El Gran Canal de Nicaragua, el megaproyecto que quedó en papel

Cinco años después de que dieron por iniciada la construcción del Canal Interoceánico, que en realidad nunca empezó, en la ruta donde estaría el megaproyecto no hay nada

Sobre el río Brito ya deberían de estar próximos a pasar los primeros barcos, pero el único que cruza es Alfonso Cruz Ramírez por la parte de menos caudal, pedaleando su bicicleta. Lo hace todos los días para ir y venir de su casa a la finca en que trabaja de mandador, en una zona donde no hay seña de los chinos ni la obra del gran canal interoceánico, cuyo inicio de construcción fue celebrado hace cinco años en esta zona. Según Wang Jing y Daniel Ortega, el domingo 22 de diciembre estaría inaugurando el Gran Canal de Nicaragua.

Cuando se le habla del Canal, Cruz Ramírez ríe y bromea que “eso fue un cuento chino y no importa si convenía o no porque al final no se iba a hacer”.

Escuchó hablar del proyecto faraónico, pero nunca creyó que se desarrollara. Así que prefiere conversar, o que se le pregunte, de su trabajo en la finca que está ubicada a orillas del río Brito, a pocos kilómetros de donde el 22 de diciembre de 2014 el presidente de HKND Group, Wang Jing, bajó del cielo en un helicóptero para dar por iniciada la obra del Canal, que nunca arrancó.

En este mismo punto, que pertenece a la finca Miramar, fue escenario elegido para tomar fotos y videos para que los medios oficialistas luego difundieran las imágenes y dijeran que el país cambiaría para siempre.

Lea además: La Autoridad del Gran Canal debe millones a Caruna

Hoy solo hay monte que es devorado por caballos. No hay rastro de los chinos, ni de los ingenieros que construirían un puerto de aguas profundas en Brito para que navegaran los barcos.

En el camino de tierra que existe tampoco está la maquinaria pesada que utilizarían para tal propósito.

Aunque es un megaproyecto fallido, el dictador Daniel Ortega insiste en este. En agosto pasado dijo que “no es ninguna locura pensar en un Canal en Nicaragua (…) es lo que quería recordar porque como no hemos hablado del Canal hace tiempo, (quería) recordar que está nuestro compromiso de seguir trabajando por la construcción del Canal por Nicaragua”.

Pero solo son palabras porque hace seis años los diputados orteguistas aprobaron en la Asamblea Nacional la ley de construcción del Canal, Ley 840, y hace cinco años que oficialmente iniciaron las obras que no existen.

En la desembocadura del río Brito con el Pacífico del país se proyectó la construcción de un puerto de aguas profundas. Era un componente del proyecto del Gran Canal. Pero aquí solo hay pescadores y aves de rapiña. LA PRENSA/R.FONSECA

Mojones que dejaron en la ruta del Canal

De acuerdo a información oficial de HKND y la comisión del Gran Canal, su longitud se calculó en 278 kilómetros. Empezaría en Punta Gorda, pasaría por Nueva Guinea, El Tule, el lago Cocibolca, entraría por el río Las Lajas (que cruza la Carretera Panamericana Sur) y luego al río Brito, hasta salir a Pacífico.

En esta ruta lo único visible, que permanece, son los mojones que colocaron los chinos. Es el recuerdo que dejó Wang Jing, quien ha desaparecido públicamente y no logró conseguir los 50,000 millones de dólares que requiere el megaproyecto.

Puede interesarle: Movimiento Campesino exige retirar la concesión del Gran Canal a HKND por falta de financiamiento

En Brito, exactamente en la finca Santa Adela, hay un mojón con el año en que se colocó: 2013. También tiene unas letras en chino mandarín. A escasos metros se divisa una casa forrada de madera vieja, de donde sale José Antonio Castro, encargado de la finca.

Este hombre de piel curtida por el sol cuenta que tiene dos años de trabajar allí. No estaba cuando llegaron a poner el mojón, pero sí cuando vio la retirada de los chinos.

Un mojón es uno de los pocos vestigios que dejaron los chinos en el sector de Brito, en el Pacífico del país. LAPRENSA/R.FONSECA

Fue el año pasado, cuando ya había estallado la crisis sociopolítica, que llegaron en camiones para llevarse dos contenedores que tenían. “Pero nunca trajeron palas mecánicas”, aclara Castro.

Río abajo, en una zona propicia para la pesca y donde tres veces a la semana llega Juan Carlos Ruiz a atrapar pargos, róbalos y camarones, tampoco hay obras del Canal.

Las aguas remansadas y la selva tupida que está a los lados son adornadas de garzas que toman el sol, sin el sonido de la bocina de los barcos, ni las esclusas que deberían estar finalizadas.

Lea también: Gobierno de Daniel Ortega sigue transfiriendo millones al Banco del Alba

“Cuando empezaron a hablar del Canal decíamos ¿dónde vamos a pescar? Pero como no hay ninguna obra por acá no hay que preocuparse”, manifiesta Ruiz mientras vuelve a echar las redes.

Plazo vencido para el financiamiento

Otra palada de tierra al proyecto es desde el punto de vista legal. El 13 de julio se venció el plazo que se otorgó por seis años para que la empresa china HKND Group mostrara las pruebas concretas de financiamiento del Gran Canal.

Al cumplirse el tiempo sin presentar pruebas contundentes, la ley de concesión sería derogada sin perjuicio del Estado de Nicaragua.

Pero respecto a la cancelación de la concesión hay un silencio litúrgico. Ningún funcionario público habla si el Estado desistirá o seguirá vendiendo la idea del Canal que nunca inició.

Mientras tanto, Alfonso Cruz Ramírez seguirá cruzando el río Brito para ir a la finca donde trabaja y Juan Carlos Ruiz continuará con la faena de pesca.

Única obra en la zona

El 22 de diciembre de 2014 el empresario chino Wang Jing dio por iniciadas las obras constructivas del Canal Interoceánico, pero no hay ninguna infraestructura por ninguna parte de los 278 kilómetros de longitud que comprendía la ruta.

Cerca del río Brito lo único que hay son obras de topografía en un camino sinuoso que está del otro lado. Los trabajos los realiza una empresa privada y es para la Carretera Costanera que ambiciona construir el Ministerio de Transporte e Infraestructura (MTI) en el mediano plazo.


Ni seña de las 7 maravillas del mega canal

El faraónico proyecto del canal interoceánico no era la única mega-obra en los planes fantasiosos del magnate chino Wang Jing, sino que se acompañaba de proyectos más:

1. Un Canal que una los Océanos Pacífico y Atlántico con longitud de 275.5 kilómetros (116.7km por tierra y 158.8km por agua).

2. Puerto Brito en el Pacífico, con una estructura North Wharfde 1,100 metros de largo, capaz de soportar graneleros de 200 mil DWT o buque portacontenedores de 25,000 toneladas; además instalaciones de atraque West Wharf de 1,200 metros de longitud, con capacidad para tres muelles de contenedores de 70,000DWT, un embarcadero de aceite / combustible de 30,000DWT y 13 atraques de embarcaciones de trabajo, además de otros servicios marinos.

3. Puerto Punta Águila en el Caribe, con capacidad de diseño de 2.5 millones de toneladas, estructura Wharf para barcos de contenedores de 200 mil DWT; instalaciones de atraque de 1,300 metros de longitud, con capacidad para tres muelles de contenedores de 150 mil DWT, un embarcadero de aceite/combustible de 30,000 DWT y 8 muelles embarcaciones de trabajo.

4. Una zona de libre comercio de manufactura, finanzas y transporte en Rivas de 29.2km2 y que generaría hasta 113 mil empleos, en proximidad de la salida del Canal y el puerto y a la vez que en 20 latitud del aeropuerto internacional.

5. Un Aeropuerto Internacional de categoría 4E que podrá atender aviones Boeing 747 y 777 y Airbus 360.

6. Un total de 565.7km de carreteras, caminos, puentes y otras obras de apoyo, más una central hidroeléctrica.

7. Complejos turísticos a lo largo de la ruta, con hoteles 5 estrellas, villas marinas y piscinas, ubicados en las zonas donde se crearán asentamientos temporales para la construcción del Proyecto y otros centros ecológicos.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: