Zona de Strikes: Roberto Clemente, un brillo que no se apaga

Cuarenta y siete años después de su partida, la figura de Roberto Clemente sigue generando respeto y admiración entre deportisas y público en general

Jonathan Loáisiga

Edgard Rodríguez C.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

Antes de que los millones y la arrogancia levantaran un muro entre los fanáticos y los astros del deporte en general, Roberto Clemente ya había logrado entrar profundo en el sentimiento popular.

Clemente siempre pareció distante. Y en realidad lo era por su talento especial y también por esa estampa de hombre serio y de carácter fuerte. Pero sus actitudes y su compromiso con la vida lo hacían cercano.

“Cuando llegué a las Grandes Ligas se acercó y me dijo, ‘ya eres uno de nosotros. No tienes que sentirte menos que nadie. Y si necesitas algo, me lo pides”, recuerda Manny Sanguillén, sobre su experiencia con él en los Piratas.

Clemente luchaba por él y por los suyos. Los latinos de su época sentían el respaldo de una estrella que alzaba su voz por los que callaban, pero que también animaba y reprendía cuando tocaba hacerlo.

Y a la par de ello construía un legado que lejos de perder brillo, parece volverse aún más rutilante con el paso del tiempo. Bateó .317 en su carrera de 18 años en las Ligas Mayores y actuó en 14 Juegos de Estrellas.

Clemente conquistó cuatro títulos de bateo, un premio al Jugador Más Valioso, 12 Guantes de Oro y dos anillos de Serie Mundial. Y cuando se necesitó de él, se dispuso a meter el hombro.

Aquella noche del 31 de diciembre de 1972, que ahora podrá parecernos distante, despojó de su vida al Clemente deportista, pero quizá sin saberlo, dio a luz al Clemente humanista.

Aquella terrible noticia que incluso ahora nos conmociona, puso al descubierto la grandeza del espíritu de Clemente, quien comprendió que no hay mejor regalo que darse uno mismo por los demás.

La vida de Clemente está tan llena de hits conectados como también de gestos que muestran la buena voluntad de un héroe que ha dejado bien arriba la vara para medir a los astros del presente y del futuro.

A través de los años han venido al juego extraordinarios talentos latinos, tan buenos o mejores que Roberto, pero hasta el día de hoy, nadie igual la trascendencia del «Cometa de Carolina», quien voló hacia la eternidad.

Clemente trascendió las fronteras del deporte, para mostrarnos la grandeza del espíritu humano.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR

 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: