RCA para Mantenimiento

El Análisis de Causa Raíz para Mantenimiento (Root Cause Analysis) es un proceso imprescindible en las organizaciones que gestionan el mantenimiento con estándares de clase mundial.

El Análisis de Causa Raíz para Mantenimiento (Root Cause Analysis) es un proceso imprescindible en las organizaciones que gestionan el mantenimiento con estándares de clase mundial.

Es un proceso de análisis de diversas capas que permite identificar las fuentes más profundas de las fallas de los equipos que pueden llevar a eventos catastróficos, para evitar la repetición de los problemas bajo la misma modalidad, o bien, en situaciones similares.

Lo más típico que existe en las empresas no optimizadas, es la práctica del mantenimiento al fallo, es decir, que solamente se corrige una situación cuando ya aconteció; no existe un mantenimiento preventivo, y mucho menos, predictivo.

En una organización competitiva que pretenda subir el nivel de desempeño en su confiabilidad mecánica e integridad operacional, deberá serle realizado un análisis de causas raíces a cada situación de mantenimiento que desemboque en una falla significativa o en un accidente, es decir, en un costo no programado.

Lea además:De los incentivos perversos

Para esto, se requiere capturar todas las fallas que merezcan una investigación, estableciendo un sistema de monitoreo que identifique las situaciones anómalas durante un período específico. Las organizaciones más competitivas disponen de un sistema de monitoreo diario, que identifica el número de fallas y la frecuencia en la que estas repiten.

No a todas las situaciones de fallas de mantenimiento se les aplica la metodología de RCA, puesto que, algunas serán muy obvias, por la que se deberá entonces formular para cada equipo crítico una vida útil razonable deseada o algún otro tipo de indicador que sirvan como criterios válidos, que una vez que sean activados por una falla o anomalía, entonces procederá a conducirse una investigación.

Lea también:¿Por qué fallan las investigaciones?

Las causas raíces de los problemas de mantenimiento están típicamente vinculadas a los sistemas organizacionales, es decir, a aquellos sistemas gerenciales con oportunidades de mejoras, que típicamente están conformados por categorías predeterminadas, tales como: control y aseguramiento de calidad, supervisión, gestión gerencial, interfases persona-máquina, comunicaciones, procedimientos, entre otras diversas, cada una a su vez con causas más específicas.

Los sistemas de gestión de mantenimiento son una herramienta para potenciar la aplicación de estos métodos de identificación de causas raíces.

La investigación de RCA debe ser conducida utilizando un método competente y reconocido de análisis de causas raíces, para eliminar hasta el nivel más práctico posible no solamente las causas precursoras, sino también los sesgos atributivos o algunos encuadres culturales que puedan persistir en la organización, que son típicamente, la forma en que el personal ha creído o supone el mecanismo a través del cual ocurren las fallas de equipos.

Es por eso importante que se incluya además de las causas raíces, información sobre el equipo, la explicación de la falla específica, así como la historia del equipo, solución propuesta, la asignación de la persona que gestionará la solución, incluyendo la información técnica pertinente para efectuar la corrección.

Puede interesarle:Responsabilidades del liderazgo

La parte más valiosa de un RCA en Mantenimiento es la posibilidad de identificar causas generalizadas, es decir, unas pocas causas profundas pero que generen diversas anomalías.

Una causa profunda podría ser la filosofía de mantenimiento que la propia gerencia decida o elija adoptar; es decir, que, si conscientemente la alta dirección asume como su propia responsabilidad las consecuencias derivadas de la poca o nula inversión en un sistema de mantenimiento profesional, será entonces una causa raíz.

RCA en Mantenimiento permite generar ahorros sustantivos por la eliminación / reducción de fallas críticas, así como la mejora en la cultura operacional.

Las organizaciones que quieran incorporar una gestión de mantenimiento de clase mundial también enfrentarán resistencia interna por su propio personal, puesto que este enfoque provee un mecanismo articulado de explicación de resultados sobre las responsabilidades de gestión departamental e incluso individual.

La implantación de un sistema de mantenimiento que contenga un RCA mejorará también la asignación de recursos al reducir desperdicios, gastos, reprocesos, fallas, gastos en adquisiciones de partes, repuestos y/o servicios inadecuados; que son áreas en donde existen numerosas oportunidades de ahorrar dentro de las organizaciones.

La formación del personal interno —enfatizo que no solamente al de Mantenimiento— potenciará alcanzar beneficios transversales en toda la organización; es por eso que la adquisición de este conocimiento técnico debe ser visto como una inversión de la más alta rentabilidad.

direccion@cambiocultural.net

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: