Empleo, salarios, inversión…Qué deben esperar los nicaragüenses en el 2020, tras dos años de recesión económica

El Gobierno asegura a los nicaragüenses que el próximo año será mejor que el 2019, aunque esa visión no es compartida por el FMI, Funides y la Cepal, que creen que aún no será un buen año para el empleo, el consumo y pobreza. Estas son las proyecciones que debes saber a 13 días de terminar el año

recesión económica, Nicaragua, economía

LA PRENSA/ARCHIVO

Si 2018 fue convulso y 2019 de tensión e incertidumbre para la económica de Nicaragua, el 2020 apunta a ser un año de estancamiento y estabilización de algunas actividades económicas, lo que impactará el empleo, los salarios, la inversión y el gasto público, según coinciden diversos organismos financieros internacionales y nacionales.

El Fondo Monetario Internacional (FMI), la Fundación Nicaragüense para el Desarrollo Económico y Social (Funides) y la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal), así como el  Banco Mundial (BM) han convergido en que en el 2020 la economía de Nicaragua no crecerá, sino que permanecerá atrapada en la crisis, aunque el desplome será menos pronunciado que en 2019, cuando la recesión habría tocado fondo.

Mientras el Gobierno asegura que el Producto Interno Bruto (PIB) el próximo año retornará al crecimiento, con un tímido despegue de 0.5 por ciento, el FMI estima una contracción de 1.2 por ciento; Funides la sitúa en -1.1 por ciento; y la Cepal, es aún más pesimista, con -1.4 por ciento.

Quizás la proyección menos fatal para la economía es la del Banco Mundial, que en su actualización en octubre de este año, ubicó la  caída en 0.5 por ciento para el 2020, luego de una contracción de 5 por ciento en el 2019, lo que estaría en línea con las proyecciones de los organismos financieros y de pensamiento antes mencionados.

El Gobierno de Nicaragua se aleja de estas previsiones independientes en el 2019 y espera que la economía caiga 3.5 por ciento, lo que significa, no obstante, un deterioro si se compara con la reducción de 1 por ciento que a inicios de este año pronosticó.

Lea además: Así anda la economía de Nicaragua, según las cuentas de Ovidio Reyes, presidente del BCN

«Aunque algunas actividades empiezan a revertir la caída, la construcción, la intermediación financiera y el comercio no muestran signos claros de recuperación, lo que, a su vez, indica que no se ha restablecido la confianza de los agentes económicos»,  alertó la Cepal este martes en su  Balance Preliminar de las Economías de América Latina y el Caribe 2019, en su reporte que dedica un apartado a Nicaragua.

Es decir que en 2020 se esperaría  que la construcción, la actividad financiera y el comercio sigan afectados por la crisis por tercer año consecutivo, a cuyo grupo se sumaría el turismo, que son fundamentales en la generación de empleo.

Recobrar confianza clave

La construcción, que antes del estallido de la crisis económica era responsable de generar  34,842 plazas formales, en el 2019 no ha dado signos de mejorías lo que ha provocado que el desempleo esté  en aumento y no hay certeza de que este panorama comience a cambiar favorablemente en el 2020.

La presidenta de la Cámara Nicaragüense de la  Construcción (CNC), Leslie Martínez estima que al cierre de este año la actividad habrá decrecido un 15 por ciento, lastrado en parte por la caída en  la construcción de vivienda, principalmente la de clase alta y la vivienda social. «El problema es que es muy poco lo que se está dando en los créditos bancarios, son pocas las personas que tienen calificación para créditos bancarios», dijo en días recientes.

Martínez asegura que la facturación de las constructoras y proveedoras de materiales de construcción este año ha caído en un 40 por ciento y no creen que las perspectivas en el 2020 mejoren significativamente.

Y aunque la representante gremial asegura que actualmente el sector privado no cuenta con proyectos de construcción significativos, y están sobreviviendo con la inversión pública, que también ha sido afectada con el recorte del gasto estatal, Funides espera que en el 2020 llegue en inversión extranjera directa unos 500 millones de dólares, lejos de los 800 millones que ingresaban  previo a la crisis.

Lea también: Ministerio de Hacienda: Economía caerá este año 2% y el próximo año retornará al crecimiento

El presidente de la Cámara de Comercio Americana de Nicaragua (Amcham), Mario Arana es más optimista con la construcción, que si bien aún no se lograrían los niveles previo a la crisis, comparado con los resultados en 2019 esperaría que en 2020 se reactiven algunas inversiones privadas, particularmente en el sector minera y exploración de petróleo, así como entrega de crédito para ciertas construcciones privadas.

En su última comparecencia pública en octubre pasado, el presidente del Banco Central de Nicaragua, Ovidio  Reyes admitió que la recuperación  en la construcción tardará más tiempo porque para esto se requerirá movilizar recursos financieros y que se recobre la confianza en el consumidor.

«Es un poco entendible lo de la construcción, es inversión de largo plazo. En una situación como esta, la gente deja de pensar en tan largo, empiezan a acortar sus prioridades, y eso ocurre para el que invierte como para que el que demanda. En este momento la gente no quiere endeudarse para un crédito de un año más difícil que quiera endeudarse a 15 y 20 años a una tasa más elevada», afirmó tras ser consultado por los periodistas oficialistas sobre la construcción en el sector urbanizador.

Sistema financiero tímido

Sobre el sistema financiero el Fondo Monetario Internacional señala que para evitar mayor contracción del crédito en el 2020 recobrar la confianza será fundamental tras el impacto de la crisis política en esta actividad.

«Políticas para restaurar la confianza del sector privado y prevenir la aparición de ciclos de retroalimentación negativos relacionados con la contracción del crédito son esenciales para promover la recuperación económica y revertir el aumento de la pobreza», dijo el FMI en noviembre pasado sobre las perspectivas de 2020.

Al respecto la  Cepal menciona que hasta agosto de este año la cartera bruta de crédito sufrió una contracción del 19 por ciento desde el estallido de la crisis en abril del 2018, siendo  el crédito industrial el más afectado (-33.2 por ciento).

La recuperación de la confianza será clave para que la banca mantenga la tendencia de recuperación de los depósitos, que comenzó a crecer en agosto de este año, lo que estaría permitiendo que el crédito comience a fluir, pero en condiciones excesivamente estrictas.

Consumo y comercio caerán a menor ritmo

Las fuertes restricciones que ha impuesto el sistema financiero en sus actividades mantendrían el comercio manos atadas, lastrado por la caída del consumo interno. Se prevé que el consumo caiga el próximo año 0.4 por ciento, tras contraerse 5.9 por ciento.

«Este comportamiento es explicado por la disminución en la actividad comercial y el crédito de consumo, el cual sería parcialmente contrarrestado por el aumento esperado de las remesas», según explica Funides.

Lea también: Banco Central de Nicaragua esconde las cifras del desastre económico

La Cepal señala que la caída del consumo privado tiene un fuerte impacto sobre la economía, porque de este depende el 70  por ciento del Producto Interno Bruto. Este organismo es más pesimista con las previsiones 2019, que espera que haya una merma de cinco por ciento.

Exportaciones e importaciones 

Mientras la Cepal considera que las importaciones junto con las exportaciones experimentarán en el 2020 un crecimiento moderado, Funides señala que ambos indicadores cerrarán en negativo, tras caída en el 2019.

El centro de pensamiento proyecta que las importaciones caerán el próximo año 1.7 por ciento,  «explicado por la interrelación de las importaciones con los componentes de la demanda interna (consumo interno)  y las exportaciones».

Y mientras se espera que caigan las importaciones, principalmente de bienes de capital, en las exportaciones se pronostica una caída de 3.11 por ciento. Funides al respecto menciona que los envíos de productos caerá 9.8 por ciento, mientras que zona franca crecerá 7.6 por ciento  y
servicios repuntará 1 por ciento.

Exportaciones, Nicaragua, protestas

Precios al consumidor

Se espera que la reforma tributaria siga haciendo estrago sobre los precios, aunque a menor ritmo que este año. Esto se verá reflejado en la inflación, que mide la evolución de los bienes y servicios de consumo nacional, la cual según el Fondo Monetario Internacional se ubicará en el 2020 en  cinco por ciento.

La Cepal prevé que la inflación este año alcanzará una cifra cercana al 6.5 por ciento frente al  3.9 por ciento registrado en 2018, de tal manera que si se cumplen las proyecciones del FMI en el 2020, esta tasa sería inferior a la de 2019, pero mayor que el año pasado.

Lea además: Los 16 mercados a los que Nicaragua ya no le vende productos. Estas son las perspectivas exportadoras en 2020

«Se proyecta una menor inflación en 2020 que en 2019, en parte debido a la disminución en la tasa de deslizamiento cambiaria, siempre que no existan presiones sobre las reservas para mantener el tipo de cambio», según proyecciones recientes de la Cepal.

En el 2019, según el FMI, la inflación se vio afectada por las medidas tributarias adoptadas a inicios de este año y que acentuaron, junto con la reforma a la Seguridad Social, la contracción de las actividades económicas.

Desempleo y pobreza

La contracción económica provocará que los nicaragüenses afronten dificultades para buscar empleo, por lo que todos los organismos financieros y de pensamiento coinciden en que el desempleo en el 2020 mantenga su tendencia creciente.

Según las proyecciones de Funides  en el 2020 unas 10 mil personas más queden sin trabajo, lo que ocasionará que la tasa de desempleo abierto se ubique en 7.3 por ciento,  un salto significativo si se compara con el 3.7 por ciento que había en el 2017.

En otras palabras, en el 2020 un total de 237 mil nicaragüenses estarán en el mercado laboral buscando un empleo, pero se toparán con estancamiento por tercer año seguido de actividades claves que pueden absorberlos, como las antes mencionadas.

«La tasa de desempleo abierto se mantendrá en niveles similares a los de 2019», admite la Cepal.

Esta situación ocasionará que más nicaragüenses sigan cayendo en la pobreza. La tasa de miseria golpeará al 31.9 por ciento de la población al finalizar el 2020, es decir que 2.1 millones de nicaragüenses sobrevivan en pobreza.

El PIB per cápita seguirá retrocediendo y se ubicará en 2020 en 1,829 dólares, lejos de los 2,165 dólares en el 2017. Solo en el 2019 este indicador se ubicará en 1,879 dólares, es decir que perderá 152 dólares respecto a 2018, según proyecciones de Funides.

FMI, pensionados, INSS, Nicaragua, edad de jubilación, crisis inss

Seguridad Social

El golpe del desempleo tendrá un efecto en las moribundas finanzas del Instituto Nicaragüense de Seguridad Social (INSS), que seguirá acumulando déficit, lo que presionará las finanzas públicas y por ende a una eventual reforma adicional a la aplicada en el 2019.

«Al inicio de 2019 se planteaban requerimientos de más de 200 millones de dólares para el INSS, cantidad que se incrementó al disminuir las cotizaciones como consecuencia del aumento del desempleo. La reforma al Reglamento de la Ley de Seguridad Social y las cuotas por concepto de deuda histórica que el gobierno central ha transferido al organismo han permitido aliviar los problemas financieros del Instituto, pero estos distan mucho de haberse resuelto», reseña la Cepal.

Otros riesgos, según Funides

Las perspectivas económicas, no obstante, están amenazadas por un sinnúmero de riesgos internos y externos que Funides destaca de la siguiente manera:

Riesgos internos

  1. Incremento de la violencia contra nuevas manifestaciones cívicas.
  2. Falta de financiamiento al sector público.
  3. Creciente déficit del INSS y empresas públicas.
  4. Nuevas medidas económicas de carácter procíclicas, es decir golpearían más la economía.
  5. Incertidumbre en el otorgamiento de crédito al sector privado.
  6. Desmejora en la calificación de riesgo país.

Riesgos externos

  1. Desaceleración o recesión en la economía de Estados Unidos.
  2. Reducción en los precios internacionales de las materias primas.
  3. Nuevas resoluciones condenatorias en el Consejo Permanente de la Organización de Estados Americanos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: