Sanciones de EE.UU. a DNP ponen en jaque compras y abastecimiento de combustibles en Nicaragua. ¿Petronic de testaferro?

A criterio de analistas DNP tiene un plazo de 30 días para definir sobre cómo va a lograr seguir operando tras las sanciones de Estados Unidos.

nacionalización de DNP, Petronic, sanciones

Las estaciones de servicio de DNP lucieron vacías un día después de las sanciones impuestas por Estados Unidos. LAPRENSA/R.FONSECA

Las sanciones de Estados Unidos a los negocios de la familia Ortega Murillo, no solo significaron un golpe demoledor para las finanzas del régimen y sus allegados, sino también que trastocó la matriz importadora y de distribución de combustibles en Nicaragua, porque DNP controla gran parte del negocio de hidrocarburos, según reflejan cifras oficiales.

Es la que importa la mayor cantidad de diesel,  gasolina súper y regular terminados. La otra parte la complementa Puma Energy, que además trae el crudo que luego procesa en la refinería, según datos hasta septiembre del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

DNP importa el 30 por ciento del total de los hidrocarburos y derivados que llegan a Nicaragua, de ese total el 40 por ciento  lo vende en sus 69 estaciones de servicio, y el  60 por ciento es de ventas directas, tanto de empresas privadas ligadas al régimen como instituciones estatales.

Sin embargo, el mayor peso se observa en el negocio de la importación de gasolinas y diesel terminados, lo que refleja la presión que significará para el país las sanciones de Estados Unidos a DNP, involucrada en un esquema de corrupción y lavado de dinero.

Lea También: Estados Unidos sanciona a Rafael Ortega Murillo, DNP Petronic, El Goliat e Inversiones Zanzíbar

Según cifras del Ministerio de Energía y Minas entre enero y septiembre de este año se importaron 2.01 millones de barriles de diesel, de los cuales 1.89 millones fueron traídos por DNP, es decir el 94.5 por ciento.

En tanto, se trajeron 1.09 millones de barriles de gasolina súper, de los cuales 746,725 barriles fueron importados por la empresa de Rafael Ortega, es decir el 68.5 por ciento. Y además la polémica petrolera trajo toda la regular procesada, con una importación de 301,055 barriles.

El resto de las importaciones la realiza Puma Energy, para complementar la demanda nacional. Dicha empresa, además de combustibles terminados, trae más de dos millones de barriles de crudo, que luego procesa en su refinería y distribuye a otros competidores del mercado nacional.

¿Petronic, como apaga fuego?

Tras las sanciones, la empresa del hijo mayor del dictador Daniel Ortega ya no podrá seguir comprando a sus proveedores externos, al menos no de manera directa, según considera el analista en mercado de hidrocarburos, César Arévalo, quien teme que utilizarán a la estatal Empresa Nicaragüense de Petróleos (Petronic) para triangular esas importaciones.

Arévalo se basa en lo ocurrido con Albanisa, que luego de ser sancionada por Estados Unidos dejó de importar por completo fuel oil, que luego revendía al sistema eléctrico. Esa función fue traspasada a Petronic.

DNP se apoderó de las estaciones de distribución de combustibles en Nicaragua  que antes pertenecían a la estatal Petronic y que por años arrendó a petroleras extranjeras. En el 2009, en una jugada maestra, que significó involucrar a Petronic en un esquema de conformación de Albanisa con la empresa de Petróleos de Venezuela (PDVA), la familia Ortega Murillo se apoderó de las estaciones.

En ese año, Petronic ya no renovó la licencia de operación al consorcio suizo Glencore y se la dio a DNP, desde entonces se convirtió en la segunda red más grande de estaciones de servicio y la principal importadora de combustibles terminados, revelan las estadísticas de hidrocarburo del Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Como parte del esquema, Albanisa se apoderó de todas  las importaciones de combustibles y abastecía el mercado por completo con crudo procedente de Venezuela. A la par del auge de este lucrativo negocio, DNP se comenzó a consolidar como líder, cuyo control fue mermando a medida que Estados Unidos comenzó a sancionar a empresas venezolanas.

Las sanciones a Venezuela y la creciente crisis económica en ese país, provocaron que Albanisa saliera del mercado importador nicaragüense y DNP pasara a controlar junto con Puma Energy esas compras. Se comenzaron a buscar otros mercados, donde Estados Unidos se convirtió en el principal proveedor hasta ahora.

El plazo crítico para DNP

¿Cuánto tiene DNP para reacomodar su negocio, en caso que siga operando tras las sanciones? Arévalo explica que las petroleras deben tener  en reservar un inventario para 30 días, según lo que establece la ley de hidrocarburos.

“La ley de hidrocarburo indica que la importadoras deben tener 30 días de inventario en base a su venta promedio de sus últimos tres meses, entonces a partir de estas sanciones DNP tiene 30 días  para maniobrar, ya no va poder seguir importando de ningún país, ni de Venezuela porque Venezuela no tiene cómo, entonces van a migrar al esquema Petronic, que hizo lo mismo con Albanisa, que era quien importaba el fuel oil y con la sanción a Albanisa entonces Petronic le está comprando el fuel oil, y como Petronic no está sancionado va a seguir usándolo, entonces por esa parte no se puede esperar un desabastecimiento”, dijo Arévalo.

Lea Además:¿Qué es Zanzíbar S.A, la extraña empresa que el Departamento del Tesoro sancionó por su vínculo con los negocios Ortega-Murillo?

No obstante, con esto la estatal Petronic también se estaría exponiendo a ser sancionada, tal como ha pasado con Bancorp, Albanisa, el Goliat, Inversiones Zanzíbar y DNP, todas estas empresa privadas, vinculadas al régimen de Daniel Ortega.

Ente regulador debe dar la cara

César Zamora, presidente de la Cámara de Energía de Nicaragua (CEN) manifestó que la situación es grave porque DNP es el principal proveedor de combustibles del país.

«Bueno DNP importaba alrededor del 30 por ciento de los combustibles del país, ahora le va a tocar  hacer esa negociación a Petronic, Puma o UNO, que son los que tienen capacidad para hacer eso, tendría que hablar el regulador (INE) para ver cómo van a resolver, si van hacer ese cambio, porque es importante la cantidad de combustibles que traía DNP al país», dijo Zamora.

En cuanto a la capacidad, Zamora señaló que estas empresas pueden importar el combustible que traía DNP, pero el problema será el almacenamiento.

Por su parte doña Patricia Rodríguez, experta en temas de energía coincide con Zamora y señala que las otras empresas tendrán que asumir este abastecimiento.

“No creo que haya desabastecimiento porque se podría resolver con las otras empresas que importan, creo que esta es una afectación más para la empresa que para el público”, dijo.

El peso de EE.UU.

Los números del Ministerio de Energía y Minas reflejan que el 96 por ciento de la gasolina súper provino de Estados Unidos hasta septiembre de este año y un 4 por ciento de Honduras.

En cuanto a la gasolina regular el 100 por ciento vino de Estados Unidos y en el caso del diesel el 95 por ciento provino de Estados Unidos y el 5 por ciento de Honduras.

Se cae en negocio de las ventas directas

Pero además tras las sanciones Arévalo menciona que DNP ya no podrá continuar con las ventas directas, que era el negocio principal de la empresa, ya que cualquier transacción con dicha empresa pone en riesgo a la institución o empresa.

Puede Interesarle:Sanciones de Estados Unidos comienzan afectar a Albanisa

“Las empresas no puede firmar acuerdo con DNP porque saben que está sancionada, y hay problemas se sabe que esa compañía no va poder seguir importando combustible y segundo cualquier vínculo con ella me puede afectar, entonces aquí los grandes ganadores son Puma y Uno, porque ellos son los que van a agarrar estos clientes”, dijo Arévalo.

Actualmente DNP es la principal proveedora de la Costa Caribe nicaragüense, con tres estaciones.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: