Alianza Cívica y Unidad Nacional Azul y Blanco se separan. Aquí te explicamos por qué

Juan Sebastián Chamorrro, director ejecutivo de la Alianza Cívica, y Violeta Granera, miembro del Consejo Político de la UNAB, confirmaron que ambas organizaciones acordaron una separación de "definición de roles"

Miembros de la UNAB y de la Alianza Cívica durante un plantón en Managua. LA PRENSA/O. Navarrete

La separación de la Alianza Cívica por la Justicia y la Democracia (ACJD) y la Unidad Nacional Azul y Blanco (UNAB) ya es oficial. Juan Sebastián Chamorrro, director ejecutivo de la Alianza Cívica, y Violeta Granera, miembro del Consejo Político de la UNAB, confirmaron que ambas organizaciones han acordado una separación de «definición de roles», para seguir trabajando en la conformación de la Gran Coalición Opositora.

«No es una separación por pleitos internos. Se acordó hacer esto para definir los roles que cada uno tiene para conformar la Gran Coalición Opositora», aclaró Granera.

Asimismo agregó que ambas organizaciones seguirán «trabajando en unidad» en contra del régimen de Daniel Ortega, cada con un rol diferente «pero con el objetivo común de unirnos contra la dictadura».

«Separación estratégica»

Granera explicó que «este acuerdo es una separación política estratégica para seguir trabajando en la unidad de la oposición».

Lea además: Unidad Nacional Azul y Blanco busca formar la gran coalición opositora, a través de su democratización interna

Por su parte, Chamorro confirmó la información y aseguró que estarán «comunicando algo» próximamente.

José Pallais, también directivo de la Alianza Cívica, explicó que ambas organizaciones opositoras vienen trabajando de manera autónoma desde hace meses «como actores independientes en la construcción de la Gran Coalición»

Sin embargo añadió que fue hasta «ayer (lunes 6 de enero) se formalizó la situación de hecho con la que se venía operando desde hace meses».

La Alianza es una organización opositora que nació en el primer intento de diálogo nacional, realizado entre mayo y junio de 2018, entre el régimen de Daniel Ortega y representantes de grupos opositores convocados por la Conferencia Episcopal, que era mediadora del diálogo en ese momento. Entre los primeros integrantes estaban campesinos, líderes estudiantiles, empresarios y políticos opositores.

Lea también: Unidad Nacional Azul y Blanco realiza elección del Consejo Político

De cara a la coalición nacional

La UNAB también surgió a la par de las protestas civiles de 2018, como una red para organizar a la oposición en todas sus diferentes expresiones. Actualmente la UNAB está compuesta por 92 organizaciones a nivel nacional.

La Alianza Cívica fue promotora de la creación de la UNAB desde que esta última se constituyó.

Guillermo Incer Medina, miembro del Consejo Político de la UNAB, manifestó que «la Alianza es fundadora de la UNAB» y reconoce la Alianza Cívica se distingue de las demás organizaciones que conforman la Unidad porque «tiene un reconocimiento nacional e internacional, que le ubica en un estatus diferente a las otras organizaciones».

Incer descartó que haya diferencias o pleitos entre ellos por esta separación, porque aseguró que era algo que venían hablando «desde hace meses».

«Nosotros hemos venido juntos platicando que si vamos a hacer el bloque fundacional de la coalición, esa ambigüedad de que si la Alianza es parte de la UNAB, por qué entonces vas a fundar una coalición con alguien que es miembro tuyo. Entonces nosotros hablamos juntos que era sano para claridad de la gente que se pusiera la UNAB y la Alianza como pares, no como uno debajo del otro», expresó.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: