Aprueban reforma a la ley especial de hidrocarburos y dan nuevos incentivos fiscales al sector

Reforma a la Ley Especial de Exploración y Explotación de Hidrocarburos traspasa toda la autoridad que tenía el Instituto Nicaragüense de Energía sobre el tema al Ministerio de Energía y Minas

La aplanadora orteguista aprobó, con 74 votos a favor, la reforma a la Ley Especial de Exploración y Explotación de Hidrocarburos y sus reformas, la cual exonera de todo impuesto a los contratistas dedicados a esto.

Con esta reforma se le traspasa toda la autoridad que tenía el Instituto Nicaragüense de Energía (INE) sobre el tema de hidrocarburos al Ministerio de Energía y Minas (MEM).

Lea también: Finaliza consulta a reforma de Ley de Hidrocarburos

La dictadura reformó los artículos 60 y 62 de la Ley de Hidrocarburos para ampliar la exoneración de todo pago de impuestos por la importación a los bienes e insumos por un período de cuatro años a las empresas que tienen concesiones de exploración petrolera en Nicaragua.

De tal manera que las transferencias de contratos pactados no pagarán impuestos “durante el periodo de exploración, la cesión o transferencia directa o indirecta de todo o parte de los derechos derivados de los contratos bajo cualquier modalidad para la actividad de exploración y explotación de hidrocarburos estará exenta de cualquier impuesto por ganancia de capital”, la cual antes sí pagaba impuestos.

Lea además:Crece consumo de hidrocarburos

De igual forma con la reforma las utilidades saldrán libres de todo gravamen. “El pago de utilidades para no residentes estarán exentas del impuesto sobre la renta por renta de capital, participaciones en utilidades e intereses pagados por contratistas o subcontratistas”.

Puede interesarle:Régimen amplía exoneraciones a empresas que buscan gas y petróleo en Nicaragua

Y  lo que será de mayor beneficio es que a los contratistas se les permitirá la deducción de las pérdidas originadas en periodos fiscales anteriores.

Las exoneraciones de impuestos son usadas como premio y castigo por el régimen de Daniel Ortega, ya que por un lado erosiona las finanzas de las empresas en operaciones en Nicaragua al aumentarle la carga fiscal, a costa de provocar mayor desempleo y profundizar la recesión económica, pero a la vez libera por más años del pago de los tributos a compañías que tienen concesión para buscar yacimientos de gas natural y petróleo en las costas del Pacífico y el Caribe nicaragüense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: