriangén llegan con la ventaja en el papel porque terminó sin goles en el partido de ida y un empate o victoria lo lleva a la gloria. En cambio los Leones solo les vale conseguir el triunfo.

La Copa Nicaragua es la última carta del Diriangén. La tropa de Flavio Da Silva viene de quedar eliminada ante el Real Estelí en la semifinal de Liga Primera, instancia donde no era favorito para estar dentro de los protagonistas, pero desde la llegada del entrenador brasileño el plantel se transformó saliendo del descenso a la final de Copa en 40 días manteniendo una racha de invicta de 14 partidos sin perder —10 victorias y cuatro empates— en todas las competencias.

Difícil doblete

El Managua FC es el primer equipo que aspira al doblete en los últimos 23 años. Los Leones Azules es el único favorito que ha cumplido de principio a fin con esa expectativa, llegando a las dos finales en las cuales estaba llamado a competir. Quedarse con la corona en ambos torneos es una tarea muy complicada por el desgaste físico que conlleva.

Los Leones Azules vienen de jugar dos partidos de 120 minutos cada uno —repechaje y semifinal de vuelta— que superaron en la tanda de penaltis. El Diriangén está más descansado porque se clasificó directo a semifinal y sus dos encuentros de esa instancia se resolvieron en tiempo reglamentario.

El Diriangén no tiene margen de error. Si hoy no conseguí el título se quedan con las manos vacías y la sensación de haber merecido más. El Managua FC tendrá una oportunidad más para cumplir las exigencias iniciales.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: