Familias de reos de la dictadura y UNAB demandan una Navidad sin presos políticos en Nicaragua

Este jueves se desarrolló el primer encuentro nacional, en el que participaron agrupaciones sociales, excarcelados y familiares de los más de 160 presos políticos

La Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) realizó este jueves el primer encuentro nacional en el que participó una diversidad de agrupaciones sociales, liderazgos departamentales, excarcelados y familiares de los más de 160 presos políticos, de los cuales 25 pasarán por segunda ocasión una Navidad en prisión.

La reunión fue dedicada a los presos políticos. Sus familiares denunciaron que existen 63 presos políticos condenados, 29 detenidos y 74 procesados. Ellos están en condiciones que deterioran su salud cada día, tienen enfermedades en la piel, problemas de trastorno digestivo recurrentes, problemas respiratorios y topa, los que merecen atención.

“Denunciamos enfáticamente la negligencia médica como mecanismo de tortura a nuestros familiares presos políticos y demandamos al Gobierno de Nicaragua atención especializada para todos estos casos”, leyeron las madres, mientras sostenían las fotografías de sus hijos.

El comunicado se compartió frente a un auditorio de más de cien personas ordenadas en mesas con diez sillas, usando sus camisetas azules con la leyenda en la espalda de Unidad Nacional y con las banderitas de Nicaragua sobre sus cabezas. Además compartieron el mensaje de los presos políticos: “La unidad para el restablecimiento de los derechos de todas y todos ante todo”.

Puede interesarle: Familiares desconocen el estado de salud de Neyma Hernández, una de las presas políticas de «Los Aguadores»

Los familiares expusieron que los presos siguen movilizados desde las cárceles. Edward Lacayo, conocido como la Loba, pese a que padece diabetes, se mantiene en huelga de hambre desde el 25 de noviembre, en demanda de la liberación de presos políticos. Su hermana, Karen Lacayo, aseguró que su esposa lo vio un poco débil el martes y toda su familia está preocupada por su salud.

La madre de la líder estudiantil Amaya Coppens, Tamara Zamora, aseguró que el sentimiento es de mucha tristeza porque son fechas que uno está con la familia y tampoco se quieren hacer expectativas de libertad porque el régimen es muy cruel. Si les toca pasar otra Navidad sin su hija, se unirán con los familiares de otros presos políticos, en solidaridad y como colectivo.

Los reos políticos siguen resistiendo desde la cárcel, donde cantan el Himno Nacional todos los días a mediodía. Grethel Gómez, mamá de Hansell Quintero, explica que el sentimiento es de frustración al ver la injusticia con su hijo y los demás “aguadores”, quienes fueron solidarios y no cometieron ningún delito. Por su parte, ellos han retomado la bandera de lucha de los jóvenes que es la unidad, esa es la fuerza, dijo.

Lea además: Régimen orteguista libera a cinco manifestantes de Masaya, 20 días después de haberlos secuestrado

Violeta Granera, de la UNAB, recordó la campaña “Navidad sin presos políticos”, y aseguró que no descansarán hasta que todos los que están prisioneros por protestar sean puestos en libertad.

Este primer encuentro buscaba reforzar la comunicación, el diálogo y el reencuentro de todos los miembros de la UNAB. Asegura que hay una unidad de corazón porque se comparte el dolor, pero también la esperanza de la lucha que inició el pueblo de Nicaragua desde abril de 2018.

Granera explica que de cara al 2020 se debe reforzar la movilización ciudadana. “No hay cambio posible si no mantenemos y reforzamos nuestra exigencia de que Ortega entienda que su salida es irreversible e inminente”. También seguirán trabajando el tema de las sanciones internacionales al más alto nivel y a la vez organizarse desde las comarcas y los municipios para estar preparados ante cualquier escenario.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: