Revoluciona tu emprendimiento

Al igual que los emprendimientos tradicionales, los de innovación social obtienen el grueso de sus ingresos a través de actividades comerciales

En los últimos 2 años hemos visto una ola de emprendimientos en Nicaragua, desde la moda de los pollos asados hasta las ferias y actividades para dinamizar el ecosistema emprendedor. Sin embargo hay un fenómeno latente que está provocando que se canibalicen entre sí los negocios. ¿Sabes a qué me refiero? Es la necesidad de pasar de emprendimientos tradicionales y saltar a una nueva generación de emprendimientos de innovación social.

Estos emprendimientos cuyo propósito va mucho más allá del mero beneficio económico se enmarcan en distintas corrientes (como el emprendimiento social, la economía circular, la economía naranja etc.). Sin embargo, todos comparten un mismo objetivo: atajar los problemas medioambientales y sociales valiéndose de la fuerza del mercado.

Al igual que los emprendimientos tradicionales, los de innovación social obtienen el grueso de sus ingresos a través de actividades comerciales que les permiten ser autosuficientes, crecer y producir un impacto a gran escala. No obstante, la creatividad y su capacidad de experimentar nuevos modos de resolver problemas y de innovar en las formas en que hacen comercio, con el fin de brindar valor a sus clientes incluso si esto significa tener que construir un mercado aún inexistente, es lo que marca una gran diferencia.

Bajo esta visión es imperativo que florezcan en Nicaragua emprendimientos de innovación social, necesitamos jóvenes que además de soñar con ser médicos, o abogados sueñen con ¡emprender!

Quiero contarles la historia de Nicolás Rodríguez, un joven colombiano, fundador y director general de 7GLab que, además de producir animaciones digitales (películas y series de muñequitos) para distintos lugares del mundo, desarrolla contenido mediático y contenido comercial. Una de las ideas más exitosas de 7GLab ha sido el personaje Zambo Dendé. Este superhéroe, de padre africano y madre colombiana, es protagonista de una serie de ocho novelas gráficas que tuvieron gran recepción. Ambientadas en la época colonial, en ellas Zambo Dendé combate las crueldades de la sociedad esclavista. Nicolás no quería que su superhéroe se caracterizara por tener “mucha plata como Batman” ni por “volar como Superman”, sino que fuera “un superhéroe latino, con superpoderes que todos tenemos, como ser persistentes y tener una gran pasión”. Por esta razón, hoy miles de jóvenes en América Latina y el Caribe ven en Zambo Dendé a un superhéroe con el que se pueden identificar y rescatar los valores, principios, tradiciones y raíces que los caracterizan.

Y como este ejemplo hay muchos. En Nicaragua hay todo un océano de oportunidades para desarrollar este tipo de emprendimientos creativos. Te invito a que te subas a la ola de la innovación social.

La autora es directora de Disruptivas.

×

Apoye el periodismo independiente. Lo invitamos a compartir este contenido.

Comparte nuestro enlace: