Grandes Crímenes | Doble asesinato en el primer día del año 2012 en Nueva Guinea

Un sujeto con antecedentes penales mató a su esposa, cuñado e hirió gravemente a su suegra. Después de cometer los crímenes huyó y tomó Gramoxone para envenenarse, pero fue hallado por la Policía

Bajo una inclemente lluvia en Nueva Guinea fue el sepelio de los hermanos Solano Guzmán, en enero de 2012. HOY/Archivo

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Este reportaje fue publicado en el diario HOY el 30 de junio de 2018

Santos Modesta Solano Guzmán celebraba en una fiesta el primer día del año 2012. La mujer de 31 años estaba con su hermano Elías Camilo Solano Guzmán, y la madre de ambos, Jacoba Guzmán Oporta, de 50 años.

Pero la alegría del Año Nuevo se esfumó cuando en la celebración se apareció Clotilde López Tórrez, de 42 años, quien se llevó por la fuerza a Santos Modesta, su esposa.

Lea además: Grandes crímenes | La misteriosa desaparición de la alemana Heidrum Nieth en 1990

Cuando llegaron a su casa, el hombre la acuchilló varias veces en el abdomen y el brazo izquierdo, y la mató.

Como si la familia de la mujer lo sospechara, Elías Camilo, de 25 años, salió de la fiesta y fue a buscar a su hermana.

La casa estaba ubicada a tres cuadras del hospital de Nueva Guinea.

Elías Solano Guzmán, cuando era atendido en el hospital de Nueva Guinea. Horas después falleció por las cuchilladas que recibió. HOY/Archivo

Pero López ya había cometido el crimen y regresaba de la vivienda. Elías solo fue a encontrar la muerte, porque Clotilde le asestó varias cuchilladas.

Aunque el joven fue llevado al hospital, dos horas después murió, cuando era preparado por los doctores para ser trasladado al hospital de Juigalpa.

Puede interesarle: Grandes crímenes | La mujer que, desesperada por las deudas, asesinó a toda su familia y luego se suicidó en 1996

Pocos minutos después de que Elías Camilo fue atacado, su madre, doña Jacoba, también se dirigía a la casa de su hija. Tuvo el mismo recibimiento que sus dos vástagos: fue acuchillada.

En esta casita vivía la pareja. Modesta dejó tres niñas en la orfandad, de 14, 10 y 8 años (al momento del crimen). HOY/Archivo

Después de cometer los crímenes, Clotilde huyó y tomó Gramoxone para envenenarse. Pero, fue hallado por la Policía, quienes lo llevaron al hospital. Horas después fue trasladado al centro asistencial de Juigalpa.

Lea además: Grandes crímenes | La joyera que fue hallada carbonizada en Kukamonga, uno de los crímenes más escabrosos en los años 70

Al día siguiente del crimen, el 2 de enero de 2012, ambos hermanos fueron enterrados en la misma tumba en el cementerio de Nueva Guinea.

No quería hablar

Tres días después, Clotilde López, ya recuperado, fue llevado a los Juzgados, donde fue acusado de parricidio, homicidio y homicidio frustrado.

Cuando los periodistas le preguntaron a López por qué había cometido el doble crimen, este no quiso hablar y solo movía la cabeza en negación.

Lea además: Grandes crímenes | La terrible historia de los jóvenes que descuartizaron a cuatro niños en Acoyapa en 1994

La Policía ordenó que ningún vehículo circulara frente al complejo judicial ni entraran particulares, para evitar que lincharan a López.

El asesino confeso Clotilde López Tórrez, en el 2012. HOY/Archivo

Pero el 11 de enero de 2012, cuando le tocaba la audiencia inicial a López, este admitió haber cometido los crímenes y hasta se mostró arrepentido ante los periodistas y el juez.

“Ella me celaba hasta con mi misma suegra. Me buscaba a cualquier hora de la noche en la finca donde trabajaba, y al momento que muere estábamos forcejeando, e intentó sacarme el puñal de la cintura donde yo lo andaba y eso provocó que yo la lesionara”, dijo López.

Lea También: Grandes crímenes | Wilbert López, el hombre que mató a sus hijos y luego se suicidó en La Carpio, Costa Rica

En su relato, López dijo que al encontrarse a su cuñado, este le dijo que si había matado a su hermana, él lo mataría y, pidió un machete, por lo que Clotilde tuvo que matarlo primero.

“Yo no quería hacerles daños, pero sucedió lo que tenía que suceder”, dijo López ya sin mostrar nerviosismo.

Pero la familia de los fallecidos, incluida una hija de Santos Modesta, dijo que su padrastro tenía cuatro años de convivir con su madre y que en diciembre del 2010 la lesionó gravemente, pero después de varios meses se volvieron a juntar. “Yo le tengo temor”, había dicho la menor de edad.

Puede interesarle: Grandes crímenes | El duro relato del asesinato de la misionera Karen Colclough en 2014

Su comportamiento violento también era de conocimiento de la Policía, ya que el comisionado Ramón de Jesús Castillo, jefe de la Policía de Nueva Guinea, manifestó que Clotilde estaba recibiendo terapia psicológica en la Comisaría de la Mujer, por ser considerado “muy peligroso”.

Se hizo la muerta

Jacoba Guzmán, madre de los dos fallecidos, sobrevivió porque se hizo la muerta.

El criminal huyó por un camino, pero fue capturado a 30 kilómetros de Nueva Guinea. Se quiso quitar la vida, tomando Gramoxone, pero la Policía lo trasladó al hospital. HOY/Archivo

Un año después de la tragedia, en 2013, declaró: “Este y todo los fines de año para mí serán tristes y desesperantes, porque a la cero horas del año 2012, justo cuando nosotros como familia pobre planeábamos pasar felices, no nos percatamos que Clotilde mataba a mi hija, salió mi hijo Elías y también corrió la misma suerte, salí yo a ver qué pasaba, pero este sujeto me acuchilló”.

Lea además: Grandes crímenes | El atroz asesinato de una pareja de Ciudad Jardín en 1994

“Yo me salvo porque me hice la muerta y en eso este sujeto se corrió, pero lo más triste es que no tengo dinero para celebrar el aniversario (de muerte), porque tengo que mantener a siete nietos pequeños que dejaron mis dos hijos y yo trabajo chapeando potreros y rajando leña”, dijo Guzmán.

50 años de cárcel para Clotilde

Clotilde López Tórrez fue condenado a la pena máxima por los tres delitos que fue acusado.

El juez de Distrito Penal de Audiencias de Nueva Guinea, Santiago Matus, aplicó el castigo solicitado por el Ministerio Público: 25 años por parricidio, 15 por homicidio y 10 por homicidio frustrado, para un total de 50 años.

Lea También: Grandes crímenes | El falso suicidio de Mabel Díaz en 1984

Pero, según la justicia nicaragüense, solo cumplirá 30 años de cárcel, que es la pena máxima a cumplir por un reo.

El hecho conmocionó a la población de Nueva Guinea, en el Caribe Sur del país. HOY/Archivo

«La pena debería ser eterna, porque ese hombre no se merece la cárcel. Mis hijos nunca volverán”. dijo doña Jacoba.

El hecho conmocionó a la población de Nueva Guinea, en el Caribe Sur del país.

Cuando leyeron la sentencia a López, este dijo que “ese día ambos estábamos en estado de ebriedad y mi esposa (Santos Modesta) me reclamaba porque andaba con otras mujeres. Yo andaba un cuchillo, estoy arrepentido de lo que hice”.

Los hermanos Solano fueron asesinados por el mismo hombre. HOY/Archivo

En la orfandad quedaron siete niños, tres hijas de Santos Modesta y cuatro hijos de Elías Camilo Solano Guzmán.

La sobreviviente del ataque, doña Jacoba Guzmán, quedó al cuido de los nietos. En Nueva Guinea realizaron un hablatón para ayudarle, días después de los crímenes. Y un año después de la tragedia, un canal local recogió ayuda para la familia.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: