Monseñor Rolando Álvarez: «Veo esperanzador el 2020, porque creo en las fuerzas y energías vitales de los nicaragüenses»

“Veo que hay mucho potencial en mucha gente y por supuesto en general en todo el pueblo de Nicaragua”, agregó el obispo después de la misa que presidió este domingo

Monseñor Rolando José Álvarez Lagos, obispo de la Diócesis de Matagalpa. LA PRENSA | LUIS EDUARDO MARTÍNEZ M.

El obispo de la Diócesis de Matagalpa, monseñor Rolando José Álvarez Lagos, consideró que el naciente 2020 será “un año bien difícil”, pero a la vez “esperanzador” a pesar de la crisis sociopolítica que calificó como “dramática”. Además, el jerarca católico exhortó a los nicaragüenses a seguir “dando ejemplo” de unidad, porque esta no será lograda por las élites.

“Va a ser un año bien difícil en todos los sentidos. El horizonte que se avizora no es fácil”, advirtió el religioso cuyos mensajes son considerados como proféticos por la feligresía y el clero de Matagalpa. Sin embargo, monseñor Álvarez señaló que “en medio de esa dificultad crítica y de esta crisis dramática que estamos viviendo, es muy probable que surja algo bueno. Yo veo esperanzador el 2020, porque creo en las fuerzas y en las energías vitales de los nicaragüenses…”.

Lea además: Monseñor Álvarez: “Es en la familia donde se está jugando el presente y el futuro de Nicaragua»

“Veo que hay mucho potencial en mucha gente y por supuesto en general en todo el pueblo de Nicaragua”, agregó el obispo después de la misa que presidió este domingo 5 de enero en la catedral San Pedro Apóstol de Matagalpa.

Del régimen de Daniel Ortega, el obispo de Matagalpa dijo esperar “la apertura a las reformas electorales. Creo que ese es un primer punto de partida muy positivo y muy bueno, que haya reformas electorales”.

Practicar la humildad

Antes, en la homilía que dirigió a los feligreses que colmaron el principal templo católico, monseñor Álvarez exhortó a los nicaragüenses “sin excepción alguna” a practicar la humildad como misterio divino, porque solo así “podremos dialogar y buscar las vías, los caminos de solución que todos estamos urgiendo para poder salir de esta crisis dramática que vivimos los nicaragüenses”.

Lea también: Monseñor Rolando Álvarez: «La razón de nuestra vida es servirle al pueblo de Dios”

El obispo afirmó que le entristece ver cuando grupos sociales, políticos y económicos en el país, en virtud de enviar mensajes de unidad, lo que hacen es generar discordia y “en algunos momentos entran en combates verbales, mediáticos, como si quisieran acabar con el otro, como si quisieran acabar con la otra persona, casi como si quisieran destruir al otro”.

En ese sentido, monseñor Álvarez llamó a los nicaragüenses a que “tenemos que seguir dando el ejemplo de unidad y, nosotros pueblo, no dejarnos arrastrar nunca por esos embates de groserías”.

Convencido de que el pueblo se mantiene unido, el obispo afirmó en su homilía que “la unidad en Nicaragua no la van a hacer las élites, no la van a hacer los líderes como tal. La unidad en Nicaragua ya empezó en el pueblo nicaragüense, porque es el pueblo nicaragüense el gestor de su historia, no tenemos que esperar que la unidad venga de fuera, no tenemos que esperar que se pongan de acuerdo los grandes, de cualquier lado que sean, no”.

Puede interesarle: Monseñor Rolando Álvarez llama a los nicaragüenses a que «no cedamos a la violencia»

“Es el pueblo el que tiene que seguir fortaleciendo los vínculos de unidad, para nosotros creyentes, en torno a los valores que nos propone el evangelio que son los suficientes, y para todos, en los grandes ideales que deben de construir una nueva nación, una nueva Nicaragua”.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: