Eximbank de Estados Unidos excluye a Nicaragua del acceso a sus servicios financieros, incluidas las exportaciones

El presidente de Amcham, Mario Arana explica que la exclusión de Nicaragua por parte de Eximbank no tendrá un impacto significativo en las operaciones comerciales del país, pero tiene un mensaje más político que daña la legitimidad y credibilidad de Nicaragua.

En lo que va del año 2019, han salido 62 millones de dólares de depósitos. LAPRENSA/ARCHIVO

Los exportadores de Estados Unidos que envíen productos hacia Nicaragua, ya no podrán solicitar respaldo financiero al Banco de Exportaciones e Importaciones de Estados Unidos (Eximbank, por sus siglas en inglés), luego que la junta directiva de dicha agencia decidiera cesar por completo su servicio a partir del 23 de diciembre de este año para transacciones con nicaragüenses, según un memorandum emitido por la entidad.

Eximbank es una agencia de crédito para exportaciones de Estados Unidos. En la práctica, esta entidad, establecida por el Congreso de Estados Unidos en 1934, emite  notas de créditos a favor del exportador de productos o servicios estadounidenses, para protegerlo de posibles impagos por parte del comprador.

Por ejemplo, si un nicaragüense importa servicios o productos desde Estados Unidos, Eximbank ofrece seguros u garantías a favor del  exportador estadounidense,  «en caso de que sus clientes extranjeros no paguen».

Lea también: Estados Unidos sanciona a Rafael Ortega Murillo, DNP Petronic, El Goliat e Inversiones Zanzíbar 

 

En el comunicado se aclara que el cese de los servicios financieros de esta entidad incluye las operaciones con privados y del sector público en Nicaragua. Es decir que si una entidad estatal en Nicaragua compra productos estadounidenses, Eximbank ya no ofrece su servicio de seguros y garantías al exportador de ese país.

Eximbank decidió excluir a Nicaragua de ese y otros servicios que ofrece, una medida que también alcanzó a Lesotho, Pakistán. De esta manera, Nicaragua  pasó a engrosar la lista de países que no pueden recibir los servicios de esta agencia de Estados Unidos, como son Corea del Norte, Cuba, Libia, Venezuela, Afganistán y otros países problemáticos y empobrecidos del mundo.

«Las empresas (de Estados Unidos) que aseguran sus cuentas por cobrar aseguran que, si un comprador extranjero no paga, se les reembolsará el 85-95% del monto de su factura», según explica Eximbank en su sitio electrónico sobre su servicio de seguro a las exportaciones.

La decisión fue adoptada el 17 de diciembre durante una reunión de la junta directiva de Eximbank, donde decidieron, entre otras medidas, hacer una actualización de la lista de países donde la agencia está abierta para los negocios.

En el sitio web se aclara que los ajustes de estos países aparecerá en una próxima actualización el 23 de diciembre en su página electrónica,  la última vez se hizo el 9 de agosto del 2019.

Millonarias operaciones

Según el sitio electrónico, en más de 83 años de operación, EXIM Bank- que funciona de manera independiente pero forma parte de la rama del poder ejecutivo- ha respaldado más de 400 mil millones de exportaciones estadounidenses a mercados internacionales.

Esta exclusión ocurre en momentos que Estados Unidos mantiene una política de sanciones directas a funcionarios corruptos y de violación de los derechos humanos, lo que ha elevado el riesgo país dañando al sector privado.

Luego de esta medida, ahora las transacciones, que así lo requieran, entre estadounidenses y nicaragüenses deben recurrir a seguros o garantías a precios de mercado, es decir que resultarán más caros.

Según datos del Banco Central de Nicaragua, de los 5,199 millones de dólares que el país importa en productos cada año, un poco más de 1,256.76 millones de dólares proceden de Estados Unidos, cuyas compras ahora no pueden acceder a los servicios financieros de Eximbank.

Es decir que el 24.17 por ciento de la factura de importación de Nicaragua se hace en Estados Unidos, donde hasta el 2018 se compraban principalmente bienes de consumo nacional y petróleo  y sus derivados, según datos del Banco Central de Nicaragua.

Lea además: Estados Unidos excluye a Nicaragua del programa «América Crece»

Tiene un mensaje más político, dice Amcham

El presidente de la Cámara Americana de Comercio de Nicaragua, Mario Arana afirmó que esta medida forma parte de la política de presión que Estados Unidos tiene con Nicaragua para forzar una transición democrática y no cree que dicha medida tenga un impacto fuerte sobre las importaciones, porque la incidencia de dicha agencia no es significativa en las transacciones comerciales nicaragüenses con ese país.

Arana estima que Eximbank tiene transacciones distintas que vinculen a Nicaragua son cercanas  a los cinco millones de dólares, al menos hasta el 2018.

«Esta medida es un mecanismo más de presión aplicado por la política de Estados Unidos. Más allá que el Eximbank no puede prestarle ni apoyar ninguna transacción con Nicaragua  a Nicaragua también la sacaron del programa de América crece», afirmó Arana.

«La exposición de Eximbank con Nicaragua era relativamente baja, esto no algo que va a impactar (el comercio externo), es más simbólico y es un mensaje problemático porque tampoco ayuda a la credibilidad, legitimidad del país», indicó.

Arana afirma que si bien la factura de importación desde Estados Unidos es significativa, recuerda que no necesariamente todas estas transacciones requieren de servicios de notas de créditos o pólizas de seguros  o bien se pueden comprar a privados, que sin duda resultan más costosas.

El también gerente general de la Asociación de Productores y Exportadores de Nicaragua admite que lo inquietante es que las medidas de presión ya comienzan a alcanzar al sector privado. «Cada vez nos estamos aislando más internacionalmente, eso claro que preocupa», afirmó.

Para Arana esta medida no cree que vaya a generalizarse entre otros proveedores financieros de Nicaragua a nivel internacional. «Esta decisión es política del gobierno de Estados Unidos, los bancos van a tomar sus decisiones en criterios económicos y tendría que ver una situación económica de alto riesgo para que decidan probablemente interrumpir sus operaciones con Nicaragua», indica.

Al respecto recuerda que Nicaragua «todavía desde el punto macroeconómico tiene una cierta estabilidad que está permitiendo que existan corresponsalías con Nicaragua, no hemos visto o escuchado que se hayan retirado bancos del país. Hay bancos privados extranjeros que tienen préstamos con el sector privado para distintas operaciones o bancos de otros países».

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: