Bryan Osejo, el pelotero leonés que venció el cáncer

El pelotero del León, Bryan Osejo,  de 21 años, cuenta su historia de lucha y supervivencia

Bryan nació respirando el beis en la misma proporción que respira oxígeno. HOY/Cortesía

Hubo días en que Bryan Osejo pensó que el cáncer le arrebataría algo que según él, es más que su vida: “No volvería a jugar beisbol”, pero la misericordia de Dios, su fe y ganas de vivir le dieron la oportunidad de seguidor “batallando” en el campo.

Hijo de una gloria del deporte rey de los nicaragüenses, el reconocido cácher leonés Julio Vallejos, Bryan nació respirando el beis en la misma proporción que respira oxígeno. “Es mi pasión, mi vida entera”, confiesa.

Este jovencito de 21 años, que parece siempre estar uniformado para ir al estadio a jugar, ha vencido una enfermedad que lo mantenía en un conteo letal de “tres y dos”, muy cerca de perder su turno, y no al bate, sino a la vida.

Lea también: El año pletórico de Léster Espino: Bronce en Panamericano, Atleta Amateur de 2019 y gana un carro nuevo

Hoy está feliz. Sonríe todo el tiempo y vuelve a hablar de su futuro de nuevo en el campo y en un estrado, donde alguna vez también soñó estaría cuando culminara sus estudios de leyes. Hoy Bryan vive de nuevo. Ha vencido el cáncer. El dolor ha pasado.

“La simple palabra cáncer me recuerda el dolor y las náuseas, pero además el miedo que sentí y la angustia de mis padres, quiénes siempre estuvieron conmigo en esta batalla, también se quedaron grabados los olores que llenan los hospitales y la sensación de cansancio constante que acompaña el tratamiento. No solo se necesita ser campeón en el terreno de juego, si no también, ser triunfador en las batallas que la vida te presenta”, refiere este valiente pelotero originario de León.

¿Cómo y cuándo inicia tu enfermedad?
La enfermedad venía desde hace mucho tiempo, yo sentía síntomas, pero son síntomas que uno lo puede confundir con otra enfermedad. No lo quería dar a conocer por el buen momento que pasaba en la temporada de beisbol. Pero en el mes de julio ya no aguantaba los dolores y tuve que hablar con mi papá.

¿Cómo fue ese primer diagnóstico? y ¿cómo lo tomaste?
Cuando fui al hospital creíamos que era una (hernia) pero en realidad no era así, después de la operación resultó que era un tumor. Todo un propósito de Dios, de eso yo no tengo duda, salió que era cáncer obviamente y desde ahí comenzó toda la lucha.

¿Tu familia y amistades están cerca de vos, te sentís apoyado?
Sí, claro primeramente Dios tuve un el apoyo incondicional de mi familia de mis compañeros y toda esa fanaticada, fue algo inexplicable con su aporte, pendientes de mi salud, preocupados por mí.

Además lea: Casi Big Leaguers: Seis nicaragüenses que tenían todo para llegar a las Grandes Ligas y fallaron en el intento

¿A qué tratamientos médicos te estás sometiendo?
Fue en el Manolo Morales, desde que llegué el primer día me dijeron que se iba a tratar con quimioterapia. En total fueron 20 quimioterapias que me hicieron, no fue nada fácil, ni recibirlas ni los efectos que dan después, pero se pudo superar.

Bryan vive de nuevo. Ha vencido el cáncer. El dolor ha pasado. HOY/Cortesía

¿Se te ha imposibilitado jugar debido a tu estado? ¿Qué es lo que más extrañás ?
Bueno lo que extraño sinceramente es estar con mis compañeros, compartir con ellos, estar en el campo, salir a divertirme…

¿Cuáles fueron las recomendaciones médicas en torno a tu alimentación? ¿Qué podías comer y qué no?
La verdad fueron pocas, la única que me dijo el doctor era el marisco y que evitara comer cerdo, pero eso era en los momentos que estaba en quimioterapia, ahora puedo comer de todo. Recuerdo que lo primero que me comí fue un nacatamal.

Un mensaje a los lectores que hoy están leyendo tu historia de vida…
Que todas esas personas que tienen alguna enfermedad grave que luchen y nunca pierdan la fe en Dios, Él es el único que nos puede sacar de esto. Agradezco a todos los directivos del Pomares por su ayuda.

En tu enfermedad ¿qué es lo que más temías?
Tuve miedo de perder la vida, la verdad tuve dos ocasiones completamente graves, sentía que ya me iba de este mundo, ver a mi familia devastada y triste a la vez, creo que eso me ha tocado bastante el corazón.

¿Cuál es uno de esos sueños que te motivaron a seguir luchando por tu sanidad?
Uno de mis mayores sueños es ser profesional en licenciado en Derecho y también ser alguien en el beisbol, hacer mis números y todo lo que haga hacerlo bien.

¿Te has aferrado a lo espiritual y divino en tu enfermedad?
Desde un principio siempre estuve confiando en Dios, desde el momento que me dieron la noticia nunca bajé la cabeza. Yo siempre decía que Jesús estaba conmigo.

¿Cuáles fueron tus pasatiempos favoritos durante ese trayecto?
Solo tengo uno en realidad, es jugar Play, no salía de mi cuarto pasaba jugando con mi celular, no podía hacer nada, no podía hacer cosas físicas porque me mareaba. Mi pasatiempo era chatear y jugar.

Más de él

Nombre completo: Bryan Steven Osejo Cortez

Lugar de nacimiento: León, Nicaragua

Edad: 21 años

Estudios: Estudiaba primer año de Derecho en la UNAN-León, cursó la secundaria en el colegio San Ramón.

Formación laboral: Refiere que solo se dedicaba a estudiar y a jugar beisbol los tiempos que tenía libre. Y Ahora que jugaba con el Pomares buscaba como dividir el tiempo para no descuidar los estudios.

Plano familiar: Vive con sus padres Julio César Vallejos, Juely Mayte Osejo Cortez (hermana), Yadier Julián Osejo Cortes (hermano) y Élida Chanel Cortez Valle (mamá).

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: