Sanciones a estudiantes de la Universidad Agraria deben ser anuladas, explica docente

Las autoridades de este centro de educación superior castigaron a los estudiantes en represalia por haber protestado un fraude en las elecciones de UNEN, el brazo de la dictadura orteguista en las universidades.

Arquidiócesis de Managua

Estudiantes de la Universidad Agraria se enfrentaron a al represión de la dictadura en abril del 2018 LA PRENSA/Jader Flores

Las recientes expulsiones y suspensiones académicas de al menos 44 estudiantes confirmados de la Universidad Nacional Agragria (UNA) en represalia porque denunciaron un presunto fraude electoral en las elecciones estudiantiles realizadas en noviembre pasado, por estudiantes miembros de la Unión Nacional de Estudiantes de Nicaragua (UNEN), organización afín al régimen orteguista son nulas, explicó una docente de esa alma máter.

Entre las ilegalidades que menciona la docente, que prefiere el anonimato por temor a represalias, en este proceso, está la violación al reglamento de disciplina estudiantil de la UNA, que manda en su artículo 19 a conformar una Comisión Central de Disciplina para conocer y aplicar sanciones en los casos de faltas muy grave. En este caso no se conformaron.

“No cumplieron con el procedimiento, porque tuvieron que formar cuatro comisiones por cada facultad de estudiante sancionado. Contrario a esto, se fueron de una vez ante el Consejo Universitario que es la máxima autoridad y la entidad ante la cual se apelan las resoluciones de la Comisión. Ahora los estudiantes no tienen donde apelar, pero eso no importa porque esa resolución nació de un proceso viciado y por tanto es nulo”, explicó la profesora.

La sanción fue dada a conocer a los estudiantes el 11 de diciembre mediante una carta que establece que la decisión fue tomada en el Consejo Universitario, donde no fueron convocados los estudiantes afectados.

Además, a 31 estudiantes se le informa la suspensión total de la beca u otros beneficios otorgados y les condiciona el derecho de matricular los módulos o asignaturas en el 2020, si se «observa una buena conducta», misma que es subjetiva, porque no específica a qué le llaman buena conducta.

No existe falta grave

Según la misiva, las autoridades académicas los sancionaron por “actos de indisciplina calificada como muy grave, ocurridos los días 26 y 27 de noviembre”, días en que los estudiantes opositores denunciaron las anomalías electorales.

Unos estudiantes refirieron que el Consejo Electoral de la UNA se encargó de apañar el fraude de la UNEN, que buscaba hacer ganar a la fórmula A ligada al orteguismo.

Para la docente con experiencia en procesos disciplinarios, no se comprobó ninguna falta grave porque los universitarios son señalados de emitir falso testimonio y de agredir verbalmente a las autoridades, pero no se investigaron estos hechos.

“No pueden hablar de falso testimonio si no han investigado si en realidad hubo o no fraude en las elecciones. Además, no pueden hablar de agresiones, cuando en los videos se observa que los estudiantes lo que hacen es reclamar su derecho, que no quieren más corrupción en UNEN”, dijo la profesora.

Universidad Agraria
Miembros de la Policía Orteguista rodean la Universidad Agraria. LAPRENSA/A. Cruz

Miembros de facto en el Consejo Universitario

Otro vicio señalado en el proceso es que el Consejo Universitario que emitió la sanción a los estudiantes está mal conformado con miembros de facto, es decir que los siete estudiantes de UNEN que forman parte del Consejo y que votaron contra los afectados tienen los períodos vencidos desde el 2018.

“El Consejo fue juez y parte, actuó de forma inquisitiva y mal conformado, porque cinco estudiantes con períodos vencidos botaron contra los universitarios afectados, por tanto su resolución es ilegal”, sostuvo la catedrática.

Según la docente, esta resolución se puede revertir con la conformación de un Consejo Universitario cuyos estudiantes miembros estén con su período legal y anular la resolución. “La UNA es una Nicaragua chiquita. Unos pocos enamorados del poder que no quieren salir y lo quieren mantener a toda costa y se necesitan elecciones estudiantiles transparentes para que el resto funcione en regla, comentó la docente.

Los estudiantes de la UNA ejercieron un bastión de lucha fuerte durante la rebelión estudiantil de abril de 2018. Sus manifestaciones sobre la carretera norte contribuyeron a disminuir los ataques a otras universidades asediadas en el interior de Managua. Incluso tiene estudiantes que fueron procesados por obstruir la libre circulación y estudiantes en el exilio.

Las elecciones estudiantiles iniciaron el 23 de noviembre de este año en los turnos por encuentro y el 26 de noviembre seguirían los turnos regulares, pero ese mismo día fueron suspendidas, porque los estudiantes denunciaron las supuestas irregularidades del proceso electoral.

En la UNA hay tres fórmulas estudiantiles que participaban en la disputa electoral por la escaños en la dirigencia de UNEN-UNA: la fórmula A que representa a los viejos dirigentes de la UNEN, movimiento estudiantil afín al orteguismo; las fórmulas B y C rechazan la postura de la fórmula A y denunciaron anomalías en el proceso, por lo que exigen elecciones libres y transparentes.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: