Silvio Báez: “Al finalizar este año deseo sobre todo la libertad de los presos políticos”

Báez nombrado presidente honorario del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, demandó el cese de la represión, la restitución de los derechos humanos y la reapertura del diálogo nacional 

“Al finalizar este año deseo sobre todo la libertad de los presos políticos, el cese de la represión en todas sus formas, la restitución de los derechos personales y sociales y la reapertura del camino del diálogo que nos lleva a encontrar una solución pacífica y constitucional a la crisis que vivimos”, expresó monseñor Silvio Báez, a través de un video proyectado durante el nombramiento de presidente honorario del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra para el 2020, de parte del consejo de Hispamer e intelectuales nicaragüenses.

Báez recordó que su relación con este centro se remonta varios atrás, a través de la participación en actividades culturales, entre ellas, la presentación de sus tres libros, su presencia en diálogos culturales y religiosos; así de “momentos oscuros y dolorosos  e inciertos que vive Nicaragua”.

Lea: Obispo Báez a presidente Ortega: «Nadie es eterno, mas que Dios»

Por su lado Jesús de Santiago Blanco, gerente de Hispamer, expresó que este “nombramiento honorífico a Báez reconoce su “sentido humano, su defensa de los derechos humanos y las libertades públicas y por su capacidad intelectual”.

Recordó que Báez presentó tres de sus libros “El silencio de Dios” su obra honoris causa en Roma; “Quién causa tanta alegría”, y un libro sobre sus twitter, una parte de ellos sobre la crisis del 2018.

También  se hizo entrega de un diploma que acredita a Báez como el presidente honorario. Ante la ausencia de Báez,  fue recibido por monseñor Miguel Mántica.

Lea también: Canciones sobre la libertad de presos políticos recobran vigencia ante nueva escalada de represión en Nicaragua

Durante la proyección del video,  Báez instó a los nicaragüenses  a “comprometerse, desarrollar  y fortalecer estos campos de la libertad del pensamiento en los cuales la cultura sea asumida como resistencia”.

Asimismo precisó que debe verse como un servicio a la paz, y “no como engañoso equilibro o sometimiento, sino como fruto de la justicia. Una cultura que privilegia hoy a los autores emergentes que significa el cambio en Nicaragua. Los pobres, los jóvenes y las mujeres”.

Doribel Castro de la junta directiva de Hispamer hace entrega a monseñor Miguel Mántica, de diploma que acredita a monseñor Silvio José Báez como presidente honorario del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra. Le acompaña Jesús de Santiago, gerente de Hispamer . LA PRENSA/Roberto Fonseca

Cuestionó el totalitarismo y políticas dictatoriales

También cuestionó el egoísmo, los que ignoran la justicia e  imponen los bienes por encima del ser humano. Así los sistemas “que intentan imponer  la uniformidad y el pensamiento único llevando al totalitarismo y políticas dictatoriales como las que hemos sufrido tantas veces”.

E invitó a soñar y recuperar el sentido de la democracia en una nueva Nicaragua donde se respete la dignidad y los derechos de todos y todas los nicaragüenses, y construir una sociedad de paz, respeto la creación, y una educación  de excelencia.

Recomendó no perder la memoria histórica para no “repetir los errores del pasado”, y que tengamos capacidad de diálogo para que nos podamos entender. Al concluir su mensaje, invitó a contemplar a Jesús, el hijo de Dios como modelo de ser humano, quien enseña que el camino «no es el enfrentamiento con los demás”, la rivalidad o agresión, sino de la construcción de una sociedad en fraternidad.

2018: la presidencia honoraria fue dedicada a los héroes y mártires

En sus 29 años de fundación, el año pasado fue el único que Hispamer no conmemoró. La presidencia honoraria fue dejada en blanco como un tributo a los héroes y mártires del 2018, y para que “cada uno elija quien fue su héroe, quien fue su encarcelado, incluyendo policías”, señaló Blanco.

Resaltó que el Centro Cultural ha mantenido su visión de desarrollo de las libertades, cultura, educación y respeto al derecho humanos de todos al margen de banderas e ideologías. Y que a pesar de todo este espacio ha sido asediado por la Policía y fiscalizado permanentemente por las instituciones del Gobierno.

Lea además: Aparece «Somos Nicaragua», primer disco de Uriel Flores en solidaridad con exiliados y campesinos reprimidos por dictadura

Al finalizar este año 2019, «este espacio ha registrado más de 200 actividades», agregó. Figuran exposiciones de pintura, presentaciones de libros, teatro, talleres, conciertos de música, proyecciones de cine, conversatorios de libros foros, conferencias de líderes políticos, cívicos y de derechos humanos.

En este mismo evento cultural, Jesús de Santiago Blanco hizo la entrega oficial de la dirección general de Hispamer y del Centro Cultural Pablo Antonio Cuadra, a sus hijos Arturo y Fernando de Santiago, quienes han trabajado los últimos cinco años en las subdirecciones.

“Nicaragua, nicaragüita” en clausura

LA PRENSA/Roberto Fonseca

Con la canción “Nicaragua Nicaragüita” del cantautor nicaragüense Carlos Mejía Godoy fue clausurado este evento. El cantautor Juan Solórzano, acompañado de músicos compartió su repertorio con temas musicalizados sobre versos de Rubé Darío, Pablo Antonio Cuadra, de su autoría dedicada al niño Mártir Álvaro Conrado y otras del son nica.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: