Diputados del PLC, Yatama y ALN «la piensan» en retirarse o renunciar a la Asamblea Nacional

En el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el indígena Yatama tienen dudas sobre si ese es el camino correcto, por lo que someterán a "consulta" de sus bases sobre si conviene abandonar la diputación y con ello una Asamblea controlada por setenta legisladores del oficialista FSLN.

Asamblea Nacional, PLC, ALN, Yatama, renuncia

Los diputados del PLC no quieren dejar el cargo por el que reciben 3,200 dólares de salario más otros beneficios. LA PRENSA/ LUCIA NAVAS

A los diputados liberales, de Yatama y la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN) que se denominan opositores, les cuesta seguir al conservador Alfredo César y renunciar o retirarse de la Asamblea Nacional. En el Partido Liberal Constitucionalista (PLC) y el indígena Yatama tienen dudas sobre si ese es el camino correcto, por lo que someterán a «consulta» de sus bases sobre si conviene abandonar la diputación y con ello dejar la representación de sus partidos en una Asamblea controlada por setenta legisladores del oficialista Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), de 92 que integran ese foro.

El próximo jueves 9 de enero inicia la Legislatura del año 2020 con la sesión de apertura, conforme lo establece la Ley Orgánica del Poder Legislativo.

Será hasta ese día, 9 de enero, que empiece a contarse de forma oficial el retiro del trabajo parlamentario de los conservadores Alfredo César, como diputado propietario y de su suplente, Wendy Guido. Aunque fue el 17 de diciembre que la directiva nacional del Partido Conservador (PC) informó la decisión de que César y Guido se retiren de la Asamblea por  considerar que su conducción es «antidemocrática y discriminatoria», en ese momento estaban en receso parlamentario por las vacaciones de Fin de Año por lo que legalmente la ausencia de ambos diputados empieza a partir de cuando se retomen las funciones en el Parlamento Nacional.

El aun diputado César afirmó este 6 de enero que mantiene esa decisión por lo que no se presentará a la sesión inaugural de la Legislatura del 2020.

Lea Además: Posible inclusión de Alfredo César en gran coalición no es del agrado de algunos opositores

El Partido Conservador optó porque sus únicos diputados les apliquen el mecanismo de ausencia injustificada, para que sean destituidos, en lugar de presentar la renuncia a la diputación. Ese proceso durará entre dos a tres meses, de acuerdo a lo establecido en la Ley Orgánica.

En la Asamblea Nacional hay tres bancadas la del FSLN, del PLC y la conformada por los cinco diputados de ALN-PLI y Apre. Se les suman el diputado por Yatama y el del Partido Conservador (PC). Entre los legisladores que se denominan adversarios al régimen suman 21, pero con el retiro de César serán veinte diputados entre el PLC, ALN-PLI-Apre y Yatama, aunque la mayoría son considerados colaboracionistas de la dictadura ya que los cargos se les asignaron en las elecciones nacionales del 2016, consideradas fraudulentas.

Consultarán a las bases, a su tiempo

Jimmy Blandón, jefe de bancada del PLC así como el único diputado por Yatama, Brooklyn Rivera, explicaron -por separado- que como sus cargos responden a una elección deben consultar a las bases de sus respectivos partidos si se mantienen en sus curules o renuncian. Aunque no tienen prisa, ya que no hay fecha para hacer esa consulta a sus partidarios.

Lea Además: Partido Conservador anuncia su salida “por unanimidad” de la Asamblea Nacional

Sectores organizados en la oposición de la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) y la Alianza Cívica señalan que la Asamblea la participación de las otras bancadas, aunque voten en contra de las leyes del régimen, solo legitiman las medidas políticas y económicas de la dictadura de Daniel Ortega y Rosario Murillo.

En el PLC, PLI y Yamata se cree que salirse de la Asamblea sería un error porque es el Legislativo es el único espacio en donde aun se puede denunciar las arbitrariedades del régimen.

Blandón, jefe de la bancada del PLC, dijo que la permanencia como diputados «no debe ser una decisión unilateral» por lo que «consultaremos con nuestras bases porque al final nosotros respondemos a una organización».

La propuesta es consultar a los simpatizantes del PLC en los 153 municipios, pero la directiva nacional de la organización se tomará su tiempo para «establecer el procedimiento» para preguntar si sus 14 legisladores deben seguir en la Asamblea o bien retirarse o renunciar.

Blandón afirmó que esa consulta «no es un tema de prioridad». Tampoco lo es en el directorio nacional del partido indígena Yatama, donde están centrados en los incrementos del asedio y atentados que sus partidarios sufren por parte de simpatizantes del régimen orteguista.

Lea También: Unidad Nacional Azul y Blanco busca formar la gran coalición opositora, a través de su democratización interna 

Brooklyn Rivera, único legislador por Yatama, refirió que «respetamos la decisión de César y de su partido de retirarse de la Asamblea», señalando que en el partido indígena «estamos valorando la posibilidad» de seguirlo en el 2020, pero la decisión resultará de la consulta con su militancia.

«No hay una decisión. Debemos consultar a la gente porque recordemos que mi caso (su diputación) fue producto de una gran lucha para evitar el fraude electoral, ganamos en las mesas y peleando en las calles para lograrlo», dijo Rivera.

En las elecciones del 2016 el Consejo Supremo Electoral asignó la mayoría de votos al FSLN, incluidos en la Costa Caribe donde el orteguismo históricamente ha sido débil. Se pretendió despojar a Yatama de los votos que le garantizaban al menos un diputado, pero la protesta en las calles hizo revertir la decisión del Consejo y finalmente Rivera quedó con la diputación.

«Fue de mucho sacrificio eso. Representamos la única voz de los pueblos indígenas en la Asamblea por eso debemos consultar a la gente. Todavía no tenemos las decisiones de si retirarnos o no, necesitamos un poco más de tiempo para tomar la decisión correcta», dijo Rivera.

ALN: La renuncia debe ser de todos

Mauricio Urúe y Alejandro Mejía Ferreti son los dos diputados de la Alianza Liberal Nicaragüense (ALN), quienes tampoco han discutido seguir o no en sus cargos.

Urúe consideró «apresurada» la decisión de los conservadores de retirar a su único diputado porque «no considero que le vaya a propinar un golpe al Gobierno o al FSLN». En su opinión, si los 21 diputados autodenominados adversarios se renunciarán de una vez, habría un mayor efecto.

«Si renunciamos todos (los opositores), no estoy diciendo que es lo correcto.  Habría un mayor daño porque el partido (FSLN) quedaría solo y eso lo lastimaría, pero está complicado ponernos de acuerdo. Más bien sería perder el espacio para hacer notar con aspectos que puedan colaborar con la solución del país. Al ser un año preelectoral el 2020, serán claves muchas cosas como las reformas electorales y  nosotros podemos ser actores importantes para impulsarlas», afirmó Urúe.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: