Zona de Strikes: Edgard Montiel es sinónimo de consistencia

Edgard Montiel es un bateador de .330 en su carrera en Primera División, brilla en la Liga Profesional y ahora su nombre suena en la Selección Nacional

Edgard Rodríguez C.

Contenido Exclusivo CONTENIDO EXCLUSIVO.

¿Quién ha sido el mejor bateador del Bóer después del retiro de Nemesio Porras?.. No hablo de la figura en la que se convirtió el inicialista que entró profundo en el sentimiento de los fanáticos y trascendió las fronteras del deporte, sino estrictamente de habilidades para conectar la pelota.

Ofilio Castro es el primer nombre que viene a la mente, pero el notable artillero capitalino, solo jugó dos campañas con los Indios, mientras lleva casi una década con los Dantos, un equipo para el que se ha convertido en su símbolo durante esta época.

Creo que el mejor indio después de Nemesio es Edgard Montiel. No porque esté haciendo estragos en la Final y haya hecho algo similar en los playoffs del Pomares, sino porque ha construido una sólida trayectoria que lo muestra cada día como figura de impacto.

Montiel, quien viene de acumular .387 de promedio ofensivo con siete jonrones y 25 remolques en la Profesional con los Tigres, es un bateador de .330 en su carrera de 12 años en los Pomares. Ha bateado sobre los 300 puntos en siete de las últimas ocho campañas.

Pero más allá de eso, es un bateador bien construido, con una buena mezcla de poder y de habilidad para hacer contactos con la bola de forma consistente, con un liderazgo que no tiene discusión y el carácter para cargar con el Bóer, pese a la presión que eso implica.

Firmado cuando joven por San Luis, Edgard tuvo siempre en su bate la mejor herramienta. Su defensa es discutible, no corre mucho y la puntería de sus tiros es cuestionable también, pero el bate es poderoso y tiene la habilidad para brillar cuando otros se arrugan.

Quizá si se le ha preparado en otra posición desde niño, Montiel habría trascendido como jugador profesional, pero en lugar de eso, está aquí provocando emociones en cantidad y dejando mal parada a la directiva del Bóer que lo dejó irse a Chinandega, mientras en la tribu era necesario.

Tener una figura tipo Nemesio en su momento, Norman Cardoze en Masaya o Henry Roa en León, permite a los equipos fortalecer el sentido de pertenencia y les a las aficionados un sentido de identidad, que no se consigue cuando el jugador anda de un equipo a otro.

En ruta a sus 32 años (los cumple este lunes), Montiel es ahora un bateador más maduro, con una capacidad selectiva tremenda, notable disciplina en el plato y fortaleza para decidir una batalla en cualquier momento. Esa combinación no es sencilla de encontrar.

Edgard Rodríguez en Twitter: @EdgardR 

 

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: