El papa Francisco y los jóvenes

Para el papa Francisco, la “gloria de la juventud está en el corazón más que en la fuerza física o en la impresión que uno provoca en los demás”

democracia, Nicaragua

En Loreto, junto al Santuario de la Santa Casa, el 25 de marzo del 2019, el papa Francisco firmó su Exhortación Apostólica Postsinodal Christus Vivit dirigida a los jóvenes y a todo el pueblo de Dios.

Se trata de un hermoso documento en el que el santo padre afirma haberse dejado inspirar por la riqueza de las reflexiones y los diálogos del Sínodo de los obispos, celebrado en 2018, donde el papa escuchó las voces de miles de jóvenes creyentes de todo el mundo que hicieron llegar sus opiniones al Sínodo. Con todos estos antecedentes, el papa Francisco redactó su Exhortación Apostólica tratando de asumir, en su redacción, las propuestas que le parecieron más significativas. También incluyó en su Carta Apostólica párrafos de mensajes suyos leídos en ocasión de los Festivales Mundiales de la Juventud, que le ha correspondido presidir en varios continentes.

En este artículo nos proponemos reproducir algunos de los párrafos que consideramos más significativos del documento pontificio, referidos a los jóvenes.

Para el papa Francisco, la “gloria de la juventud está en el corazón más que en la fuerza física o en la impresión que uno provoca en los demás”.

El papa reconoce que es “propio del corazón joven disponerse al cambio, ser capaz de volver a levantarse y dejarse enseñar por la vida”.

Tras de esta afirmación, el papa dice a los jóvenes: “Por eso insisto a los jóvenes que no se dejen robar la esperanza, y a cada uno le repito: ‘que nadie menosprecie tu juventud’”.

Esta exhortación adquiere mayor trascendencia en países como el nuestro, que vive una crisis profunda. No pueden los jóvenes permitir que les roben la esperanza. Y es que “hablar de jóvenes significa hablar de promesas y significa hablar de alegría”, según el papa.

Para quienes ya estamos alejados, por nuestra edad, del grupo etario considerado como joven, nos alienta el concepto que tiene el papa Francisco sobre quien es realmente joven: “Ser joven, más que una edad, es un estado del corazón”. A la par considera que un “joven sabio se abre al futuro, pero siempre es capaz de rescatar algo de la experiencia de los otros. Y quienes ya no somos jóvenes, necesitamos ocasiones para tener cerca la voz y el estímulo de ellos”.

El papa Francisco se refiere, en este sentido, a su propia experiencia personal: “En cada momento de la vida podremos renovar y aumentar juventud. Cuando comencé mi ministerio como papa, el Señor me amplió los horizontes y me regaló una renovada juventud”.

El papa considera que el compromiso social es un rasgo específico de los jóvenes de hoy. Por eso aconseja a los jóvenes: “No sobrevivan con el alma anestesiada ni miren el mundo como si fueran turistas. ¡Hagan lío! Echen fuera los miedos que los paralizan, para que no se conviertan en jóvenes momificados. ¡Vivan! ¡Entréguense a lo mejor de la vida! ¡Abran la puerta de la jaula y salgan a volar! Por favor, no se jubilen antes de tiempo”.

Pero también el papa advierte a los jóvenes el riesgo de ser manipulados: “Muchos jóvenes son ideologizados, utilizados y aprovechados como carne de cañón o como fuerza de choque para destruir, amedrentar o ridiculizar a otros”.

Finalmente, el papa Francisco afirma: “Sigo las noticias del mundo y veo que tantos jóvenes, en muchas partes del mundo, han salido por las calles para expresar el deseo de una civilización más justa y fraterna”… “Son jóvenes que quieren ser protagonistas del cambio. Ustedes son los que tienen el futuro. Por ustedes entra el futuro en el mundo.

A ustedes les pido que también sean protagonistas de este cambio”.

El autor es jurista y académico nicaragüense.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: