Transformación total en los entrenamientos: Así se prepara el excampeón Cristofer González para recuperar su título mundial

A las 6:00 a.m. todavía está oscuro en Miami. No ha salido el sol y Cristofer "el Látigo" González sale de su cuarto junto a su entrenador Wilmer Hernández para empezar la primera sesión de entrenamiento del día

A las 6:00 a.m. todavía está oscuro en Miami. No ha salido el sol y Cristofer «el Látigo» González sale de su cuarto junto a su entrenador Wilmer Hernández para empezar la primera sesión de entrenamiento del día. Bien pueden correr entre 10 y 11 kilómetros o trabajar velocidad. El excampeón está fuera de toda órbita que lo pueda desajustar. Luego regresa para desayunar y seguir descansando. Tras el almuerzo, el cual puede consistir en pescado al vapor se alista para ir al gimnasio a las 4 de la tarde. Ahí comienza con los nuevos ajustes.

Cristofer González entrenando en Miami.

Hernández afirma que se ha hecho una combinación de escuela cubana con el plan ya establecido desde Nicaragua. «Para cuando se enfrentó a Higa se hicieron 160 asaltos de sparring, esta vez llevamos 90, pero más de 200 asaltos de escuela cubana, no es igual pero es otro aspecto en este campamento que se ha implementado al combinarnos un poco con el Moro Fernández.  La idea es que Cristofer se vea más rápido y flexible», indicó el adiestrador. Cuando le pregunto sobre el temor de causar confusión en un boxeador capacitado para el choque, responde: «Ojalá Dios quiera que no. La idea es aprender cosas nuevas, pero sin perder la esencia. En el combate le quiero sacar provecho a la distancia de Cristofer. No precipitarnos a intercambiar desde temprano. El mexicano solo sabe hacer eso, Cristofer es mejor boxeador y presenta mejores recursos. En los sparrings se ven los ajustes y está respondiendo bien», agregó.

Te puede interesar: Leonardo Crawford no fue seleccionado en el draft de la Regla 5 y sigue con Dodgers

El Látigo suda sin parar durante dos horas que parecen interminables. Finaliza con la conocida exigencia de Hernández. «No me ha pedido cacao. Está muy fuerte físicamente. Está haciendo todo a cabalidad. Se le ha metido más desplazamientos, también la parte cubana consiste en mucha trabajo técnico y táctico, en eso ha trabajado el Moro, luego yo lo tomo para seguir ejecutando parte de mi plan», señala.

Para Hernández Julio César Martínez, rival de Cristofer por el cetro del CMB de las 112 libras el próximo 20 de diciembre en Arizona, es un peleador «guerrero». «Va para adelante, tiene esa mano izquierda muy buena, pero mala defensa. Miré unos videos de él entrenando y se ve rápido, querrá meter ese gancho de izquierda, pero estamos preparados para eso», dice con mucha confianza el adiestrador que estuvo en la primera pelea dirigiendo a Román González contra Rungvisai.

La idea para el día del combate no es un secreto: mantener la distancia en la primera parte para desgastar al mexicano y matar en la segunda parte. «Nosotros vamos a tomar el riesgo necesario para que ese combate no se vaya a las tarjetas. El mexicano será protegido, salió envenenado con sustancias prohibidas y fue perdonado. Tendremos todo en nuestra contra, así que vamos a noquear.  Creo que esto se terminará en el noveno asalto», finaliza Hernández.

Lea además: Buen futbol, conatos de pleitos y expulsiones polémicas: Así fue la coronación del Managua FC en Copa Nicaragua

Concluye la sesión de este jueves y González finaliza en 114 libras, dos encima de la categoría. El lunes piensa salir a Arizona en 112 en lo que será el inicio del camino a la reconquista de su cetro perdido en diciembre de 2018. El destino hasta el momento le ha sonreído al Látigo, tan solo a un año después de caer en Inglaterra y perderlo todo, ha tenido su oportunidad de redención. Sus puños dirán la última palabra.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: