Régimen de Ortega aplicó en 2019 un tarifazo eléctrico de casi el 20% y en enero 2020 asoma otro golpe a los hogares

La última actualización al alza la publicó esta semana el ente regulador, con lo que la factura acumula en todo el 2019 un alza mayor al 19 por ciento. En enero del próximo año entra en vigencia otro recorte al subsidio eléctrico

El régimen autorizó a Disnorte-Dissur embargar judicialmente a los morosos de energía. LA PRENSA/ ARCHIVO

Pese al creciente desempleo y pobreza en Nicaragua, el régimen de Daniel Ortega a través del Instituto Nicaragüense de Electricidad (INE) aplicó de manera discrecional un fuerte incremento en la tarifa eléctrica, lo que golpeó particularmente la tarifa domiciliar y que en enero de 2020 se sentirá con mayor peso luego que entre en vigencia el tercer recorte de la cobertura del subsidio eléctrico pactado con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

La última actualización al alza la publicó esta semana el ente regulador, con lo que la factura acumula en todo el 2019 un alza mayor al 19 por ciento.

El brutal ajuste que aplicó el INE a lo largo del año afectó todos los componentes de la factura eléctrica domiciliar: energía, comercialización y alumbrado público, siendo los más afectados los que consumen entre 101 y 150 kilovatios al mes.

Las alzas en la tarifa estuvieron por encima de la tasa de deslizamiento, que hasta octubre era del 5 por ciento y a partir de noviembre se rebajó al 3 por ciento.

Lea además: Los nicaragüenses alumbrarán esta Navidad con una de las tarifas eléctricas más caras de los últimos años

Y también estuvo por encima del ajustes al precio internacional de los combustibles, a esto se suma que se dieron un contexto de recesión económica, donde el desempleo ha incrementado y el régimen de Daniel Ortega ha aplicado medidas contractivas adicionales.

Mientras en el 2017 y 2018 las tarifas terminaron con un ajuste del cinco por ciento en todo el año, que corresponde al deslizamiento del córdoba frente al dólar de ese entonces, entre enero y diciembre de este año la variación acumulada es superior al 19.29 por ciento en la mayoría de rangos que conforman el pliego tarifario.

Juan Carlos López, asesor en defensoría de los consumidores sostuvo que el aumento en la tarifa social es el resultado del ajuste gradual que se le está haciendo al subsidio, como base del convenio de préstamo con el Banco Interamericano de Desarrollo (BID).

“Aparte del ajustes que viene haciendo el gobierno a la tarifa social te encontrás que ha habido aumentos cada mes a todas las tarifas, pero además hay incrementado en otros rubros como la comercialización y el alumbrado público, ¿qué significa esto?, que el golpe es mayor y que el beneficio de la tarifa social lo ha ido reduciendo más lo que habían previsto en la reforma”, dijo López.

Lea también: ¿Querés pagar menos en tus recibos de luz? Estas 12 recomendaciones te van a ayudar

Y es que en febrero del 2018, entró en vigencia una reforma a la Ley de Estabilidad Energética como parte del convenido BID, que establece que en el 2019, los que consumieran de 0 a 100 kilovatios mantenía su subsidio, pero de 101 a 125 kilovatios mensual el subsidio se iban a reducir del 50 a 40 por ciento y lo que consumían de 126 a 150 kilovatios el beneficio pasaría del 40 al 30 por ciento.

2020 seguirá el recorte del subsidio

Para el 2020 esta reducción del beneficio continuará, de manera que los que consumen de 101 a 125 el subsidio se mermará del 40 al 35 por ciento y lo que están en el rango de los 126 a 150 kilovatios pasará del 30 al 25 por ciento.

Por ejemplo, lo que consumen cada mes 150 kilovatios, el Gobierno asume o subsidia hasta este año 30 por ciento y el restante el consumidor, en enero solo subsidiará el 25 por ciento.

Los planes del Gobierno es que para el 2022 todos los que consuman entre 101 y 150 kilovatios mensual gocen de un subsidio eléctrico del 25 por ciento. Solo los que consuman 50 kilovatios quedarán con el subsidio invariable y los que facturen entre 51 y 100 kilovatios quedarán con 45 por ciento.

Cabe destacar que desde el 2005 y hasta agosto del 2019 el Estado ha gastado casi 580 millones de dólares en su política de subsidio eléctrico a la tarifa residencial, según cifras del Instituto Nicaragüense de Energía (INE).

Puede interesarte:Más de 36,000 hogares nicaragüenses reducen su consumo de energía para gozar de subsidio eléctrico en medio de crisis

En 2005 se comenzó a aplicar esta política, para entonces el Estado desembolsó un millón de dólares y los beneficiados eran 436,408 clientes, ese número de cliente se extendió a 870,493 en agosto del 2019.

En paralelo suben la tarifa eléctrica

El pliego de la tarifa social está compuesto por cinco tramos de consumo con precios diferenciados. Los números oficiales revelan que el INE está encareciendo con mayor fuerza los tramos de mayor consumo de 100 a 150, cuyos ajustes superan el 39 por ciento en el cargo de energía.

El resto de los tramo no han sido la excepción, según el pliego tarifario hasta diciembre refleja que los que consumen mensualmente de 0 a 100 kilovatios, han sufrido en su tarifa un aumento del 19.29 por ciento.

Pero este no es el único incremento, los usuarios tienen que pagarle más a la distribuidora Disnorte-Dissur por la comercialización, los números pliego detalla que entre enero y diciembre el cargo por comercialización incrementó entre el 10 y 24.60 por ciento.

Lea además:Se acaba el presupuesto para continuar subsidiando las facturas eléctricas de los asentamientos

Otro cargo que también se disparó fue el alumbrado público, que hasta diciembre registra una variación entre el 19.29 y 40.34 por ciento en Managua, en el resto de departamentos varía este cargo.

Para López este es un golpe duro, porque implica que el incremento puede andar en un 50 por ciento, tomando en cuenta los otros elementos.

Así disfrazan las alzas

¿Cuál es la estrategia del INE? El ente regulador está aprovechando cada inicio de mes cuando debe actualizar el pliego tarifario según el deslizamiento de la moneda para incorporar incrementos de precios adicionales.

La Ley de Estabilidad Energética también permite al INE añadir en la tarifa la variación de los combustibles, pero aunque estos han bajado en varias ocasiones en el año, ese alivio no se ve reflejado en los ajustes de la entidad, que mantiene asfixiada a todas las actividades económicas y los hogares con el rápido encarecimiento de la electricidad.

El economista Javier Mejía, especialista del Centro Humboldt manifestó que durante el monitoreo que han realizado durante el año han visto un aumento constante.

“El mayor aumento se dio en enero con 3.33 por ciento, durante todo el año se mantuvo el promedio del alza de 1.4 por ciento, esto da un acumulado de arriba del 19 por ciento, ¿qué implica esto para los usuarios?, que lo que consumías el año pasado con comparación con este año ha incrementado casi un 20 por ciento, convirtiéndose en un duro golpe para la economía de las familias”, dijo Mejía.

Agregó que sumado a eso, este año hubo muchas modificaciones al marco jurídico energético, reducción de los subsidio, reducción para los jubilados, el fin del subsidio en los asentamientos, sumado a qué hora te puede enjuiciar y llevar a juicio sino pagás tu factura.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: