Estados Unidos mejorará seguridad cibernética antes de elecciones

El objetivo es evitar una repetición de la intromisión cibernética bien documentada de Rusia en la votación de 2016

En esta foto del 29 de enero de 2019 se ve al director de la Agencia de Seguridad Nacional de EE.UU., general Paul Nakasone, director del Comando Cibernético, testificando ante la Comisión de Inteligencia del Senado en el Capitolio en Washington, D.C. Voz de América/AP

A medida que las elecciones estadounidenses de 2020 se aproximan, garantizar su transparencia y protegerlas de la manipulación extranjera se ha convertido en algo primordial para los funcionarios electorales y legisladores estadounidenses.

El objetivo es evitar una repetición de la intromisión cibernética bien documentada de Rusia en la votación de 2016.

El senador Chris Van Hollen, demócrata por Maryland, hablando en un evento recientemente en el Center for Strategic and International Studies en Washington, señaló que los 50 estados sintieron las consecuencias de la intromisión rusa en el proceso electoral de 2016.

«Entonces, ¿cómo se beneficia Rusia ahora de interferir o cualquier país que interfiera? Bueno, crea división dentro del país. Obviamente, si interfieren en nombre de un candidato en particular, eso puede afectar el resultado de una elección».

Van Hollen y los expertos en el panel señalaron que los países más conocidos por los ciberataques entre ellos, Rusia, siguen perfeccionando sus técnicas.

Lea además: EE.UU. recomendó a Rusia reconocer a Guaidó como presidente de Venezuela

«El primer apagón causado por piratas informáticos, que ocurrió en Ucrania en diciembre de 2015, Rusia estaba llevando a cabo la guerra cibernética, en parte como una experimentación, estaban utilizando Ucrania como un laboratorio de pruebas para las técnicas de guerra cibernética. Estaba claro, se derramaría y golpearía al resto del mundo. ¡Y eso es exactamente lo que sucedió!”, dijo Andy Greenberg, periodista de Wired.

Alex Crowther, de la Universidad de Defensa Nacional, dijo que Rusia ha estado activa en el ciberespacio durante más de una década. Estonia fue atacada en 2007, Georgia en 2008. Estados Unidos es ahora un objetivo. Crowther dice que los rusos trabajan para mantener su interferencia cibernética bajo el radar.

«Están operando en lo que se llama la zona gris. Está por debajo del umbral de la guerra», indicó Crowther.

Andy Greenberg de Wired cree que la mejor manera de lidiar con el problema es que la comunidad mundial se una y cree estándares internacionales que prohíban la intromisión cibernética.

Puede interesarle: Guatemala busca más visas para sus trabajadores en EE.UU.

«Tenemos que tratar de refrenarnos unos a otros, debemos mantenernos como una comunidad global a ciertos estándares, no usar estos ataques cibernéticos contra civiles. Y eventualmente tenemos que trabajar para algo así como una especie de Convención de Ginebra para la guerra cibernética. Josh Korman, del Consejo Atlántico, ha llamado a zonas de exclusión aérea para la guerra cibernética, donde puedes, por ejemplo, atacar objetivos militares, pero si haces un ataque cibernético contra un hospital, eso es un crimen de guerra y vas a La Haya”, señaló Greenberg.

El entrenamiento para mantenerse seguro en la web también es clave, dice Alex Crowther.

«El 90% de los ciberataques exitosos comienzan con un ataque de suplantación de identidad (phishing). Imagina un país donde la gente vio noticias falsas y dijo ¡Mira, son noticias falsas! Finlandia ha logrado eso… Por lo tanto, el uso responsable de la información y la tecnología de la información es realmente muy importante».

Lea también: Genaro García Luna: EE.UU. detiene por vínculos con el Cartel de Sinaloa al exjefe de Seguridad Pública de México

Pero el problema no va a desaparecer, el gasto del sector público y privado en seguridad cibernética ha aumentado más del 35% en los últimos 15 años y se espera que continúe aumentando.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: